La NBA sale del armario

Dos grandes jugadores de baloncesto acaban de salir del armario hace unos días, ambos tras una entrevista en la prestigiosa revista Sports Illustrated. Sin embargo, ambas entrevistas han tenido una repercusión social y mediática muy diferente. ¿La razones? Pueden argumentarse varias, pero existe un hecho sutil y diferenciador entre ellos: en un caso estamos hablando de un chico, en el otro de una chica.

Ambos demostrando valor, conciencia y responsabilidad LGTB, Jason Collins y Brittney Griner han roto barreras estos días con sus declaraciones honestas y públicas acerca de su homosexualidad.

Griner, de 22 años, ha revelado su sexualidad en un momento clave de su carrera, el paso de la Universidad a la WNBA (Liga profesional de baloncesto femenino de EE.UU.) y además es la primera atleta abiertamente gay que firma con Nike. Collins, de 34 años, es el primer jugador de las grandes ligas estadounidenses (y por consiguiente de la NBA) que admite públicamente, estando aún en activo, su homosexualidad.

Eso sí, no puede ni debería obviarse el diferente alcance que las palabras de Collins y Griner han tenido. Los vestuarios de sus dos equipos han reaccionado públicamente de forma positiva, pero las noticias prácticamente sólo han hablado y hablan de Collins. Si ahora mismo le preguntas (lo he comprobado) a casi cualquier estadounidense sobre las declaraciones de él, podrá comentártelas largo y tendido; si preguntas sobre las de Griner, lo más seguro es que nunca hayan oído hablar de ella.

Cierto es que en el caso de Jason Collins hablamos de la NBA, división masculina, estos son los equipos que acaparan mundialmente la atención y el fanatismo de miles de seguidores del baloncesto (no la WNBA), pero en cierto sentido, este argumento no hace más que reafirmar la discriminación a la mujer, latente aún en tantos ámbitos de nuestra sociedad.

El baloncesto masculino, al igual que el fútbol, el rugby, el motociclismo… mueve masas cuando el femenino casi ni se difunde ni se paga ni se conoce, a pesar de contar con el mismo grado de calidad y emoción. Puede argumentarse que muchas menos mujeres que hombres se interesan y entrenan en todos estos deportes, pero la realidad es que las mujeres tienen muchas menos oportunidades de dedicarse al baloncesto, fútbol, fórmula 1… debido a una sociedad que no las apoya ni apuesta por ellas en este sentido.

Además, demasiada gente espera que las mujeres deportistas no sean guapas, atractivas o femeninas, y por lo tanto no se sorprenden de descubrir que alguna es gay. Es el conocido tópico de que en un equipo de fútbol todas las jugadoras son lesbianas y al menos la mitad de ellas feas o chicazos.

Estas dos noticias son importantísimas no sólo porque hablamos de un deporte con repercusión mundial, ni porque sea uno de esos deportes donde la injusta presión sobre los jugadores los empuja a un armario muy oscuro más allá de sus taquillas, ni porque la visibilidad de Brittney y Jason sean dos ejemplos a seguir accesibles a miles de homosexuales. Son dos noticias importantísimas porque al final, despojándolas de toda la publicidad, fanfarria y artificialidad asociadas a la fama, lo que tenemos entre manos son dos personas como tú y como yo que resulta que son homosexuales. ¿Y qué? Que resulta que son personas públicas. ¿Y qué? Pues que resulta que ser homosexuales no les convierte en seres extraños que haya que curar, ignorar o atacar, sino en personas normales con todo el derecho de hacer en sus camas lo que quieran, dignas de respeto y con un trabajo que seguir realizando de forma natural.

En cualquier caso, la primavera ha llegado a la NBA, inyectándole aire fresco, rompiendo armarios y dándole algo más de humanidad. ¿Se agitarán más taquillas?

Laura Morillas García, visita mi blog Atlanthis




There is 1 comment

Add yours

Post a new comment

Click to Hide Advanced Floating Content
 
Click to Hide Advanced Floating Content
 

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de análisis. Al continuar navegando entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies.
Más información sobre cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies