Eunice y Victoria

Mi historia de amor – Eunice y Victoria

Hola, me llamo Eunice Cruz, tengo 21 años y mi novia tiene 25 y se llama Victoria Rodíguez.

Tmirales.esodo empezó hace 3 años, el 5 de marzo del 2011, ese día había llegado tarde a mi clase de Dinámica entonces decidí ya no entrar he irme a  estudiar afuera de la cafetería de mi escuela, ya que planeaba cambiarme de carrera. Después de un rato de estar leyendo me di cuenta de que alguien se acercaba y se alejaba de repente, se me hacía algo bastante extraño pero la verdad es que yo no volteaba a ver quién era, en eso que por fin esa personita se decidió, se acerco y me preguntó que cómo me llamaba. Cuando voltee y vi su rostro, la verdad es que se me hizo una chica bastante atractiva, yo sólo le respondí diciéndole mi nombre. Ella muy amable me dijo que se llamaba Victoria, me preguntó qué hacía. Le dije que estudiaba un poco de historia, luego luego la plática se fue dando muy fluidamente, estuvimos platicando ahí un buen rato hasta que llegaba la hora de mi segunda clase. Ella me encaminó a mi salón y antes de irme me pidió mi número y mi correo. Sin pensarlo se lo di. Ella dice que en cuanto llegó a su casa, checó si efectivamente ese era mi correo, y claro que ese era.

En fin, fueron pasando los días y siempre que la veía ella me sonreía, se veía tan bonita, siempre buscaba la oportunidad para hablarme o toparme con ella. Yo sentía algo realmente especial por ella porque cada vez que la veía o platicaba con ella me sentía bastante a gusto, muy cómoda, pero lamentablemente yo tenía novio y ella novia. Mi relación con ese chico ya estaba muy mal y por lo que ella me platicaba su relación también iba mal, pero nosotras jamás nos coqueteamos tanto o nos insinuábamos algo como para tener algo, simplemente teníamos una muy bonita amistad, ella de repente entraba a mis clases de sociología, y bueno, yo encantada de verla, siempre fue muy participativa y eso me encantaba, me gustaba mucho que nunca se quedaba callada cuando le peguntaban algo.

Cuando ella se graduó, porque obviamente se graduó mucho antes que yo, ya no volví a saber de ella por un año y medio, nos distanciamos bastante y mi ex la eliminaba siempre del face y yo siempre la buscaba y la agregaba de nuevo, pero mi ex también era un gran obstáculo para que tuviera contacto con ella. Al final siempre volvía a pensar en ella e intentaba saber de ella, hasta que un día en la escuela noté que un profesor que no conocía se me acercó y me pregunto que si conocía a Andrea. y yo le respondí: “¿Andrea?” Porque yo la conocía por Victoria, no por Andrea que es su primer nombre, total que noto que no sabía de quién hablaba, entonces preguntó de nuevo. “Sí, Andrea, Andrea Victoria.” En ese entonces supe que era ella, y me dio tanto gusto saber de nuevo de ella y que no me había olvidado después de año y medio sin contacto alguno. El profesor me dijo que ella lo había mandado a buscarme porque ya tenía mucho que no sabia de mí y quería volver a tener contacto conmigo. Obviamente no dudé en pedirle su número y en cuando pude le mandé un mensaje. Inmediatamente ella me contestó.

Me dio tanto gusto volver a saber de ella… Para mií era algo extraño ya que yo no quería admitir que me gustaba, sólo sabía que era alguien muy especial para mí, después estuvimos hablando por varios meses por mensaje hasta que me robaron mi teléfono, perdí mis contactos y nuevamente dejé de tener contacto con ella por algunos meses, hasta que un día salí con mis amigos a festejar mi cumpleaños y que ya por fin era soltera, cuando llegué a mi casa recibí un mensaje de un número desconocido que decía: “Hoy te vi en Metro Poli, te veías muy contenta, me da gusto que estés bien”. Como había perdido mis contactos ni idea de quién era el mensaje, entonces respondí que muchas gracias por el mensaje pero que no sabía quién lo escribía. Ella respondió: “Qué mala onda que no me recuerdes, soy Victoria.” Al saber que era ella sonreí, siempre me pasaba lo mismo cuando volvía a saber de ella y le contesté que había perdido mis contactos pero que si me vio, ¿por qué no me hablo? Ella dijo que le dio pena porque iba con uno de mis amigos y que me veía muy alegre, y que cómo no iba estar alegre, si pronto iba a ser mi cumpleaños y por fin había terminado con esa relación tormentosa, después de ese mensaje volví a encontrar su pagina de facebook, la agregué, y ahora si no había nadie que se interpusiera entre nuestra amistad.

Un día la invité a verme bailar danza árabe, ya que tenía años que no la veía y tenía muchísimas ganas de verla. Ella sin dudarlo contestó que sí iría. Cuando llegó el día ella me marcó, vi mi teléfono y no conocía el número, contesté y me dijo que era ella, que estaba afuera de donde nos estábamos cambiando todas para bailar, inmediatamente salí corriendo a verla, la saludé y la abracé, me puso tan feliz de verla, bueno yo estaba muy a gusto y de hecho también había invitado a un amigo que quería salir conmigo, la verdad es que sólo lo invité para que dejara de insistir en que nos viéramos. Terminó el show y yo corrí a saludar de nuevo a Victoria, después ya no vi a mi amigo y pues ya no esperaba verlo, la que me interesaba era Victoria pero en eso que apareció mi amigo (eso me incomodó un poco ya que era como un mal tercio jaja). Después Victoria fue al baño y me dejó platicando con él. El tiempo se pasaba taaan lento que se me hizo eterno entonces le mandé un mensaje a Victoria. Tenía como pendiente, tenía miedo de que se fuera sin poder hablar más con ella pero afortunadamente  llegó a los 5 minutos de que le mandara el mensaje. Ese día me gustó tanto, a pesar de que estaba ahí mi amigo y no se iba. Cuando llegó la hora de irme ella me regaló una pulsera que decía “Love” eso me emocionó mucho y la verdad me sacó un poco de onda porque no estaba realmente segura de que ella quisiera algo conmigo.

A partir de ese día, cada noche hablábamos por chat, yo sabía que a tal hora de la noche ya iba encontrar un saludo de ella o si aún no veía ese saludo yo era la que la saludaba pero no faltaba la noche en la que no platicáramos, y platicábamos hasta tarde, dedicaba mucho tiempo platicando con ella y realmente no me pesaba nada, me encantaba. Entonces empecé a sentir algo mucho más fuerte por ella. Definitivamente quería volver a verla. Salió el tema y quedamos en que nos veríaamos un viernes. Llegó el viernes y yo llegué después, pero en cuanto la vi de lejos, dije: “Wooow esta mujer me encanta”. Definitivamente me gustó todo, de lejos, de cerca, no podía dejar de mirarle, sus ojos su cabello, su nariz de bolita sus labios carnosos, sus cejas, lo que vestía, todo me encantó. Ese día me di cuenta de que no sólo era algo especial si no que en verdad me gustaba.

Cuando llegó la hora de la despedida no quería que se fuera y nos dimos un abrazo en el que casi nos besamos pero ninguna de las dos se atrevió a dar el beso, en fin, me hubiera encantado pero no se dio. Después de la salida seguíamos hablando cada noche hasta tarde y yo notaba que ella jamas me iba a decir que le gustaba, y yo moría por decírselo y la verdad no sabía cómo, hasta que un día nos estábamos enviando canciones y yo le envíe una canción de amor que me gusta mucho y le dije: “Mmm como que me dan ganas de dedicarte esta canción”. Y ella contestó “¿En serio?” Y yo le dije: “Claro”. La canción era más que obvia, decía tantas cosas comprometedoras que describía casi perfectamente lo que sentía por ella. En ese instante ella me marcó y bien emocionada me preguntó que si en verdad yo sentía eso y yo le decía que sí, de verdad lo sentía, ella se escuchaba tan feliz, tan emocionada que me dio tanto gusto saber que también era correspondida.

Después de saber que nos gustábamos decidimos volver a vernos, esta vez me invitó a su departamento. Cuando llegué al lugar donde habíamos quedado, estaba muy nerviosa y cuando llegó no podía verla a la cara. Estaba muy apenada, emocionada, no sabía qué hacer y creo que ella estaba igual, pero al final ya cómodas, sólo ella y yo en su departamento viendo sus fotos de cuando era niña, yo me iba acercando muy cerquita a ella y en eso nos besamos, cuando la bese afirmaba más y más que me encantaba. Amé ese beso, en eso le pregunte qué éramos y ella me dijo que siempre, desde el momento que me vio de lejos y de espaldas leyendo se había enamorado de mí y que  si quería ser su novia. Yo sin dudarlo le contesté que sí, otro día a su lado que jamas olvidaré.

Y desde entonces ya llevamos 10 meses saliendo todo va de maravilla, me he enamorado de la mujer más hermosa tanto por dentro como por fuera, y soy inmensamente feliz.

Eunice Cruz




There are 6 comments

Add yours

Post a new comment

Click to Hide Advanced Floating Content
 
Click to Hide Advanced Floating Content
 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies