lesbianas camboya

Dos fascinantes historias de amor lésbico en Camboya, con feliz final.

Llegó hasta la alcoba de bodas que le habían buscado a ella y su recién marido. Llegó incluso a quitarse el vestido de novia. Y no pudo más, se fue. Tras intentar, sin éxito, que sus padres entendieran que por mucho que la forzaran no iba a amar a un hombre, Song Sokun no pudo más que escapar. Ya lo había hecho antes. Song Sokun se enamoró a los 17 años de una chica con la que estuvo hasta que su familia descubrió la relación y decidieron fugarse. 7 años tárdó entonces la familia en encontrarla, en un pequeño pueblo en la frontera con Tailandia. Fue entonces cuando concertaron una boda con un vecino en cuestión de días, durante los cuales Song Sokun estuvo encerrada bajo llave. “Intenté suicidarme tomando medicamentos y mis padres me llevaron a un médico para ver qué me pasaba. Pensaban que estaba enferma”, relata Sokun.

Soth Yun tiene una historia semejante a la de Sokún, pero lleva décadas luchando por ser quien es. A sus 62 años, lleva 44 años de amor con Houy Eang -se enamoraron en la década de los 70´, en el peor lugar del mundo para vivir en aquella época: la Camboya del régimen de los jémeres rojos. Se conocieron cavando un canal -bajo el régimen se trabajaba noche y día sin descanso. Murieron casi dos millones de personas- y se enamoraron luchando por sobrevivir. Houy tenía unos ademanes más andróginos que Soth y esto le supuso el recelo de muchos de sus carceleros. Tras sobrevivir a la caída de Pol Pot, se enfrentaron a otro obstáculo, sus familias. “Primero teníamos miedo de los jemeres rojos. Luego de nuestras familias”, dice Yun. También se fugaron, única manera de permanecer juntas, y a la muerte del padre de Houy, volvieron a su pueblo natal, aunque nadie les dirigía la palabra en la aldea.

Camboya, un país del sudeste asiático donde la religión no condena directamente las religiones homosexuales, y tampoco la ley, padece sin embargo de una mezcla entre intolerancia y machismo que relega a las mujeres lesbianas a elegir entre castigo o invisibilidad. “Las relaciones entre lesbianas son especialmente incomprensibles para la sociedad camboyana, lo que puede llevar a situaciones en las que los miembros de la familia utilizan métodos dramáticos para intentar romper las relaciones del mismo sexo”, según el  Centro Camboyano por los Derechos Humanos.

Que la mayoría de las mujeres no son independientes económicamente y la Chbab Srey (Ley de las mujeres) tienen mucho que ver en esto: La ley de las mujeres se trata de una especie de poema-refrán que enseña a las mujeres a servir a sus maridos y no ser demasiado ruidosas. Sorprendentemente, dicho texto fue parte del currículo escolar hasta el año 2007 y hoy aún se enseñan algunas partes en el colegio o en las familias. En consecuencia, la discriminación hacia las mujeres que eligen su vida libremente es mayor incluso que la que sufre la población transexual en el país. En países fronterizos, como Tailandia, tampoco hay leyes que garanticen los derechos LGTB pero sin embargo hay más visibilidad y aceptación de la homosexualidad femenina. (Imagen izquierda: Yes or No, el film sobre dos chicas que se enamoran en la escuela que batió todos los records de audiencia en Tailandia).

Pero hay esperanza. Organizaciones como CamASEAN, que luchan por los derechos de la población LGTB, están denunciando sin descanso casos de secuestro, bodas concertadas a la fuerza e incluso de mujeres medicadas y drogadas contra su voluntad. Para la protagonista de nuestra segunda historia, Yun, la aceptación social en el pueblo llegó poco a poco gracias a la ayuda durante las últimas décadas de varias organizaciones no gubernamentales, como RoCK o CamASEAN, que han empezado a sensibilizar a la población en las localidades donde hay parejas con problemas con sus familias o vecinos. El alcalde del pueblo las reconoció como familia.

 También Sokun, que está a punto de casarse con Sreylek, -algunas autoridades locales permiten la unión civil entre personas del mismo sexo- pudo reconciliarse con su familia a través de la psicoeducación que estas organizaciones ejercieron sobre ellos. Eso sí, tras años de repudio. “

Camboya lucha ahora por que se acepte el matrimonio igualitario. Confiamos en que sea pronto, aunque para muchas personas llegue tarde.

Lee también Lesbianas por el sudeste asiático




There is 1 comment

Add yours
  1. cenicienta patitafea

    por lo menos las camboyanas tuvieron ya su final feliz pero en mi historia de amor después de 5 a y casi 5 m y oibstaculos x medio todavía esta x escribir su f feliz de una h de a verdadera correspondida .


Post a new comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies