modelo

Androginia: la tendencia de mezclar lo femenino con lo masculino

“Tengo demasiada imaginación como para pertenecer a un solo género.” ―Erika Linder.

La ambigüedad y la indefinición sexual de las modelos andróginas ya son una tendencia emergente en las pasarelas de moda. Lo andrógino llama la atención y está pisando cada vez más fuerte en el mundo de la moda.

¿Pero qué entendemos por andrógino? Una persona andrógina es aquella cuyos rasgos externos no se corresponden definidamente con los propios de su sexo, no pudiendo identificar de forma clara el sexo al que pertenece. O bien, un ser físicamente intermedio con rasgos sexuales tanto de mujer como de hombre.

Es el factor social lo que caracteriza a la androginia en la moda. La sed de ésta por reinventarse, expresarse y desmarcarse del resto hace que nos aventuramos hacia una nueva configuración de género. Las barreras tradicionales de lo femenino y masculino se difuminan con el fin de huir de los cánones establecidos.

Si lo observamos históricamente, ya durante el siglo XIX se desencadenó un cambio en la  mentalidad en las mujeres cuya reivindicación de la igualdad también se expresó en las nuevas formas de vestir. En la década de 1930, la modista francesa Coco Chanel revolucionó  a la mujer incorporando prendas que hasta el momento habían sido exclusivo patrimonio masculino, como por ejemplo los pantalones. Participó en la confección de una mujer con fuerza, que fuma, bebe y “viste como los hombres”.

Lo andrógino juega con la ambigüedad de la identidad sexual, fractura la diferenciación de identidad de género y nos cuestiona sobre un posible “género alternativo” o un “tercer sexo” como la categoría social genderqueer.

Algunos nombres de modelos andróginas más famosas son Casey Legler, que fue la primera mujer en firmar en la división masculina de una agencia de modelos; y Agyness Deyn, que sorprendió en las pasarelas de todo el mundo por su capacidad de transformación y metamorfosis. Y además un pequeño apunte: Erika Linder y Casey Legler han desfilado y posado para catálogos masculinos vistiendo los diseños más exclusivos para hombres.

Nos preguntamos si lo andrógino seguirá estando “de moda” tan sólo en las pasarelas o por el contrario ese juego de géneros y batalla de sexos acabarán por reproducir nuevas identidades propias dentro de nuestra sociedad, donde los límites entre  géneros acabarían por disolverse, o simplemente, reinventándose. ¿Acabará siendo la moda andrógina un espejo de nuestra realidad social? ¿Seguiremos buscando nuevas identidades para poder expresar quiénes somos realmente?

“Amo los rumores sobre si tengo pene. […] no importa si soy hombre, mujer, hermafrodita, gay, hetero, transgénero o transenxual.” ―Lady Gaga.

Por Rut Barrientos




There are 11 comments

Add yours
  1. Eva

    ¿Soy la única a lo que eso de genderqueer le suena a chorrada como una catedral? Es algo que en su propia base refuerza los estereotipos innecesarios, y no considero que haga ningún favor socialmente, más bien al contrario.

    • Rut.B

      Hola Eva, discúlpame pero no acabo de entenderte cuando señalas que refuerza los estereotipos innecesarios y que no hace ningún favor socialmente, si amplias un poco más tú reflexión sería muy interesante, así podríamos seguir debatiendo el tema. Piensa que utilizo el termino Genderqueer a modo de ejemplo/hipótesis respecto a la Androginia. Digamos que es intentar un poco buscar el color gris por alejarme del del color blanco o negro que estamos tan acostumbrados, pero es que realmente pienso que

      • Rut.B

        pienso que nuestra sociedad nos obliga a etiquetarnos mediante etiquetas ya conocidas, pero me pregunto.. acaso no podemos crear otras nuevas?

      • Eva

        Me refería a que si lo masculino y lo femenino son sólo construcciones sociales, a mi modo de ver no tendríamos que darles más importancia y reforzarlas creando una tercera categoría, que también constriñe a la gente. Lo decía más que nada por lo que dice la modelo Erika, de que no se considera ni de un género ni de otro porque no se viste/comporta como uno ni como otro. Pero durante toda la historia muchas mujeres y hombres han intentado que el género no se asocie a comportamiento y forma de vestir, porque como bien dicen, constriñe lo que puedes llegar a ser. Siguiendo esto, entonces, el término de Genderqueer también constriñe porque asocia todos esos estereotipos a una tercera categoría, e implica que todo el que se sale de los cánones establecidos para su género tiene que caer bajo ese término y no considerarse ni de uno ni de otro… Sin tener en cuenta de que esos cánones no tendrían que existir en primer lugar, y que hay mucha gente que se siguen considerando hombres y mujeres y no cumplen ni por asomo con los estereotipos asignados a su sexo. No sé si me habré explicado bien, pero bueno, en resumen: creo que la etiqueta de Genderqueer, por mucho que pretenda ser una rebelión contra los estereotipos y roles de género, depende directamente de ellos y por eso no cumple con su objetivo.

  2. Rosa

    Me encanta este tema, me apasiona. Estoy totalmente deacuerdo en que estamos buscando nuevas identidades para poder expresar quiénes somos realmente, y me encanta. ¿Qué es lo femenino? ¿Qué es lo masculino? Son sólo construcciones sociales que nos constriñen y limitan que nos expresemos tal y como somos. Como dice Coral Herrera en su libro ‘Más allá de las etiquetas’, ”el futuro es queer”. También me gustaría citar una frase célebre de Rupaul: ”We’re born naked, the rest is drag” (nacemos desnudxs, el resto es disfraz).

  3. Rut.B

    Pues sí Rosa, totalmente de acuerdo “el futuro es queer” y “nacemos desnudos, el resto es disfraz” yo también añadiría algo así como “nacemos desnudos, el resto es puro teatro y con éste aprendemos a ser las mejores marionetas” Yo espero ansiosa a ver con mis propios ojos nuevas construcciones sociales.

  4. Laniss

    Esto de repente me recuerda a un personaje de una serie famosa llamada Shane. En la primera temporada se topó con una de esas mujeres ricas y se quedó fascinada con ella porque no sabia que era Shane. La misma Shane no se etiquetaba, solo vivía a través de lo que sentía, de lo que le gustaba, era libre, lo reflejaba y al final, eso es lo que debemos de hacer. Los demás siempre opinaran, si eres muy femenina, poco femenina, pareces hombre, etc. Ser fiel con nosotros mismos es la mejor moda.

  5. Rosa

    Además de esta reflexión, Rut, me gustaría comentar que me parece llamativo el hecho de que para elegir el nombre de una nueva persona que nace en España los dos requisitos sean: que no sea un nombre peyorativo, y que no se cree duda de cuál es su sexo. Este último requisito para mí deja muy claro que desde el nacimiento nos quieren separar y diferenciar, es decir, etiquetarnos y condicionarnos para que nos comportemos cómo se espera de nuestro género. Creo que limita nuestras posibilidades y empobrece la gran diversidad humana tanta diferenciación entre hombre y mujer.

  6. Rut.B

    Gracias Rosa de nuevo por tu aportación, totalmente de acuerdo contigo, a mi lo que más me preocupa no son las limitaciones en sí(que obviamente también)sino el estigma social fruto de ellas que seguimos arrastrando. Pero sabes qué, yo soy optimista sobre este tema, todo llegará. Saludos.

  7. Montse

    El cuerpo es un traje… somos lo que hay bajo él… pero dependemos de él para presentarnos en sociedad… así que es importante que tanto lo que somos como nuestro traje estén en concordancia… lo único importante creo yo es sentirse a gusto con “la piel que habito” como dirian… y ponerse uno el traje que más cómodamente le siente para poder expresarse en el mundo con sencillez y sinceridad… El resto es perspectiva que depende del mapa mental con el que observe al mundo… disfrutémonos sin etiquetas…
    Somos simplemente energías masculinas y femeninas combinadas en diferentes proporciones… variantes según los momentos y circunstancias… Me encanta mi energía y me encanta mi traje!!! eso es lo que importa!
    Interesante!

  8. FRANCISCARICHIE

    ” no soy ni chico ni chica, son etiquetas sociales y bla bla bla” Pues esto es mu sencillo, si tienes vagina eres chica y si tienes pene eres chico, si te lo cortas, pintas o coloreas eso ya es asunto tuyo, pero la naturaleza no cambia, por tu estilo o moda esto no cambia asi es como es el mundo como se creo o como se desarollo! A mi parecer no hay un tercer genero o es blanco o es negro pero el termino medio no existe.
    segun un chica que opino dice que un personaje llamada Shane ,ella no se etiquetaba, solo vivía a través de lo que sentía, de lo que le gustaba, era libre, lo reflejaba pero donde esta su identidad o el -quien soy yo- no un dia juego o me disfrazo a ser mujer y al otro dia hombre


Post a new comment

Click to Hide Advanced Floating Content
 
Click to Hide Advanced Floating Content
 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies