maernidad lesbica

¿Cómo le explico a mi hijo que “su padre” biológico es un donante de semen?

Cuando Alba comenzó a preguntar dónde estaba su papá, Lucía y Raquel, sus dos madres, se pusieron nerviosas. Esperaban la pregunta, sí, pero más adelante. Alba tenía tres años cuando empezó a fijarse en las familias de sus compañeros del cole y a preguntar por qué no tenía papá.

“Nunca sabes cómo van a reaccionar los niños, si se van a sentir diferentes, o si les dará igual o les molestará. En ese momento le explicamos que había diferentes tipos de familias, algunas con dos mamás, otras con dos papás, otras con mamá y papá y otra con sólo mamá, o incluso con sólo abuelos. Lo entendió muy bien y se sintió afortunada, a ella le habían tocado dos mamás”, explica Lucía.

articulo madres les

Antes de que sus gemelos Antonio y Noa hicieran alguna pregunta, Clara les contaba cuentos en los que mujeres lograban ser madres en lugares mágicos donde hombres muy generosos donaban semillitas, lo mismo que hombres que querían ser papás, encontraban semillitas de mujeres muy buenas.  A medida que los niños se han hecho mayores, Clara ha profundizado más en el tema, explicando su proceso para ser madres. “Para ellos no es nada traumático, son niños completamente normales y felices que saben que su mamá tenía muchas ganas de tenerlos, y que gracias a una inseminación artificial en una clínica, conseguimos formar una familia”.

En la actualidad muchas mujeres recurren a un donante de semen para tener hijos, mujeres sin pareja, parejas lesbianas y heterosexuales en las que el semen de él no tiene la calidad adecuada para conseguir un embarazo, por lo que cada vez es más frecuente escuchar: “¿Cómo le cuento a mi hijo que su padre biológico es un donante?, ¿será mejor ocultarlo?, ¿me espero hasta que sea adulto?”

Desde FIV Recoletos, clínica especializada en tratamientos de reproducción asistida, despejan estas dudas.

¿Se lo cuento?

Los expertos en psicología de la fertilidad recomiendan que sí. En una relación afectiva lo mejor es no tener secretos, y hay varios estudios que demuestran que estos secretos pueden crear situaciones de “distanciamiento” en la familia y producir daños psicológicos importantes en los hijos cuando con el tiempo descubren que se les “han ocultado cosas importantes de sus orígenes”. Adoptar una postura de apertura y sinceridad con el niño favorecerá la relación padres-hijo.

Es importante que quien se lo cuenta al niño sean su madre/madres/padres directamente sin esperar a que se entere por otra vía.

¿Cuándo se lo cuento?

Se recomienda un buen momento entre los tres y los ocho años de edad, ya que en esta época el niño está empezando a construir su identidad, la imagen de sí mismo y de los demás. Es decir, el momento bueno es cuando el niño empieza a preguntar y seguir su ritmo de preguntas a medida que va pudiendo comprender las respuestas, ya que no todos los niños evolucionan de la misma manera ni con los mismos ritmos.

¿Cómo se lo cuento?

Como un cuento o una analogía. Los niños pequeños suelen entender mejor las cosas que se les explican si utilizamos ejemplos que puedan comprender. Existen cuentos ilustrados que pueden ayudar a dar una explicación sencilla para que comprendan sus orígenes.

Conforme los niños crecen, sus preguntas pueden ser más específicas y es importante adaptar las respuestas a lo que puedan entender según su edad.

Hablar de la reproducción asistida como modo de concepción no es un evento de una sola vez, sino un proceso continuo. Ocurre en el contexto de una relación que está en constante evolución Lo más importante, en todas las discusiones y etapas de desarrollo del niño, es la necesidad de los padres de reconocer y aceptar las dudas y sentimientos de sus hijos.

Es importante recordar que la carga genética del donante sólo es el principio del proceso de desarrollo de una persona y no determina sus características esenciales: sus gustos, su forma de pensar,  relacionarse, sentir o actuar. La “verdadera familia” de un niño es aquella que le ayuda a desarrollar estas características a lo largo de la vida, mediante los afectos, la transmisión de valores y la educación y no la que aporta la carga genética.




There is 1 comment

Add yours

Post a new comment

Click to Hide Advanced Floating Content
 
Click to Hide Advanced Floating Content
 

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de análisis. Al continuar navegando entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies.
Más información sobre cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies