mujeres vino

¿Un vino? Lo bueno y lo malo que nos aporta

El vino es también una bebida alcohólica procedente de la fermentación de los azúcares del zumo de uva. Pueblos como los egipcios, romanos y griegos conocían sus virtudes y alababan a dioses del vino pero fue realmente a partir de la Edad Media y con la propagación del cristianismo, cuando empieza a ser importante la viticultura.

Al igual que con la cerveza distinguíamos tipos en función del cereal empleado, en el caso del vino distinguiremos los diferentes tipos en función de la variedad de uva empleada. De esta forma los más característicos serán el vino blanco y el tinto.

mirales.esEl vino blanco procede de la uva blanca, diferenciándose del tinto en que no contiene los pigmentos rojos típicos (polifenoles – antocianos) de la uva roja. Al ser uvas menos maduras, contienen menos azúcares y, por tanto, menor grado alcohólico que los vinos tintos (inferior a 9º).

Por su parte, el vino tinto ronda los 12-15º y el rosado (mezcla de uva blanca y roja), está entre los 12-13º.

Mención especial merecen los vinos dulces (con un contenido alcohólico entre 15-22º) como el Mistela, Moscatel, etcétera. Elaborados con uvas especiales y con mayor contenido calórico (por el grado alcohólico que presentan).

Después de tanto tostón, vamos a lo que nos interesa: ¿qué cosas buenas (o malas) nos aporta el vino?

Pues bien, por el hecho de tener alcohol, ya sabemos que nos aportará calorías, concretamente 7 calorías por cada gramo. Sin embargo, al igual que pasa con la cerveza, el vino no es un alimento “vacío”, carente de nutrientes, sino que nos aporta –en mayor o menor medida, dependiendo del tipo de uva utilizada y del proceso madurativo al que se haya visto sometido- los siguientes nutrientes: catequinas (son sustancias presentes en la uva que actúan como antioxidantes, son anticancerígenas, antiartríticas, antiinflamatorias, antiulcéricas, inmunoestimulantes y hepatoprotoras), polifenoles (reducen la ateriosclerosis y la aparición de colesterol LDL –“malo”-), resveratrol (tipo de flavonoide presente en el vino tinto y en la piel de la uva negra y con las mismas propiedades que las catequinas) y pequeñas cantidades de minerales como potasio, fósforo, magnesio, calcio y ácido fólico.

mirales.esDesde aquí quiero recordar que en nuestra sociedad el consumo de alcohol está considerado un acto social, nos vamos de cervecitas (no a ver a los amigos), las celebraciones están rodeadas de comida y alcohol (brindis, banquetes…), incluso en los actos religiosos el vino juega un papel fundamental; por tanto, sería absurdo renegar de nuestra cultura, lo que sí debemos saber es qué tipo de alcohol es el más “saludable”, qué ventajas nos aporta su consumo y en qué medida habremos de tomarlo. Cierto que una copa de vino tiene efectos beneficiosos sobre la salud vascular, enfermedades neurológicas, tumores, desinhibe, facilita la relajación, etcétera, pero esos efectos se consiguen con una copa, no con 6. Lo mismo ocurre con la cerveza, cierto es que una caña aporta menos calorías que una lata de refresco, un batido o un zumo, pero si te bebes 2 litros de cerveza una noche, no dudes en que acabarás engordando. Y si el consumo se sigue produciendo de forma sistemática, no dudes que tu cuerpo acabará acarreando con las consecuencias.

Como decíamos en el artículo anterior, los beneficios a la hora de consumir vino se obtienen con un vaso al día con las comidas las mujeres y dos los hombres (siempre en el marco de una dieta equilibrada y variada), pasarnos de esas cantidades implica revertir los efectos beneficiosos.

Y para finalizar, me gustaría dejaros un enlace por si a alguna le entra la curiosidad y tiene venilla de investigadora… “La paradoja francesa” ¿Cómo es posible que en el sur de Francia, donde se consumen de forma cotidiana mantequillas, foies, quesos y otros tipos de grasas animales y saturadas, la incidencia de enfermedad cardiovascular sea menor que en países vecinos o Estados Unidos, con un consumo mucho menor de grasas saturadas? ¿Será por el vino?

Con este artículo espero que hayamos aprendido todas un poco más acerca de los alcoholes más comunes que nos rodean y que aprendamos a beber con cabeza y moderación, nuestra salud y nuestra “barriguita” nos lo agradecerán.

Cristina Borrero González

Técnico Superior en Dietética y experta en nutrición deportiva

Visita mi blog Lapsus para la vida sana




There are no comments

Add yours

Click to Hide Advanced Floating Content
 
Click to Hide Advanced Floating Content
 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies