mujer y publicidad

Soy mujer, gorda, incontinente y estreñida… según los anuncios

Soy mujer, gorda, incontinente, estreñida… y muchas cosas más si mi realidad fuera la de los anuncios.

No sé si seré yo que miro con malos ojos o la realidad que salta a mi vista a través de los rayos catódicos pero, ¿no os habéis percatado que la publicidad, a ciertas horas, se empeña en mostrar a la mujer en su menor esplendor?

Puede ser casualidad pero que a un anuncio sobre sequedad vaginal le siga otro sobre candidiasis y detrás de este uno sobre incontinencia urinaria pues qué quieres que te diga, me dio qué pensar y es que después de haber visto el telediario cerrando los informativos con los ángeles sexuados de Victoria’s Secret sentí que la mujer no era más que un “cuerpo escombro”. Que no digo yo que no sea real pero ¡coño! lanzando los mensajes uno detrás de otro pareciera que la mujer no es más que una masa corpórea que se deteriora y nada más.

En mi inocente optimismo hice tiempo, pacientemente delante del televisor, esperando la equidad, es decir, anuncios sobre hombres con problemas de erección, próstata, gases o eyaculación precoz, pero no, en su lugar pusieron barritas para saltarme una comida al día, pastillas quemagrasas y productos sin lactosa porque, según un niño, a su madre, por las mañanas, le sienta fatal la lactosa.

Podría haberme deprimido al ver los anuncios específicos dirigidos hacia las mujeres pero gracias a mi neurona dominante la depresión la canjeé por dos onzas de chocolate que me hacen ver el mundo de color de rosa.

Desde mi dulce atalaya de azúcar llegué a las siguientes conclusiones:

  1. Las mujeres nos pasamos la vida entre pañales: pañales cuando somos bebés, compresas para la regla y braguitas para la incontinencia urinaria. ¡Adictas a la celulosa desde la cuna hasta la tumba! (Ya sé dónde voy a invertir mis ahorros… cuando los tenga).
  2. La necesidad de bajar de peso es exclusiva de las mujeres y además eres feliz mientras te saltas una comida (esperando la versión barritas de jamón para ponerme a ello).
  3. El tránsito intestinal sólo sufre atasco si eres mujer… o José Coronado.
  4. Los hombres se pasan el día tocándose los huevos pero a las únicas que les pica la zona íntima es a las mujeres. Para tal molestia te recomiendan una pomada que según la publicidad es “mano de santo” (quiero conocer ya al publicista que propuso esa frase para dicho producto, eres un crack).
  5. La lactosa para la mujer es como la luz para Drácula. ¡Incompatible!

Tras dichas conclusiones decidí que lo mejor era apagar el televisor y ponerme a leer a Renée Vivien, saboreando otras dos nuevas onzas de chocolate.

P.D.: ¿sabéis si las pastillas tradicionales del lavavajillas las puedo sustituir por las de captagrasas?

Inma Jara



There are 3 comments

Add yours
  1. Pln

    Jajajaja, qué buenas tus reflexiones!!! Completamente de acuerdo. Y luego hablan de Autocontrol de los publicistas y agencias de medios españoles…
    Estaría genial poder infiltrarse entre ellos y subvertir todas esas afirmaciones hacia el lado opuesto. Cuánta educación hace falta aún.


Post a new comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies