Amor y odio

¿Cómo podemos pasar de querer tanto a una persona a odiarla con todas nuestras fuerzas? Sentimientos de amor y cariño se convierten en odio y rencor cuando lo dejamos con alguien. ¿Cómo podemos evitar eliminar de nuestras vidas a las personas por las que antes hubieramos dado todo?

—Cierra los ojos. Ahora piensa en ella. ¿Qué te ha venido a la cabeza?
—Una foto que tengo en mi habitación.
—¿Y es un recuerdo malo?
—No…
—Pues piensa en ello.

Estaba despidiéndome de una amiga después de haber estado más de una hora hablando de su ex cuando le pregunté eso. Ella la tiene en su cabeza y no se la puede sacar, pero sólo piensa y recuerda aquellos momentos malos. ¿Por qué no intentamos olvidar lo malo y pensar en lo bueno que hemos vivido con esa persona? Normalmente las relaciones más largas y en aquellas donde hay más sentimientos son las que hacen que la separación sea más dura. En ese proceso de separación puede haber odio, rabia, asco, celos, amor… Cualquier sentimiento es válido. Es curioso que con la persona que más historias has vivido, más momentos has compartido y más sentimientos has tenido se borre todo y esas cosas se conviertan en dolor, odio e indiferencia. ¿Cómo podemos acabar con todo lo bueno y transformarlo en malo en tan poco tiempo?

Yo no soy de odiar a mis ex, ni de tenerles rabia ni asco, pero a veces es irremediable. Te das cuenta de que por aquella gente que lo has dado todo, en las que has invertido tu tiempo y has depositado tu confianza se van, desaparecen, te decepcionan y no puedes hacer nada para evitarlo. Y todo el dolor, el daño que tienes, se vuelve violento, malo. Las intentas borrar de tu vida y crees que insultándolas, odiándolas, deseándoles lo peor las vas a olvidar. Pero no, siguen allí y sigues pensando en ellas; como buenos o como malos recuerdos, pero siguen presentes en ti.

Llega un momento en que decides eliminar todo aquello que te recuerda a ella, pero lo piensas y todo te recuerda a ella: una foto en tu habitación, una carta en un cajón, la camiseta que te compraste a su lado, la colonia que te regaló por tu cumpleaños… Y lo escondes, lo tiras, borras una parte de tu vida innecesariamente. ¿No sería mucho más fácil asumir el pasado, guardarlo en un cajón de tu cuerpo, de tu cabeza y dejarlo allí para un día, cuando te apetezca o cuando seas capaz, recordarlo? Sería mucho más sencillo hacer eso y vivir el presente, disfrutar de él; que todo lo que has vivido, bueno y malo, te sirva para tus futuras relaciones.

Yo normalmente digo: “No podemos vivir el presente sin antes asumir el pasado”, porque ¿cómo entonces vamos a querernos a nosotros mismos, o a otras personas, si intentamos borrar en cuanto las cosas dejan de funcionar a aquellas a las que más amor hemos dado y más amor nos han dado?

No es tan difícil llevarse bien con una ex, siempre y cuando ambas partes quieran hacerlo. Está claro que al principio de dejar una relación solemos necesitar distancias, ya que los sentimientos están confundidos y está todo reciente, pero con el tiempo se puede llegar a ser amigas, a tener aprecio a esa persona y a poder recordar cómo y cuánto os habéis amado. Y os puedo asegurar que tener ese recuerdo es cien veces mejor que tener odio y rencor y tener que evitar su mirada cuando te cruzas con ella en la calle, en una tienda o en un bar con el mismo grupo de amigos.

Ahora intentemos guardar aquellos malos recuerdos y tener muy presentes todos aquellos buenos. Aparte de vivir la vida de una forma más positiva, nos sentiremos mucho mejor y no tendremos la necesidad de perder el contacto con personas que valen mucho la pena y que han significado tanto para nosotras.




There are no comments

Add yours

Click to Hide Advanced Floating Content
 
Click to Hide Advanced Floating Content
 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies