Nomanita-boda-manos

El verdadero sentido de Sense8 -y de su super lésbico final-.

No podemos negar que Sense8 nos ha decepcionado. Pero es que las expectativas eran demasiado altas. Una serie con una producción bestial, 8 actores protagonistas talentosos y guapérrimos, y dos directoras y creadoras de élite:¿Quién tiene más fama y reconocimiento que las hermanas Wachowski?Pues el caso es que el guión de las serie se les ha ido de las manos. Y el final es un poco forzado. Da la sensación que las grandes creativas estaban más centradas en otra cosa. Y posiblemente esa cosa es el sentido último de Sense8. Es un verdadero homenaje a lo queer. Al amor libre. A la libertad de identidad y de género. Es, por encima de todo, un homenaje al amor y la libertad. 

La trama es tan prescindible -aunque al principio prometía todo lo contrario- como imprescindibles son los capítulos donde un actor mexicano que triunfa en Hollywood y es alabado por su masculinidad-nuestro Miguel Ángel Silvestre-, tiene que salir del armario, o en los que el amor entre Nomi, la protagonista transexual de la serie, y Amanita, una chica lesbiana con una madre y tres padres, va creciendo día a día.

Quizá sea por eso que 10 minutos del último capítulo están centrados en el encuentro sexual poliamoroso entre todos los protagonistas, -todos sientes lo que están sintiendo sus otros 7 sense8´s-, otros 10 minutos se centran en la relación de poliamor que se acaba gestando entre Kala y sus enamorados, Rajan y Max, y los últimos 20 minutos están dedicados en exclusiva a la boda de Amanita y Nomi, nada menos que en la Torre Eiffel. Una boda lésbica de ensueño, donde las protagonistas se dedican las palabras más románticas de la historia de las humanidad. Por comparar, podemos decir que poco más de 5 minutos son lo que dedica el último capítulo al desenlace de la trama principal de la serie. 

Investigando a las Wachowski, -somos así de voyeurs- hay algo que nos llama sobremanera la atención. Lana Wachowski, y su nueva pareja, la dominatrix Ilsa Strix, se parecen sobremanera a la actriz -transexual- que interpreta a Nomi -físicamente muy semejante a Ilsa- y Amanita tiene el mismo pelo y feeling que la propia Lana Wachowski. En fin, mi conclusión, y nadie me convencerá de lo contrario, es que la historia de amor de Nomi y Amanita es una alegoría de la propia historia de amor de su directora. -Espero que Lana me lea y me llame para darme su versión. Lana, si me estás leyendo, llámame, te invitaré a conocer las mejores terrazas de Madrid-.  




There are 2 comments

Add yours

Post a new comment

Click to Hide Advanced Floating Content
 
Click to Hide Advanced Floating Content
 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies