SALIR DEL ARMARIO

Así salí del armario: la chica lesbiana que nació chico

SALIR DEL ARMARIO

Junio es el mes del Orgullo LGTB. Y este es nuestro especial “Así salí del armario“, con historias reales de nuestras lectoras:

“Me llamo Víctor y soy chico de nacimiento. Me podría definir como el típico caso de persona que vive encerrado dentro de un cuerpo que no es el suyo, o quizás que no está formado a la par con la mente.

Voy a contar un poco por encima mi historia (tocho inside) para poder dar una referencia de quién soy, qué estoy dispuesto a hacer y qué planes tengo, finalizando con los problemas para los que no encuentro solución.

Como bien dije, nací chico, sexo masculino por el 86. Mi infancia fue buena en unos sentidos y dura en otros. Me imagino que al igual que otras trans, de pequeños no querían hacer cosas de niños, sino de niñas. Yo no entendía cuando mis padres me decían que era un niño y tenía que jugar con los niños a cosas de niños. Les preguntaba que por qué era un niño y me respondían lo que es obvio. Porque tengo pene (mi madre decía “periquito”). Yo les decía y lo recuerdo bien, que yo era una niña que no me gustaba lo que hacían los niños y normalmente venía una reprimenda en plan: “Tú eres un niño y punto.” 

Esto según fui creciendo siguió repitiéndose. Por suerte, los niños y las niñas jugábamos juntos muchas veces pero mis amigos de la infancia principales eran niñas. Me encontraba más a gusto con ellas. Cuando íbamos a comprar ropa, con mi madre o mi abuela normalmente, siempre les pedía un vestido o cosas de chica, lazos diademas, con típica reprimenda. “Deja de decir tonterías.” 

Así hasta que ya tuve los 9 años. Cuando mis padres no estaban en casa yo le quitaba la ropa a mi madre y e iba al baño a maquillarme. La veía a ella que era muy guapa y quería imitarla. Ella era de arreglarse mucho y sentía envidia. Recuerdo también que me obligaban siempre a cortarme el pelo corto pese a que yo no quería y quería tenerlo largo pero no había manera. Mi poder de influencia era nulo. Mi hermano menor con el que me llevo año y medio de diferencia era callado y obediente. Y siempre me ponían de ejemplo a él de cómo tenía que comportarme. Yo no me peleaba ni insultaba, pero todo lo que pedía era reprimido. 

Total, a los 9 años empecé a lo que comúnmente se llama travestirme. Mis padres trabajaban en un locutorio propio así que volvían tarde. Mi madre o mi padre nos hacían la cena y hasta las 12 o así no volvían, por lo que me vestía como mi madre y estaba en casa así. La intentaba imitar en movimientos, en forma de hablar. Quería ser como ella. Mi hermano estaba en su mundo y le daba todo igual así que no decía nada. Ya cuando se hacía tarde recogía todo y a las 11 a la cama. Después llegaban mis padres y como si no hubiese pasado nada. En realidad lo recogía no por miedo a que me pillasen sino porque siempre he sido ordenado y responsable en ese aspecto. No se me pasó por la cabeza que me pudieran “pillar”. 

Y así fue. Un día mis padres vinieron pronto y me pillaron. Lo primero que pasó es que vi la mano de mi padre darme un tortazo que me dejó medio atontado. Enviaron a mi hermano a la habitación y empezaron a echarme la bronca. Que por qué hacia eso, que si estaba enfermo de la cabeza. Que si soy un desastre para la familia. En resumen, que de sus bocas y los garrones que me metieron en los brazos no salió nada bueno. 

Aun así no me resigné y aunque estuve unos meses sin hacer nada de eso, volví, y así hasta los 13 años que me volvieron a pillar. En esta ocasión no hubo tortazo. Mis padres se disgustaron. Hablaron conmigo, me preguntaban si era gay, si alguien me había tocado, si me obligaban a hacer estas cosas. Que por qué era tan malo con ellos. Que por qué no podía ser como todos los demás. Al final de ese día y ya teniendo una conciencia y cabeza más funcional decidí cambiar el chip. 

MUJER TRANSEXUALMi sexualidad tardó en aparecer. Hasta los 14 años no me había masturbado nunca, y mi interés por el sexo hasta los 16. Me convertí en lo que ellos querían. Un chico. Me puse a jugar en un equipo de fútbol, iba con los amigos de clase por ahí y con las chicas intentaba tener el mínimo contacto. A los 16 llega la revolución hormonal y los amigos sólo hablaban de chicas, que si ligar y demás. Yo me adapté y quería hacer lo que se esperaba de un chico, lo mismo que el resto. Conexión a masa. Y así hasta los 17 que me eché una novia. La verdad esa chica me la eché de novia simplemente por el hecho de que era lo normal, era lo que se esperaba, era la moda y que todos decían que hay que perder la virginidad antes de los 17. Y así fue. No tenía mucho interés en la chica, era maja y poco más. Ella era de ligar con muchos así que me imaginaba que duraría poco o nada. Llegaron los 18 y tal y como llegaron yo decidí ser más varonil (pero la espina de la cabeza no se iba) así que me alisté en el ejército y me fui a Murcia a los paracaidistas. Y de allí unos meses después a mi destino, Madrid. Sorprendentemente la chica con la que salía seguía viviendo los vientos por mí así que los fines de semana regresaba a Salamanca para hacer lo que se supone que tenía que hacer. Y así pasaron los años. Iba mucho al gimnasio, me puse “schwarzenegger”. En fin, un chico sano, fuerte,  guapo (al menos eso me decían) y cumpliendo como mi familia quería que cumpliese. Pero la espina seguía ahí.

Pasaron dos años y no sé por qué pero esa chica y yo acabamos enamorados pero de verdad. Era una friki inteligente (en el sentido de estudiosa y trabajadora) pero emocionalmente frágil y físicamente débil. Por contra mi salud es de oso y mi mente trabaja bajo presión extrema sin dificultad. Nos compenetrábamos muy bien. Y tanto fue así que decidí cambiarme de destino para ir al cuartel de Salamanca y estar con ella (y ya de paso, con mi familia).

La relación se volvió mucho más seria. A diferencia de la mayoría de las parejas, nosotros no nos atábamos con nada. Me explico, ella quería salir con sus amigas y salía y ya, lo mismo yo. Ella se va con las amigas a un albergue o a visitar a algunos amigos a otra ciudad un fin de semana y todo perfecto. Viceversa lo mismo. Había confianza. Esa confianza hizo que lo que siempre tenían en mente, que era agradar a todos y hacer lo que todos esperaban de mí (familia principalmente) se fuese desvaneciendo. Ella tiene una personalidad muy peculiar para bien, es muy chistosa, le gusta la música retro, Muchachada nui, se ríe por cualquier bobada. Y eso me relajaba. Hasta que un día, pum, decidí comprar un ordenador y ponerme internet. Y navegando di con esta palabra. Transexual. Busqué información y leí y leí, releí y releí lo releído. Entonces todo encajaba. Y me hice estas preguntas. ¿Soy un chico? Sí, pero ¿me gusta ser como soy ahora? No. ¿Qué es lo que soy de verdad, transexual? No. ¿entonces qué soy? Una mujer. Y claro, ¿Cómo es posible que me guste una chica? Seré lesbiana…? ¿Me gustan las chicas?

Y aquí es donde me paré a pensar y me dije: “Me gusta mi novia.” Cuando miraba a otra chica, la miraba con envidia y a la vez me cabreaba un montón. ¿Por qué ella puede ser así, pudo haber nacido como quería? NO ES JUSTO. Yo soy buena persona y no me merezco ser como soy ahora.

A partir de ahí empezó la fase nueva. Esto con 23 años. Dejé de hacer ejercicio para sacar musculitos, dejé de hacerme el machote cuando estaba en el trabajo con los amigos y en su lugar me comportaba como quien era, sin disimular. Y sólo había una persona con la que era así, con mi novia. No tengo pluma ni nada, sólo que no me gustan las palabras malsonantes hablar de forma brusca. Soy algo suave en ese aspecto. Mi novia por el contrario es un camionero hablando (de mal).

Me puse con ejercicios de fitness, Intenté tener un cuerpo fino, bajar esos bultos que salen supuestamente de los músculos desarrollados y a los 25 conseguí una figura bastante fina. Me cuidaba la cara, empecé a depilarme las cejas el cuerpo entero, a poner especial énfasis en el afeitado. Jamás dejé crecerme la barba. Mi novia advirtió poco a poco esos cambios y le agradaban. 

Un día, mientras seguía buscando información por internet, me topé con un documento que explicaba el proceso de cambio de sexo completamente. Desde el inicio hasta el final, todos los procesos a seguir, y decidí dar el paso. Primero fui al psicólogo. Se lo conté a mi pareja pero no para qué estaba yendo. Mi pareja ya sabía a estas alturas que me gustaba el cosplay y bueno vestirme de chica para hacer cosplay, el cual le gustaba también. Después de varias sesiones, el psicólogo hizo el informe en el que dictaminaba que era una mujer dentro del cuerpo de un hombre y que me daba autorización para empezar el proceso hormonal (no recuerdo qué era exactamente lo que ponía pero algo así). Y con ese informe fui a mi pareja. Lo leyó detenidamente y me dijo algo que me sorprendió.

―Yo ya sabía que tú tenías que haber nacido mujer.

Le dije que no quería mentirle. Y que hiciese lo que más oportuno viese. Ella dijo que quería estar conmigo fuese como fuese, y esa respuesta me hizo muy feliz. Seguía viviendo en casa de mis padres, y le enseñé el informe a mi madre. Lo que ella dijo, “Bueno, pues nada”. Sólo dijo eso. Ni se cabreó ni nada, parecía como si se lo esperase. Mi padre dijo que eso es por culpa de los dibujos y los japoneses esos tan raros que veía. Y algo que sí tenía claro es que si quería hacer algo en esa casa no podría, así que decidí buscarme un piso de alquiler e irme a vivir solo. Al poco de mudarme le pedí a mi pareja que se viniese conmigo y la convivencia es perfecta. Pero hay un pero. En mi ciudad ningún endocrino quería hacerse cargo de mi tratamiento. Y encima mala suerte que el psicólogo que me trataba se fue al extranjero y entonces me quede a dos velas. Tengo seguro privado por lo que tengo un límite bastante pequeño de posibilidades y todo eran puertas cerradas. Más que nada por desconocimiento y no se querían manchar las manos.

Y así hasta los 27. Mi novia y yo decidimos que queremos casarnos por lo civil y tuve una charla bastante profunda con ella. Le dije: “Mira, cuando empezamos a salir tú te enamoraste de un chico. Pero ese chico es una mentira. No existe tal chico. Existo yo. Y ya sabes qué es lo que quiero y qué es lo que voy a hacer. Te juro que intenté con todas mis fuerzas ser como me conociste pero eso me es imposible” (y estuve a punto de contarle algo que citare al final del texto) y ella me contestó que ya lo sabía, que si le prometía que mi personalidad no cambiaría, que ella quería seguir conmigo para siempre. La personalidad que ella conoce es la real, la que soy de verdad, no finjo ni nada. Le digo siempre lo que pienso y no soy bipolar ni nada. Soy alguien muy tranquilo, reflexivo y pendiente de los de alrededor. Le dije que empezaría a hormonarme por mi cuenta y ella me dijo que lo mirase y lo controlase todo bien, ya que conoce los peligros de autohormonarse. Intento seguir las indicaciones de los foros en tema de límites hormonales que tomar dietas y demás. Llevo así camino de 3 meses y bueno algunos cambios hay, pero sigo sin encontrar ningún especialista en mi ciudad o alguna persona trans con la que pueda tener algún contacto aunque sea de forma muy esporádica para que me indique, explique pasos que por mucho que haya leído en cada sitio dicen una cosa diferente. Pero en mi cabeza no dejo de pensar que esto quizás haya llegado demasiado tarde. 27 años. Cambiar la voz es algo que a esta edad es complicado. Mi cuerpo apenas va a sufrir cambios. No puedo permitirme pagar una depilación láser y menos aún, unos implantes. No puedo tan siquiera dejarme crecer el pelo porque en el ejército parece que la diferencia de sexos existe. Y por razones que sólo el Rey conocerá el por qué los hombres no pueden llevar el pelo largo. Debe ser por los piojos…

Me gustaría salir a la calle de chica, ir a un bar o a tomar un batido con mi novia, salir a bailar o simplemente a dar un paseo. Odio vestirme de chico, parece como si me disfrazase. Odio cuando me dicen macho, tío o simplemente me hablan dirigiéndose hacia mí en género masculino. Dirás que este texto lo tengo escrito dirigiéndome hacia mi persona en género masculino, pero me explotaría la cabeza si tuviera que escribir todo de forma neutra (que es como normalmente intento hablar en sociedad y/o escribir y no sé si sería apropiado referirme en género femenino cuando no estoy viviendo como tal).

Como mencioné más atrás, hay algo que no le conté nunca a nadie. Fue poco después de tener el informe favorable para mi transición y la búsqueda de ayuda para poder lograr mi proceso y no encontrar a nadie. Mi pareja, aunque lo aceptaba, tampoco parecía ponerle mucho interés y no le interesaba cuando intentaba sacar conversaciones del tema. No en plan de que no me apoyase si no de que: tienes que buscarte la vida para poder conseguirlo, en eso no te puedo ayudar. Total un día se me fue la cabeza mi pareja estaba en el extranjero estudiando inglés, yo solo en casa, con todas las posibilidades que tenía agotadas. No me quedan amigos, los que tenía se fueron fuera a trabajar o simplemente nos distanciamos por trabajo estudios y demás. Rumbos diferentes. Por lo que mis malos días me los tenía que comer solo en casa. Pensé varias veces en suicidarme y puse en un foro cómo me sentía para que alguien me ayudase a buscar una solución o simplemente hablase conmigo, no sé, necesitaba poder ver que tendría una oportunidad de ser quien quiero ser y eso lo veía cada vez más lejos. El foro era de temática transexual para ayudar con dudas y demás. Y las respuestas las típicas. “Tranquila, amiga, que es un mal paso, tranquila todo tiene solución”, etcétera. Una chica me agregó para decirme lo mismo (al msn) por lo que quedó en nada. Al día siguiente por la mañana fui a una tienda donde dispensan material para hospitales y demás centros sanitarios. Conozco a un chico que trabaja allí así que le pedí unas agujas de las de donar sangre. Le puse la excusa de que era para unos animales de mi abuelo del pueblo y me las dio. Llegué a casa, puse la bañera hasta la mitad con agua templada, me metí en ella y me clavé dos agujas en la vena del brazo. Salía bastante sangre, no muy rápido pero sin pausa. Estuve un rato ahí intentando no pensar solamente cerrando los ojos. Porque cada vez que los abría solo veía el agua llena de sangre. Parecía sacado de una película de terror. Al final me desmayé. Me imagino que por la falta de sangre, aunque el ver sangre me suele afectar de siempre, no sé por qué. No sé cuánto tiempo estuve inconsciente pero me desperté. Tenía la zona de las agujas hinchadas y ya no salía sangre. Estaba muy mareado, y me veía el cuerpo muy pálido. Además el agua estaba helada. El sacarme las agujas fue dolorosisimo. Me levante quite el tapón a la bañera y fui tambaleándome hasta el salón. En resumen, fallé. No volví a intentarlo, no sé si fue por miedo o porque pensaba que podría encontrar alguna solución. Pero pienso que fue una pena el que fallase. Ya que así, ahora no tendría que estar pasando por lo que estoy pasando. Fuera problemas.

Mi situación actual es bastante aceptable. Hablé con mi pareja seriamente, explicándole todo, diciéndole que no se avergonzara en decirme lo que piensa. Y esa charla parece que surtió efecto. Ahora mismo es un gran apoyo moral y, por qué no, mi esperanza de poder salir un día de la mierda de sitio donde estoy trabajando y poder empezar a vivir cuanto antes como quiero ser. 

También tuve una charla con mi madre. La senté en el sofá y le expliqué todo. Tuve que armarme de valor, pero reaccionó de manera muy positiva, diciéndome que lo tenía que haber pasado muy mal, y que lo que importa es que yo sea feliz.

Mi mayor problema ahora es mi único medio de subsistir, y hasta que no salga del ejército no podré hacer nada. Por ahora la próxima semana tengo la primera sesión con una psicóloga y a ver si con suerte decide tratarme. También estoy con una endocrina que me recomendaron y no sé si lo dije antes llevo desde agosto con el TRH. No es mucho pero se van viendo los cambios. A eso con el ejercicio y un estricto control de la alimentación voy bien.

Y nada más, perdón por el tochazo, y decir que sé que no soy ni jamás seré una mujer real, pero me siento como tal y amo como tal a otra mujer”.

Por Anamie




There are 14 comments

Add yours
  1. Jul

    No inventes hermanit@(nose como os guste que te hable por eso el @) me llego tu historia y la verdad pues si me siento mal por tu caso,pero herman@ no importa si pareces hombre o mujer eso no importa creo que lo relevante aqui es como eres tu por dentro,y si tu te sientes bien como eres eso seria lo que mas.deberia importarte. Entiendo tu punto de que quisieras verte como una mujer completa por asi decirlo pero dime en realidad crees que serias mas feliz con unos implantes y con una voz mas aguda? Yo creo que en la vida hay que tener prioridades y si en dado caso tu sueño nose llega a cumplir creo que seria el momento de reflexionar y darte cuenta que no necesitas de esas cosas para sentirte una mujer completa adaptate con lo que tienes y aprende a vivir con ello. Sal a la calle como se te de la gana que al fin y al cabo el mundo.se va a acabar, y dejame decirte que la verdadera felicidad se basa en tu propia seguridad. Y no quiero que vuelvas a pensar en el suicidio y tampoco te vuelvas a decir que fallaste, si viviste es por algo,creeme eres una persona maravillosa tienes una familia que como sea te ama y una novia que tambien lo hace, y por si fuera poco tambien tienes a una extraña que sin conocerte cree en ti y te quiere tal cual eres y pareces. Asi que amig@ que limites te pone la vida? Yo creo que ninguno , tu estas para comerte el mundo lo limites lo pones tu. que estas esperando?

  2. Acusatia

    Pues me he quedado con ganas de saber más sobre tu historia.
    Comprendo el dolor que sientes. Provengo de una infancia dura en la que me insultaban por mi físico y yo reaccionaba de manera agresiva, teniendo peleas casi todos los días. Llegué a querer suicidarme a los 10 años, una idea que se me ha repetido constantemente en mi vida. Tuve muchas broncas con mis padres, lo que ha hecho que no tenga confianza en ellos y que casi no sepan nada de mi vida (no me llevo mal con ellos).
    No es la misma situación, lo sé, pero eso me hizo tener muy poca autoestima y mucha falta de afecto y me ha marcado hasta el día de hoy, que tengo 19 años.
    Lo que quiero venir a decir es que la vida es muy “puta”. Intentamos no decepcionar a la gente que queremos y hacemos cosas por los demás que nos gustaría que nos hiciesen (cosa que casi no ocurre).
    La mayoría de la gente intenta consolarte al conocer tu historia, ¿verdad? Cuando eso no es lo que buscas. Un simple ánimo no basta. Ese “ánimo” ya te lo has dado a ti misma.
    Yo siempre estuve sola en la vida hasta que conocí a ciertas personas, frikis y de mi mismo rollo, que ahora son mis amigos. Eso me ayudó bastante, aunque esa falta de afecto sigue en mí. Creo que es porque nunca he tenido pareja, aunque tampoco quiero ser impaciente.
    Bueno, todo esto que digo es un autoanálisis, no he venido a hablar de mis problemas.
    Creo que ya sabes la respuesta de lo que necesitas. Yo creo que con la operación vas a ser muchísimo más feliz, eso y una vez dejado el ejército tu calidad de vida mejorará. Tienes que empezar a hacer lo que tú quieres sin importarte lo que la gente piense. Sé que eso es difícil. Yo creo en un mundo en el que no le tengas porqué explicar a nadie quién eres ni lo que sientes.

    Ale, menudo tochón también por mi parte…
    Por cierto, ya lo he dicho al principio, pero tu historia me interesa mucho. Si necesitas hablar con alguien que no sea un solo “tranquila, yo te apoyo” puedes contar conmigo.

    • Anamie

      Muchas gracias por tu comentario. No es tocho para nada, es mas, la parte ” Intentamos no decepcionar a la gente que queremos y hacemos cosas por los demás que nos gustaría que nos hiciesen ” es algo que ha sido presente en toda mi vida. Por su puesto si quieres saber algo mas, o como van evolucionando las cosas, o contarme tu historia, que me encantaria pues hablamos ^^Muchas gracias

  3. Alex

    Seguro que llegarás a ser quien de verdad eres… Te comprendo perfectamente y me siento completamente identificada con las anécdotas que cuentas sobre tu infancia, ya que yo nací con cuerpo de mujer pero realmente soy un chico y tengo muchas ganas de cumplir los 18 (ya queda muy poco) para poder empezar el proceso ya que es muy largo… Afortunadamente yo siempre tuve el apoyo de mi madre y de mi hermana, y sé que algún día tendré el cuerpo que siempre quise tener y ya no seré nunca más “ella”. ¡Muchos ánimos!

  4. Anamie

    Muchisimas gracias a tod@s por vuestras respuestas y opiniones. Siempre es de agradecer alguien que de animos, aunque como dice Acusatia, los animos nos lo tenemos que dar a nuestra persona principalmente. Gracias por leer mi historia 🙂

    • l

      Yo también soy de Salamanca se lo que es esta ciudad y te entiendo. Es una sociedad muy cerrada y a la gente que no va con sus parámetros nos repudian. Pero te aseguro que hay mucha gente como nosotros solo que nos mantenemos en las sombras como decimos mis amigos y yo para no ser discriminados. Espero que tengas mucha suerte y consigas irte a otra ciudad. Mucha suerte y mucho apoyo.

  5. Lucy

    Mucho animo y a seguir hacia delante , se lo que es estar mal hasta el punto de desear acabar con tu vida pero el suicido nunca es una solución ni mucho menos. Las malas épocas pasan tarde o temprano y eso nos ayuda s ser mejor como persona o al menos mas fuerte.
    Creo que nunca es tarde para nadie a pesar de que ” el cambio” siempre es mejor si comienza antes.
    En Colombia y Tailandia hay cirujanos buenisimos y mas baratos(aunque claro hay que tener cuidado, lo mismo que aquí o en cualquier parte)
    Seguro que seras una mujer preciosa , aunque ya lo eres en tu interior.

  6. Anónimo

    ¿Que no eres una mujer real? Lo que no es real es esta sociedad monstruosa que nos impide expresar lo que somos. Quizá si todo fuese de otra manera, nadie necesitaría cambiar de sexo para SER. Si nos dejaran existir tal y como somos de verdad, se acabarían muchos problemas. Las palabras “masculino” y “femenino”, con todas sus cargas y roles apestosos y excluyentes, deberían ser borradas de la faz de la tierra. Mucha suerte, Víctor. Para ti la Victoria.

  7. Aida

    Hola Anamie! Primero de todo, felicitarte por lo valiente que has sido al contar tu historia. Tantos años guardándola dentro de ti ha tenido que ser duro.

    En Salamanca (que he creído entender que es donde resides) no conozco los recursos que hay, pero sí algunos en Madrid (que no te pilla demasiado lejos). Hay muchas asociaciones de transexuales que podrían ayudarte con todas esas dudas que tienes y ayudarte en el proceso si es necesario, como pueden ser Cogam, Transexualia… Apuesto a que en Castilla y León también debe haber alguna (http://www.europapress.es/castilla-y-leon/noticia-constituida-salamanca-federacion-castellanoleonesa-lesbianas-gays-transexuales-bisexuales-fecylgtb-20081013130910.html)

    En el tema de los psicólogos y endocrinos, en Madrid concretamente sí existe la unidad de reasignación de sexo en el Ramón y Cajal, por ejemplo, aunque se han vuelto más restrictivos. http://www.transexualia.org/modules.php?name=News&new_topic=43

    Aunque como primer punto de partida sería el de las asociaciones, ellos pueden aconsejarte mejor que nadie aunque sea desde la distancia. El tema de la autohormonación es peligroso y es mejor que te aconsejen bien sobre ello. También, si necesitas apoyo en este proceso, contacta con mi centro: Centro Terapéutico Hedoné, hedoneterapia.es, que estaremos encantadas de ayudarte 😉

  8. DILIA SANCHEZ

    ANAMIE, ME HA ENCANTADO TU HISTORIA,, YO TENGO 53 AÑOS METIDO EN UN CUERPO DE MUJER Y HE HECHO COMO TU, HACER FELIZ A MI FAMILIA Y A LA SOCIEDAD CERRADA DONDE VIVO,,A LOS 15 ME ENFRENTE A MI MADRE Y LE DIJE, LO QUE SENTÍA Y QUE ERA UN CHICO, NO UNA CHICA SU HIJA, QUE SIEMPRE DESDE QUE TUBE USO DE RAZÓN SENTÍ COMO UN CHICO, NO COMO NIÑA,, ELLA, COMO , MADRE NO ENTENDIÓ, PERO ME ACEPTABA COMO ERA, SIN EMBARGO, TUVE QUE LIDIAR CON LA SOCIEDAD DE ENTONCES MÁS CERRADA QUE EN VUESTROS TIEMPOS,,Y BUENO ADAPTARME A SER UNA DAMA Y ESTUVE CON UN GRAN AMIGO, QUE SABIA COMO ERA Y TUVIMOS DOS HIJOS,, IGUAL YO SEGUÍA CON MIS NOVIAS TODO EL TIEMPO Y ÉL, SU VIDA EN OTRO LADO CON MUJERES,, YO VIVIA SOLA CON MIS HIJOS Y NUNCA PUDE SEGUIR MI SUEÑO DE CAMBIAR DE SEXO, EN AQUELLA ÉPOCA ERA DIFÍCIL HACERLO, Y LA SOCIEDAD, NO LO PERMITÍA, TENIA QUE EMIGRAR A NORTEAMÉRICA PARA PODER CUMPLIRLO, Y ERA MUY COSTOSO TODO, BUENO,, ESTE ES UN RECUENTO DE MI HISTORIA,, PERO TU AMIGA MÍA BELLA DE ALMA Y DE MENTE,,, YO, AMO LAS MUJERES Y LEYÉNDOTE, SENTÍA LO MUJER QUE ERES, TRANQUILA, SIGUE INTENTANDO TODAVÍA ESTAS JOVEN Y SI LA FORTUNA TE ENCUENTRA QUIZÁS PUEDAS CUMPLIR TUS SUEÑOS,, GRACIAS A DIOS TIENES UN BUEN APOYO EN TU COMPAÑERA , QUE VEO QUE TE AMA MUCHO, SEAS COMO SEAS, ELLA RESPETA LO QUE TU ERES Y TE AMA ASÍ,ESO YA ES MUCHO GANANCIA DE PESCADORES,,, PODRÍAS INTENTAR MUDARTE A MADRID, ,,UNA CIUDAD,UN POCO MÁS ABIERTA Y COSMOPOLITA E INTERNACIONAL,, NO DEJANDO SU LADO MACHISTA Y CONSERVADOR, PERO, SI MÁS ABIERTA A TODAS LAS POSIBILIDADES, AMIGA,, DESEO DE TODO CORAZÓN LOGRES SER FELIZ ALGÚN DÍA COMO ERES EN REALIDAD,, Y SI NO PUEDES CAMBIAR DE SEXO,, SER TU Y SIEMPRE TU, DOQUIERA VAYAS,, YO LO HE HECHO DURANTE TODA MI VIDA, Y LA GENTE ME RESPETA Y ME AMA, TAL CUAL SOY,, AVECES, HAY HOMBRES QUE SE AMILANAN, CUANDO ME VEN, POR PARECER MÁS MACHO QUE ELLOS MISMOS,, PERO ESO SON GAJES DEL OFICIO,, SIN MÁS, ANAMIE,, UN GRAN ABRAZO Y ÁNIMOS, PA LANTE ES PA ALLÁ,, SIEMPRE , SIGUE A TU CORAZÓN DE MUJER Y EL TE INDICARA POR DONDE IR…. SUERTE,, LA VIDA ES BELLA,, JAMÁS RETROCEDAS, SINO PARA TOMAR IMPULSO,, TE HAS GANADO MI CORAZÓN… BYE,,,


Post a new comment

Click to Hide Advanced Floating Content
 
Click to Hide Advanced Floating Content
 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies