lesbiana tercera edad

La admirable lucha de una abuela lesbiana acosada en una residencia

Esta es la historia de Marsha Wetzel, de 70 años. En el mes de febrero os contamos cómo, después de toda una vida y como muchas personas de la tercera edad, acabó viviendo en una residencia; la Residencia Glen Saint Andrew, en IllinoisHasta ahí todo normal. El problema en cuestión era que Marsha tuvo que soportar el acoso por parte residentes y el ser ignorada por el personal, solo por el hecho de ser lesbiana.

Marsha no podía más, contemplaba el suicidio y decidió acudir a Lambda Legal para ser asesorada. Ahora, después de seis meses, se cree que la Residencia podría ser considerada responsable del abuso.

El 7º Tribunal de Apelaciones de los Estados Unidos falló este lunes a favor de Marsha Wetzel quien sufrió horrendos abusos mientras estaba en la Glen St. Andrew.

Marsha decidió irse a vivir allí cuando su mujer, Judy, falleció de cáncer después de 30 años juntas y los hermanos de su Judy la obligaron a abandonar su casa.

Cuando los residentes del centro se enteraron de que era lesbiana, comenzaron a hostigarla, a atacarla físicamente y a ponerle nombres como ‘lesbiana de mierda’.

Aunque denunció el acoso y el abuso a los administradores de las instalaciones, su demanda alega que el personal la “marginó y enajenó” y tomó represalias en su contra por quejarse del acoso.

En su fallo de esta semana, el tribunal de apelaciones dictaminó que tenía derecho a presentar una demanda en virtud de la Ley de Vivienda Justa y la Ley de Derechos Humanos de Illinois, que anulaba la decisión de un tribunal inferior.

La corte de hoy nos dio una alegría para mí y para todos los ciudadanos de la tercera edad, homosexuales o heterosexuales, que merecen sentirse seguros y tratados con respeto. Eso no es pedir demasiado. Nadie debería tener que soportar lo que soporté por lo que soy.

El Tribunal dijo: “No solo [la Ley de Equidad de Vivienda] crea responsabilidad cuando un propietario discrimina intencionalmente a un inquilino, también crea responsabilidad contra un propietario que tiene un aviso real de acoso de inquilinos sobre inquilinos basado en un estado protegido, pero elige no realizar ninguna acción para controlar ese acoso “.

Una responsable de Lambda Legal afirmó que estaban felices del resultado y que ninguna persona, LGTB o no, debería tener que pasar por una situación como la de Marsha por ser quien es.

Esta es una gran victoria para Marsha. Ella, al igual que todas las personas que viven en viviendas de alquiler, sean LGBT o no, deben estar seguras de que al menos estarán a salvo del hostigamiento discriminatorio en sus propios hogares. Lo que le sucedió a Marsha fue ilegal e inconcebible, y la Corte ahora ha informado a todos los propietarios que tienen la obligación de tomar medidas para detener el acoso.

Este deber es particularmente claro para las instalaciones para personas mayores como Glen St. Andrew, cuyo personal está encargado y pagado para proporcionar un entorno de vida seguro para personas mayores, incluidos los residentes LGBT.

Os dejamos el vídeo que Lambda ayudó a Marsha a realizar para explicar la situación que estaba viviendo y hacer que el mundo la conociese. Ahora, por suerte para ella, todo ha pasado y puede proceder con su reclamación contra la residencia de la tercera edad.




There are no comments

Add yours

Click to Hide Advanced Floating Content
 
Click to Hide Advanced Floating Content
 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies