lesbiana nace o se hace

Lesbiana: ¿Nace o se hace?

mirales.esEntendemos que la educación y la eliminación de prejuicios dan lugar a la concienciación y la tolerancia; ambos casos, fines justos a los que aspirar. Pero, ¿qué ocurre cuando se emplea la educación para contrariar los rasgos intrínsecos humanos, como lo son la raza, el género o la orientación sexual? Cuando la educación promueve el odio, la xenofobia, el machismo y la homofobia, ocultándolos tácticas de manipulación coercitiva, los prejuicios que se eliminan son los rectos; la expectación constructiva. Se liquida lo connatural del respeto, el espíritu social y la libertad. La tolerancia pasa de practicarse sana a sancionarse tabú, o a “malemplearse”.

Tan extendida hoy día la ciencia y su enseñanza, hija de la razón y la verdad –se supone– es empleada por muchos para cargar contra lo establecido moralmente natural.

Son varias las corrientes y estudios que, por aburrimiento, falta de originalidad o ánimos de joder, se han empeñado en explicar el origen (razón) de la homosexualidad; ese enigma que, desde la moral, viola lo natural y puede ser incongruentemente explicada a base de permutaciones del genoma, la plasticidad neuronal, la configuración cerebral, la depravación y más teorías.

Bien los psicoanalistas se han empeñado en explicar la homosexualidad como una perversión consecuente de varios factores vividos en la infancia. Los más populares apuntan a que el “mal desarrollo” de la identidad o la “incompletud” de la misma puede derivar en la desviación “sexual natural”. Dicho en otras palabras: que las lesbianas somos, materializadas, trocitos inmaduros de traumas. No nacemos, nos hacemos. Y mal… Y no, aunque se adivine su “curación” como un proceso de maduración de la persona, la misma teoría no la promete posible. Si acaso, el retorno a la “bisexualidad original”, pero, no así, la supresión del deseo hacia el objeto inicial (mismo sexo)

El conductismo, producto de la psicopatía de los señores Skinner y Watson, defiende que la homosexualidad, como cualquier otra conducta, puede ser “modificada” a base de la violación de los Derechos Humanos del sujeto e independientemente de su estado mental, emociones o deseos. ¿Se nace o se hace?  ¡Qué más da!  Si se nace, se deshace. Y si se hace, también… Rama psicológica de la que se sirven los programas de pseudosanación homosexual para argumentar que sí se puede “curar” a un desviado. Claro que, bajo la misma premisa, crearlo también…

Tiempo después del desarrollo de la teoría conductista del “hombre rata”, surgió la corriente psicológica en los años 50 que desarrolló la del “hombre ordenador: la cognitiva, que no tardó en hallar una analogía del funcionamiento de nuestra mente con el de una computadora. Varios estudios demuestran que el el cerebro “gay” elabora cierta información y la procesa de manera diferente al “heterosexual”. ¡Qué primicia! La homosexualidad depende, pues, de la configuración de nuestro software, (se nace) Pero, de existir una opción (homosexualidad) que se adapte a las necesidades del usuario con un primeramente impuesto software hetero, ¿cómo permitir que se la llame a esta virus, siendo una actualización? (se hace)

A la búsqueda de la raíz de la sexualidad que, según muchos, pone en jaque al futuro humano, se suma también la neurobiología. Esta, explicándola mediante estudios que prueban las diferentes estructuras somáticas entre heteros y gays (otra gran novedad), concibe al cerebro como el hardware y a su “reparo”, como el resultado de la operación o estimulación del área requerida en el caso de haber un trastorno. El fenómeno de la plasticidad neuronal, por otra parte, (la perpetua remodelación de las neuronas y su sinapsis que se refuerza o deshace según los hechos), como implícito en el desarrollo de la persona, permite que su sexualidad no se vea limitada a patrones lógicos inamovibles, sino como una opción. El hardware y el software son desarrollados también por el sujeto.

mirales.esA opinión personal, defiendo a mi sexualidad como innata, dentro y característica de mi naturaleza. La que me hace feliz y sentir auténtica. Y, a su vez, considero también a la personalidad como un proceso de aprendizaje, cambio y autodescubrimiento, sujeto a los intereses, deseos y circunstancias de la persona. El individuo nace, interpreta su entorno, valora, se forma a sí mismo, vive las consecuencias: se hace.

¡Vaya! ¿Entonces qué: soy (nací) o estoy (me voy haciendo)? Bollodrama… (¡qué raro!) ¿Se trata de dos verbos dicotómicos e irreconciliables, el “ser” y el “estar”?

Después de valorar ambas opciones y aceptarlas dualmente, concluyo que soy mientras estoy. Y que estoy siendo el resultado de aquello que me fue propiamente heredado (cerebro, mente, entorno) como, también, la consecuencia de mis sueños y necesidades, derivando estas en decisiones. Nacida y hecha lesbiana, en conjunción.

Y tú, mujer, sea cual sea tu sexualidad, jamás permitas que bajo el nombre de esto o aquello, religión, ciencia o moral, sea negada y, menos aún, pretendida por otros de alteración. No hay trastorno, enfermedad o perversión en la homosexualidad y, por ello, tampoco cura. Y sea cual sea la teoría que exponga lo contrario debe denunciarse por faltar a la ética al contrariar la libertad, servirse de los procedimientos radicales del condicionamiento operante y las terapias de aversión al intentar modificarla, por el empleo del miedo y la humillación al denunciarla, como también por su publicidad engañosa al vender la “cura gay” posible

Mujer, ama libre, sé feliz y con quién te dé la gana.

Bibliografía:

– McDougall. Alegato por cierta anomalía, 1978. Gallimard. Trad.: Italo Manzi. Mayo de 1982. Ediciones Petrel, Barcelona (España)
– Melanie Klein. Envidia y gratitud, 1957. Trad.: V.S. de Campo, S. Dubcovsky, V. Fischman, H. Friedenthal, A. Koremblit, D. Liberman y otros. 1988. Ediciones Paidós Ibérica, Barcelona (España)
– E. Deutsch. Escritos psicológicos fundamentales




There are 45 comments

Add yours
  1. Nuria

    y el que es cabrón nace o se hace, o ambas cosas nace un poquito cabrón y luego se hace más. Yo nací un poquito lesbiana y luego me he hecho un pedazo de lesbiana.

  2. Johana

    No creo que haya problema en la búsqueda de la esencia y evolución del Yo. Si se nace o hace, es una pregunta aplicable para cualquier aspecto de nuestra persona. Sólo que ésa concretamente: la sexualidad, es la que trae a tantos de cabeza y por la que tanto nos quieren joder. De ahí su análisis 🙂

  3. Cecilia

    Yo naci lesbiana, el problema fue que la sociedad me llevo por un camino tradicional lo que me hizo esperar hasta los 24 años para darme cuenta de quien realmente soy y asumirlo, puedo decir que naci lesbiana a los 24 años.

  4. Miriam

    ay yo me parto de la risa. señal de q tenemos que seguir educandonos en lo q amor respecta.no se si nace o se hace,yo lo vivo y potencio relaciones entre seres humanos q se aman.con este tipo de preguntas nos estigmstizsmos.reelavoremos nuestros cuestionamientos de la vida y sexualidad

  5. María

    La homosexualidad no es una opción q un@ elije en función de lo que mas le gusta.Se es y punto.Bayle Ayensa lo define muy acertadamente como la “tendencia interna y estable a enamorarse de personas del mismo sexo”.No por mantener relaciones afectivo-sexuales durante un tiempo determinado con personas del mismo sexo debemos catalogar a alguien como homosexual.Y comparto esta tesis 100%

  6. Jusith

    A mi punto d vista y en mi vida personal nacemos simplemnte es como un etero nace o se hace? Oviamnt nace . Claro esta q existe el elejir tambien simplemnt decir m gusta el elado d fresa o m gusta el d chocolate..

  7. Aroa

    En mi opinión, qué mas da? Cada una tiene el derecho de compartir su vida y/o su cuerpo con quien desee. Dicho esto, me parece muy muy interesante el artículo y discrepo con eso de “por qué seguimos con la misma pregunta prehistórica”. Mientras siga en el aire, exista gente que te catalogue como enferma, sometan a millones de mujeres y hombres a abusos de lo mas denigrantes con la cruel y absurda excusa de “curarnos” y siga habiendo tesis e hipótesis de gente que trabaja en el ámbito de la investigación y/o la psiquiatrìa…debemos saber los orígenes de estas burradas y, en ocasiones, barbaries. También es bueno estar informadas de las contradicciones acerca de sus “brillantes teorías”.

  8. Cris

    Me ha decepcionado este artículo. Cierto que está etiquetado dentro de la sección de opinión, pero esperaba un análisis más científico de las teorías sobre la homosexualidad de las distintas corrientes psicológicas. Creo que la autora se ha limitado a exponerlas sesgadamente y a ridiculizarlas para construir una precaria base sobre la que exponer su opinión personal. La segunda parte del artículo, en la que expresa su opinión, me gusta más y de hecho estoy totalmente de acuerdo, pero me parece que sobra la primera. O haces un artículo de opinión o uno científico, pero la mezcla no ofrece un buen resultado.

    • Johana G.

      Hola, Cris:

      Agradezco tu comentario, muy constructivo 🙂

      No te negaré parte de razón en el hecho de que la “opinión” y lo “científico” no suelen ser buenos amigos. Y menos aún en un artículo. Pero, ciertamente, exponer de manera exclusiva y fríamente, sin lugar a la opinión, aquellos datos que bien pueden ser leídos en los links adjuntados del artículo (que hay unos cuántos), me parecía una pérdida de tiempo y folio. Como bien dices, se trata de un artículo de opinión, y lo que hice fue enfocarme en dar mi opinión sobre las diferentes teorías, no sólo exponerlas.

      Si gustas algún enlace o libro sobre la teoría científica de la homosexualidad, házmelo saber y con gusto te lo mando. 🙂

      ¡Un abrazo!

        • Johana G.

          Hola nuevamente ^^

          Te comento. Concretamente, el conductismo no estudia la homosexualidad. De hecho no estudia ni mente ni el cerebro, sino la “conducta” (válgame la redundancia) Aquello que le ha llevado a una persona a ser cómo es; ya sea el ambiente familiar o social, su propio ser y traumas, le es completamente indiferente. Y esto no es una opinión, forma parte de su disciplina.
          Se sirven de procedimientos, como comenté por encima en el artículo, basados básicamente en el “premio-castigo” y modificación de los hábitos.

          Actualmente, hay corrientes derivadas que se aunan con el cognitivismo. Pues éste, a su vez, se centra en explicar los por qués de la conducta. Y su terapia consiste en “cambiar el pensamiento” la opinión que tenemos sobre los hechos que nos perturban.
          Cognitivismo: terapia mente
          Conductismo: terapia actos

          Dicho esto, te recomiendo leer sobre la teoría de Albert Bandura sobre la homosexualidad, teórico del cognitivismo-conductual. Su interpretación no tiene desperdicio…

          De nada!

  9. Construyendo a María

    No me parece ninguna tontería cuestionar si se “nace” o se “hace” alguien homosexual o hetero. En serio. Es una pregunta pertinente. ¿Por qué habría que dar por hecho que se nace cualquiera de los dos casos con una tendencia determinada? Yo no lo tengo tan claro, en realidad. Algo me lleva a pensar que hay un factor que no se termina de tener en cuenta y que es la relación con la madre en el momento de ser bebé. Y creo que eso puede influir en el desarrollo tanto de la vida heterosexual como de la homosexual. Es una sospecha infundada, supongo, que tiene que ver con mi observación de mi entorno más cercano, tanto homosexual como hetero.

    • Johana G.

      Hola, María!

      No es en absoluto una sospecha infundada, la tuya. El psicoanálisis tiene mucho que decir sobre la relación del niño/a con la madre. Puedes checar los libros de la bibliografía del artículo y ratificar tus observaciones.

      Helen Deutsch, psicoanalista post-freudiana, tiene escritos muy interesantes al respecto. Se especializó en la sexualidad de la mujer homosexual. Recomendable.

      ¡Beso!

  10. Ant

    Me gustaría matizar que el psicoanálisis, al menos el psicoanálisis lacaniano no trata con “enfermos/as” a los/as que pretende “curar”, trata con diversas personalidades a las que archiva en su cajón de-sastre y las analiza. Hasta donde yo sé la homosexualidad no se considera en sí misma (a día de hoy) una desviación.

    A mí personalmente el psicoanálisis no me convence y podría criticarlo extensamente. La comunidad LGTB no salió muy bien parada de aquellos “estudios” de la hijísima de Freud, pero su santo padre, que sabemos no era muy fan de las mujeres, tampoco fue tan tajante y Lacan no lo es. Creo que a veces (imagino que por no excederse con la extensión ni hacer esto insoportablemente largo) se simplifica mucho y el psicoanálisis es muchas cosas, pero simple desde luego que no es.

    • Johana G.

      Cierto, de fácil no tiene nada. Además es una rama de la psicología que más escuelas tiene; entre ellas, la lacaniana, como bien dices. Yo tampoco simpatizo demasiado con él (psicoanálisis), y menos aún acepto sus diferentes explicaciones de la sexualidad femenina; y lésbica, ya ni te digo… Absurdos tiene para dar y regalar…

      ¡Saludo!

  11. alejandro

    Se equivocan quienes piensan que el conductismo viola los derechos humanos y estados de la mente, es mas, el conductismo es el mas humanista de las escuelas psicológicas, por que no trata a las personas de pacientes ni enfermos ni trastornados, si no como persona que se relaciona con su ambiente, esta relación origina el aprendizaje, tampoco el conductismo dice que algo es malo o bueno por que eso son juicios de valor, prefiere tomar las conductas de acuerdo a sus consecuencias, para el conductismo la mayoría de las conductas humanas son aprendidas, de ahí el aprendizaje, incluyendo la conducta lesbiana y homosexual que repito, no considera anormal. Los principios de la conducta están ahí, independiente de si ustedes están de acuerdo, crean o no, están ahí y se cumple. ¿Si las lesbianas se hacen o nacen? preguntaría yo ¿Las mujeres nacen o se hacen? Simone de Beauvoir dirá que se hace. ¿Los hombres nacen o se hacen? ¿filosofamos? Tal vez para ustedes es mas fácil llevarlo al campo filosófico por que el tema se pierde en la anarquía intelectual, ¿Le tiene miedo a la ciencia? no le teman, cuando el conductismo dice que se puede cambiar, es para aquellos que quieren cambiar, si las que son felices siendo lesbianas, que lo sigan siendo.

    • Johana G.

      Muy buenas, Alejandro:

      Bueno, digamos que muchas cosas son discutibles. El conductismo puede ser muchas cosas, pero, ¿humano? El conductismo se encarga de estudiar conductas, cuáles, da lo mismo. Conductas… De perros, de ratas, conejos, personas, cobayas… Luego, humano, no es. Mejor llamémoslo: “humanimal”

      Y partiendo del estudio de la conducta (que, de por sí, ésta misma altera por la presencia de un observador), se encarga de crear situaciones artificiales a fin de provocar una respuesta natural en el animal o individuo… ¿Respuesta natural?, ¿Cómo pretender, desde lo fríamente provocado, algo “natural”? Algo más que el factor humano falta en los experimentos que se milimetran-calculan-miden.

      Hay muchos estudios conductuales de lo más curiosos, ahora obviaré en los que se incluían las torturas a bebés (ay, el ratoncito y el niño en el mismo experimento para provocar un reflejo-trauma condicionado del segundo…) y me centraré en las barbaridades actuales. Véase aquel en el que se incitaba al electroshok de una persona por parte de otra (cierto, no lo electrocutaban, pero éste fingía que sí), pero bien ponían a la otra persona en un estado de estrés máxima, en un laboratorio, diciéndole que era importante que electrocutara a su compañero y que formaba parte de un experimento y que estaba bien. Para empezar, a eso se le llama manipulación coercitiva y NO es ética, así esté bajo el nombre de la ciencia. La tortura psicológica NO es ética bajo el nombre de nada, y bajo el nombre de nada debe aplicarse. La intención de este simpático experimento era “probar” cómo una persona es capaz de hacer cosas que no quiere, mientras que sean éstas justificadas por un tercero con mayor autoridad o por una “causa” Algo parecido a lo que ocurrió en la dictadura hitleriana. Claro que en esa dictadura había muchos factores a parte, demasiados; históricos, sociales y económicos, además de los personales. Toda una situación de crisis que no es resumible en 5 minutos con una persona X y unos observadores Y.Z.

      1º incitar a alguien a torturar a otra no es ético, 2º mentir a esa persona sobre el experimento no es ético. 3º pretender explicar la inherencia de ciertos comportamientos humanos en un laboratorio, en una situación artificial, con actores manipulando, es, además de no-ético, imposible. 4º el “electrocutador” no tenía una “conducta aprendida” sobre la legitimidad de la tortura en la ciencia. Entonces, será que las conductas no son siempre aprendidas… Hay algo que se llama imposición, manipulación, mentira y shock inducido. Algo así como un provocado brote psicótico del experimentado, en el que se le hace perder la concepción de su persona, cediéndosela a otro.

      También hay experimentos del estilo, pero con niños (vaya tela….) Vasta ése en el que se implanta una dictadura en los salones, en el que se recurre de nuevo a la manipulación, incitación al odio, destrucción del pensamiento crítico del alumnado y de su propia identidad. Y, todo, para “estudiar la conducta”… U otro con estudiantes universitarios con el rol de carceleros o presos, en el que se “estudiaba” cómo los primeros imponían su autoridad sobre los segundos sin violencia física. Eso sí, la violencia psíquica bien que la permitían… En fin, experimentos así, muchísimos… Yo a todo eso considero violación de los Derechos Humanos

      Eso por una parte, por otra, ¿cómo que la homosexualidad es aprendida?, disculpa que me repita, pero ¿enserio esa afirmación?, Entonces, ¿cómo explicamos que en los círculos y familias heterosexuales haya gays?, ¿cómo hay bolleras en los conventos de clausura?

      Y con esto ya finalizo, una cosa es que una conducta sea aprendida, mas no tiene que ser también aprehendida. Cuidado con ello. No en una familia de músicos, lo son hijos también. No porque un niño haya vivido el maltrato se convierte en maltratador. No por tener padres homosexuales te haces homosexual. Aquí ya entran muchos factores; entre ellos, el biológico y la psique. Claro que, en ellos, el conductismo ya quedó fuera. Una escuela basada en el 1+1=2″, o “C, es lo que A más B” poco puede hablar de lo humano

      ¡Saludos!

      P.S.: Adelante si gustas filosofar, que de anárquico no tiene nada ^^

  12. MIRIAM

    ..es como preguntarse si los negros son felices en un mundo racista, la solución sería cambiarlos a ‘blancos’ verdad? O decirles que no tengan hijos pq en el cole los van a marginar. Bravo! Muy inteligente! Aquí los únicos a ‘tratar’ sois vosotros y vuestra intolerancia pq como dijo Nelson Mandela ‘No hay peor encarcelamiento que el ODIO’ pero esa ENFERMEDAD sí se puede ‘tratar’, no te preocupes y es de fácil solución: VIVE Y DEJA VIVIR tan complicado es de entender?

  13. Vicente

    Estimada Johana:
    Sólo quisiera puntualizar un par de cuestiones sobre tus afirmaciones acerca de la postura conductista respecto a la homosexualidad. En primer lugar y más importante: el conductismo no tiene ninguna postura acerca de la homosexualidad, ni “a favor” ni “en contra”.
    El conductismo es la filosofía que sustenta el estudio científico del comportamiento. Sus axiomas, con los que se puede estar de acuerdo o no, son el determinismo, el materialismo y el monismo (como el del resto de las ciencias), nada de heterosexualidad. El Análisis Funcional del Comportamiento ha identificado ciertas conductas innatas y ciertos mecanismos para adquirir comportamientos nuevos, pero en ningún caso aplica juicios morales, no son “buenos” o “malos”, simplemente están ahí.
    El carácter innato o no de la orientación de la atracción sexual (hacia los del mismo género o hacia los de género diferente) no es una cuestión resuelta, pero en cualquier caso, ni su naturaleza innata ni adquirida sería considerada como trastorno desde el conductismo, porque insisto, no se realizan juicios morales desde la ciencia.
    Loas lamentables casos que comentas sobre instituciones que aplican principios de modificación de conducta a la orientación sexual no representan al conductismo, sino solamente a esas instituciones que, por cierto, están íntimamente ligadas a creencias religiosas, totalmente apartadas de los principios científicos que defiende el conductismo. Sería como culpar a la física del uso que se ha hecho de algunos de sus descubrimientos para fabricar bombas atómicas.
    Por último, me gustaría, por un lado, recomendarte que leyeras directamente a Watson y a Skinner porque, lejos de ser “psicópatas”, se preocuparon mucho por cuestiones humanistas. Watson fue repudiado por rechazar las ideas innatistas y frenológicas de su época sobre la inteligencia y la criminalidad, defendiendo la igualdad de oportunidades gracias a contextos favorecedores. Y Skinner, entre otras cosas, se esforzó mucho por mejorar la personalización de la enseñanza (Tecnología de la Enseñanza, 1970), o la mejora de la calidad de vida de los ancianos (Disfrutar de la vejez, 1987). Y, por otro lado, te invito a que cambies el texto de tu entrada, es injusto para los que nos dedicamos a esta área.
    Un saludo.

  14. Sonia

    Hola,

    He leído tu entrada y todos los comentarios al respecto. Mi crítica va en consonancia con el anterior comentario (con el que estoy de acuerdo en su totalidad), por lo que no voy a repetir lo mismo.

    Estoy contigo en que en nombre de la ciencia se han cometido muchas tropelías. Por poner un ejemplo, en Guatemala a principios del siglo pasado se infectó a pacientes psiquiátricos con sífilis con el fin de investigar la eficacia de la penicilina y ni hablar de lo que pasó en Tuskegee. Este tipo de estudios no resta eficacia al antibiótico y no por eso se ha dejado de utilizar. Lo mismo pasa con las técnicas que has mencionado. Que algunos las utilicen para sus fines, que nada tienen que ver con la ciencia, no significa que sean malas per se, así como no lo es la electricidad por mucho que la utilicen para ejecutar personas.

    Con tu descripción creo que haces flaco favor a vuestra causa (que debería ser la de todos), lo único que consigues es desviar la atención de lo que sí debe ser modificado, que es la conducta homófoba/xenófoba/misogina subyacente, la cual critico no como conductista, sino como persona.

    El conocimiento no es malo, el uso que se hace de él sí puede serlo.

    Un saludo.

  15. patty

    esa no es la pregunta la solución para que cada día sea aceptada nuestra preferencia sexual es que formemos a una sociedad extremadamente patriarcal donde los hombres tienen el dominio de todo, es increíble que eso comienza desde nuestros hogares recuerdo que mi madre me decía que como yo era mujer sita tenia que aprender a cocinar a atender a mis otros tres hermanos hombres y eso es algo que yo rechazo totalmente porque el hecho de ser mujer no conlleva atender a los que hacer domestico a mas de eso es tan aceptable que un hombre sea infiel por que es hombre pero que una mujer lo sea se la tacha de p…. es igual que un hombre sea gay es aceptable hasta cierto punto ya que no les resta ni les suma pero que una mujer lo sea es realmente mal visto hay que trabajar en dejar de ser mujeres machistas que creemos en roles

  16. Jade

    Buenas noches pues a mi me parece q algunas nacen y tmbn algunas se hacen Kn el tiempo km decir las q se hacen Kn el tiempo puede q se deban a desengaños amorosos Kn hombres. O por abusos sexuales por parte de hombres en un largo plazo.
    O pueda deberse a que solo se den cuenta Kn el tiempo por x o y motivo de q la mejor amiga siempre está para uno y así. Es km todo se va dando.
    Uno se enamora
    y de allí a muchas les queda gustando
    O algunas prueban la primer vez por descubierto q se siente y se quedan allí.

    Esa es mi opinión. Ok

  17. Jose Arenas

    Jajajajajaja; claro que hay perversión en la homosexualidad!!! ¿cual creen que es el origen del término; “degenerado” ? ¿acaso ven en la naturaleza comportamientos similares? en la naturaleza los machos se aparean con las hembras, es la NATURALEZA, lo contrario es anti-natural, si el comportamiento de los seres vivos es hererosexual, o sea ese es el comportamiento NORMAL. los homosexuales son ANORMALES, deben aceptar eso antes que pretender que la sociedad los acepte como lo que no son, nadie quiere que sus hijos o hijas sean homosexuales, o sea degenerados (porque tienen confusión en cuanto su género), Antinaturales, porque hacen lo que no existe en la naturaleza y anormales porque NO ES LO NORMAL, por algo siempre se considera un acto de “valentía” admitirla y hacerla pública, es por la verguenza de ser un anormal, ¿o me equivoco? , una cosa es que se les tolere por la libertad de desarrollo de la personalidad, oy otra es que se pretenda igualarlos a las personas normales, eso es una hipocresía, los toleramos; pero no es justo con (y solo por citar un ejemplo) se les permita adoptar niños en función de una igualdad ante la ley , ¿o es que acaso ellos, los niños, no tienen derecho a ser criados en familias normales, y no por una pareja de individuos con tendencias antinaturales?

  18. angy

    Buenas tardes se que este analisis es muy interesante y quisiera que si alguien podria Opinar o saber que es lo que esta pasando con mi pareja mujer. Ella cuando era niña dice que su vida hasta los 7 años fie niña se festia como tan solo una niña , hasta que au tio la vioñaba muchos años pero en ese momwnyo se volvio como hombresito deapues la obligaron a casarse desde hace dos años dejo a su marido porqur en realidad le empezo a gustar las mujeres y de echo cuando fue violada y se convirtió segun ella en hombresito ella tuvo una novia en la primaria y hoy en dia tiene 31 año tenemos apenas un año como pareja y yo al igual siento que me enamoro su atraccion porque eramos amigas… entonces a lo que quiero llegar entonces ella se hizo lesbiana por violacion?????

  19. Mery

    Mira a mi me jodieron la vida de niña cuando fui abusada sexualmente por años. Mi padre me rechazaba desde el vientre de mi madre. Mi crianza fue un caos. Termine con mujeres y en mi caso yo no siento q naciera así.
    Realmente me pregunto si todas las carencias afectivas q tuve y el abuso me llevaron a serlo.

  20. Rosa

    Pregunta:

    “Ustedes los católicos son homofóbicos e inventan cosas en contra nuestra. La comunidad LGBT somos lesbianas, gay, homosexuales y bisexuales pero el SIDA es igual para todos. No es cierto lo que ustedes dicen que entre nosotros haya más SIDA y otras cosas. De hecho somos más felices que ustedes y tenemos menos problemas pues hay amor puro”.

    Gracias por escribirnos y respetamos tus ideas, pero lamento decirte que estas totalmente equivocado.

    En primer lugar como católicos no podemos ser homofóbicos porque Jesucristo nuestro señor, al cual servimos, nos dice que amemos a todos por igual, incluso nos enseña a amar a nuestros enemigos y ustedes no lo son.

    Para nosotros, ustedes son amados por Dios igual que cualquier persona; pero igual que cualquier persona también ustedes necesitan ser salvados por Jesucristo. No son algo especial y diferente a otros seres humanos pues todos somos pecadores necesitados de salvación.

    Así que te comparto algunas cosas que al parecer no sabes, y que urge que sepas, para no sufrir las consecuencias, ni hacer sufrir a otros por falta de conocimiento. No te juzgamos a ti, como lo dice el Papa Francisco y Jesucristo en la biblia, juzgamos el hecho y vemos los efectos o consecuencias. Nada de homofóbicos, sino simplemente la verdad. Ah… y no olvides que lo que te comparto en estas respuestas no son cosas de la Iglesia ni de la biblia, eso te lo compartiré en otra ocasión. Lo que aquí te escribo son datos e información de organismos no católicos e incluso de centros y gobiernos que están a favor de los grupos e ideas LGBT

    Respuestas:

    1.- El SIDA afecta más a gays y transexuales, lo dice la misma ONU que apoya su agenda.

    Ojo, no lo decimos los católicos para que no vayas a decir que nosotros somos homofóbicos. Son los amigos del mundo gay, o sea la ONU, quien ha realizado diferentes estudios.

    El Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/SIDA (ONUSIDA) reveló en su informe “The Gap Report” (El Informe de la Brecha) que los hombres homosexuales y las mujeres transgénero son mucho más afectados por la epidemia del VIH/SIDA, que el resto de personas adultas en el mundo.

    Según el informe del departamento de las Naciones Unidas, “los hombres gay y otros hombres que tienen sexo con hombres son 19 veces más propensos a vivir con VIH que la población general”.

    Además, “las mujeres transgénero son 49 veces más propensas a vivir con VIH que otros adultos en edad reproductiva”.

    Con que razón el director de la Comisión asesora sobre el Sida en EE.UU., Jerry Thacker, dijo el la homosexualidad practicada no es un”estilo de vida” sino un “estilo de muerte”.

    2.- Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades también afirman lo mismo respecto al sida y los homosexuales.

    Este nuevo informe de ONUSIDA expone el mismo patrón señalado por los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), organismo de salud del gobierno estadounidense, que en su sitio web señala que, en el 2010, “los hombres gays y bisexuales sumaron el 63 por ciento de nuevas infecciones estimadas de VIH en los Estados Unidos, y el 78 por ciento de infecciones entre todos los nuevos infectados hombres”.

    “Desde 2008 a 2010, las nuevas infecciones de VIH se incrementaron un 22 por ciento entre hombres jóvenes (con edades entre 13 y 24 años) gays y bisexuales, y 12 por ciento entre todos los hombres gays y bisexuales”, reporta el sitio web del CDC.

    De acuerdo a los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades, “en 2011, en los Estados Unidos, los hombres gay y bisexuales sumaron el 79 por ciento del estimado de 38,825 diagnósticos de VIH entre todos los hombres de 13 años y mayores, y el 62 por ciento de los 49,273 diagnósticos entre todas las personas que recibieron diagnóstico de VIH ese año”.

    3.- The Gap Report advirtió también que la incidencia, es decir nuevos casos de infección de VIH, “entre hombres gay y otros hombres que tienen sexo con hombres está creciendo en varias partes del mundo”.

    En declaraciones recogidas por la agencia EFE, Luiz Loures, director ejecutivo adjunto de ONUSIDA, confirmó que “hay una tendencia global que es el crecimiento de la epidemia entre los gays, entre los hombres que mantienen relaciones sexuales con otros hombres”.

    “Está ocurriendo en todas las regiones sin excepción alguna”, dijo.

    4.- La homosexualidad también daña a otros

    Muchas personas, sin entender las conductas homosexuales, consideran que cada uno es libre para hacer con su cuerpo lo que quiera. Lo malo, es que –como demuestra el siguiente estudio- no sólo son los propios afectados los que resultan dañados. El Sida quizá podría no haber salido de África.

    Con los datos médicos y estadísticos que hoy conocemos, es irresponsable decir que la actividad homosexual no daña a la sociedad ni a los individuos.

    El respeto a las personas y la actuación por el bien del otro, implica dar una adecuada difusión a datos conocidos pero poco difundidos.

    Un análisis de la relación entre salud y homosexualidad nos muestra que la actividad homosexual tiene unos costes humanos y económicos que paga toda la sociedad. El estilo de vida homosexual no es una forma como cualquier otra de vivir, y el Estado debería tener en cuenta los costos sociales de fomentarlo.

    5.- VIH y enfermedades sexuales

    “A pesar de toda la educación sobre SIDA, los epidemiólogos predicen que en un futuro cercano el 50% de los hombres que tienen relaciones sexuales con otros hombres serán seropositivos”.

    “Los epidemiólogos estiman que un 30% de todos los homosexuales varones de veinte años serán seropositivos o habrán muerto de SIDA para cuando tengan 30 años. Esto significa que la incidencia del SIDA entre los homosexuales varones de 20 a 30 años es unas 430 veces mayor que entre el conjunto de la población heterosexual.”

    “Incluso antes de la epidemia del SIDA, un estudio con hombres que tenían relaciones sexuales con otros hombres encontró que el 63% había contraído una enfermedad de transmisión sexual a través de su actividad homosexual”.

    6.- Dios perdona siempre, los hombres a veces perdonan, la naturaleza nunca perdona.

    La naturaleza del sexo anal y su mayor frecuencia en homosexuales son una explicación fisiológica de porqué el VIH y otras infecciones se transmiten con tanta eficacia en estas relaciones.
    La fisiología humana deja claro que el cuerpo humano no fue diseñado para acomodar esta actividad. El recto es significativamente distinto a la vagina en lo que respecta a la adecuación para la penetración del pene. La vagina tiene lubricantes y el apoyo de una red de músculos. Está compuesta por una membrana mocosa con un epitelio estratificado en varias capas que permite aguantar la fricción sin daño y resistir las acciones inmunológicas causadas por el semen y el esperma.

    En cambio, el ano es un delicado mecanismo de músculos pequeños que forman un pasaje de “sólo salida”. Repitiendo trauma, fricción y estiramiento, el esfínter pierde su tensión y habilidad para mantener un cierre firme. Consecuentemente, la penetración anal conduce al escape de material fecal que fácilmente puede llegar a ser crónico. El potencial de daño se ve aumentado por el hecho de que el intestino tiene sólo una única capa de células separándolo de tejido altamente vascular, es decir, sangre. Por lo tanto, cualquier organismo que se introduzca por el recto tiene mucha mayor facilidad para establecer un punto de inicio para la infección de lo que tendría en una vagina.

    Más aún, la eyaculación tiene componentes que son inmunosupresores. En el curso de la fisiología reproductiva normal, esto permite al esperma evitar las inmunodefensas de la mujer. El resultado final es que la fragilidad del ano y el recto, junto con el efecto inmunosupresor de la eyaculación, hacen de la relación ano-genital una manera muy eficaz de transmitir el VIH y otras infecciones. La lista de enfermedades encontradas con extraordinaria frecuencia entre varones que practican la homosexualidad, como resultado de las relaciones anales, es alarmante: cáncer anal, Chlamydya trachomatis, cryptosporidium, giardia lamblia, herpes simples virus, el VIH, el virus del papiloma humano, isospora belli, microsporidia, gonorrea, hepatitis viral tipo B y C, sífilis.

    El sexo anal es practicado por el 90% de los homosexuales y dos tercios participan regularmente según un estudio de Corey y Holmes. El grupo estudiado tuvo un porcentaje de 110 diferentes participantes sexuales y 68 “relaciones” rectales anuales.

    Las probables consecuencias son: Incontinencia fecal, hemorroides, fisura anal, cuerpos extraños alojados en el recto, desgarros rectosigmoideos, proctitis alérgica, edema penil, sinusitis química, quemaduras de nitrito inhalado, etc.

     

    El ano y el recto son órganos que tienen la función única y exclusiva de excretar los desechos digestivos del cuerpo. No poseen producción propia de lubricantes, necesaria para facilitar una penetración; su mucosa es sumamente delicada y sus vasos sanguíneos pueden desgarrarse fácilmente provocando el sangrado.

     

    7.- Lo que muchos callan y necesitas saber: Promiscuidad y homosexualidad

    Pero además de la razón fisiológica, otro punto relacionado es la frecuencia del sexo anal y el número de parejas, muy superior en las personas de práctica homosexual. Mira los resultados de estudios obre todo esto e investígalo por tu cuenta si no lo crees.

    Parámetros clave de la diferencia entre el comportamiento de los varones homosexuales y el de los heterosexuales:

    Promedio de parejas sexuales en la vida:

    Homosexual 50
    Heterosexual 4
    Relación 12 a 1

    Monógamos

    Homosexual <2%
    Heterosexual 83%
    Relación 41 a 1

    Promedio de parejas sexuales en los últimos 12 meses:

    Homosexual 8

    Heterosexual 1,2

    Relación 7 a 1

    Sexo anal en los últimos 12 meses:

    Homosexual 65% (con hombres)

    Heterosexual 9,5% (con mujeres)

    Relación 13 a 1

    A efectos de este estudio se define monogamia como la fidelidad 100% a un cónyuge o pareja. El 26% de los heterosexuales tiene sólo una pareja en su vida (recordemos que el 50% de los matrimonios en EEUU, cuando se hizo el estudio, acaban en divorcio; alguien que se vuelve a casar no estaría en este 26% pero sí en el 83%.

    En su análisis de estos parámetros el Dr. Satinover explica por qué los homosexuales varones corren tanto riesgo. "El homosexual típico (ni que decir tiene que haber excepciones) es un hombre que practica frecuentes episodios de penetración anal con otros hombres, a menudo con muchos hombres diferentes. Estos episodios son 13 veces más frecuentes que los actos heterosexuales de sexo anal, con 12 veces más parejas distintas que los heterosexuales".

    8.- Más problemas en personas que practican la homosexualidad en el mundo gay que entre los heterosexuales.

    No olvides que todo esto son estudios realizados no por católicos sino por entidades científicas; del gobernó y privadas. Estimado hermano gay, si no lo crees investiga en fuentes seria y te darás cuenta de la verdad que muchos te quieren ocultar.

     

    Abuso de sustancias

    El alcoholismo afecta entre el 20% y el 30% de la población homosexual. El 35% de las lesbianas tiene un historial de exceso de bebida, compárese con el 5% de mujeres heterosexuales. Además, aproximadamente un 30% de homosexuales y lesbianas son adictos a las drogas.(McGill University Student Health Services. 2004. Substance abuse in the Gay and Lesbian Community).

    Un estudio realizado por la Universidad de California (UCLA) en cerca de 2000 residentes del área de California, muestra que la población homosexual tiene mayor riesgo que los heterosexuales en el consumo y abuso de sustancias adictivas. Se encontró que en un año el 48.5% de homosexuales acudieron a clínicas de desintoxicación en contraste al 22.5% de heterosexuales.

     

    Depresión, suicidio y otras patologías

    Archivos de General Psychiatry: "la gente homosexual esta en un riesgo sustancialmente mayor ante algunas formas de problemas emocionales, incluyendo suicidios, depresión grave, desorden de ansiedad, desorden de conducta y dependencia de la nicotina". Contrario al mito de las novelas, noticias y películas mostrando suicidios entre homosexuales por ser rechazados, la tasa de sucidio no es más alta donde se discrimina o no se acepta la homosexualidad sino en países donde la homosexualidad es bien vista y apoyada. Un estudio realizado en Dinamarca, país liberal donde es bien visto ser homosexual, reveló que para las parejas homosexuales registradas como hogar, la probabilidad de morir por suicidio puede cuadruplicar el promedio. El mayor riesgo se concentra entre los gays, ocho veces más propensos a suicidarse. Las parejas de lesbianas casi no difieren del resto.

    De acuerdo a la "Canadian Rainbow health coalition (CHRC)" los homosexuales, hombres y mujeres, tienen una probabilidad 14 veces más alta que los heterosexuales de cometer intento de suicidio.(C. Bagley and P. Tremblay, Suicidal Behaviors in Homosexual and Bisexual Males, Crisis 18 (1997): 24-34.6)

     

    Enfermedades psicológicas .

    Los homosexuales tienen mayor riesgo de padecer enfermedades mentales tales como depresión y tendencias suicidas, ansiedad, trastornos de la conducta, alcoholismo, drogadicción y violencia. De hecho hay mucha más violencia dentro de la comunidad en sí misma que la originada desde fuera de ella. (Whitehead, N. Homosexuality and Mental health Problems.)

    Asi que estimado hermano en Cristo, lo que afirmas del paraíso gay en realidad tiene que ver muy poco con la realidad en todo el mundo. Mas bien repites la leyenda urbana de que las personas que practican la homosexualidad son mejores y más felices cuando la triste realidad es que muchos bien un auténtico infierno y lo ocultan lo más que pueden.

    Dale una oportunidad a Jesucristo de que el tome control de tu vida y verás la diferencia.

    Dios te ama y espera. Tú y yo somos igual de pecadores y por lo mismo necesitados de salvación. Dale una oprtunidad a Dios nuestro Seóor de mostrarte todo su amor y el camino para recibirle. Te aseguro que será una de las mayores sorpresas de tu vida y la más grande bendición.

  21. Rosa

    Dos estudios de expertos científicos sobre gemelos idénticos muestran que “nadie nace gay”, como afirma el responsable de uno de ellos. Además, el otro informe subraya que “los ex gays superan en número a los gays actuales”.

    Una de las cuestiones que genera dudas sobre el comportamiento gay es en sí misma una pregunta: ¿qué es la homosexualidad? La respuesta no está nada clara. Lo que sí se sabe y es motivo de debate son las consecuencias, es decir la atracción de ciertas personas por aquéllas del mismo sexo. Pero se analiza poco el por qué, el origen.

    En ese sentido, es cierto también que se da una paradoja: estamos destruyendo instituciones que son previas al Estado y comunes a toda la humanidad, como es el matrimonio, con el argumento de una consecuencia que tiene un origen que no conocemos bien. Y esto es irracional.

    Por su parte, uno de los principales argumentos esgrimidos por el homosexualismo político es que la homosexualidad es una condición genética, aunque no todos los grupos homosexuales lo afirman taxativamente, ya que esta afirmación tampoco tiene una significación especial. Y no la tiene porque la predeterminación genética no es un equivalente de bondad.

    En todo caso, esa predeterminación justificaría una cierta irreversibilidad. Pero hay que insistir: que una condición sea provocada por una alteración genética no quiere decir que el resultado tenga que ser contemplado como un hecho positivo. Y, por supuesto, no es una referencia a la persona sino al resultado, al hecho en sí.

    La cuestión es que, si fuera condición genética, si uno nace homosexual muere homosexual, a excepción de que se identificara el factor genético que lo provoca y se admitiera un tratamiento por parte de la persona en cuestión.

    “Nadie nace gay”

    Sin embargo, dos estudios de expertos científicos en la materia vienen a coincidir en que la condición homosexual no es genética sino que se trata de un comportamiento adquirido. Su afirmación se basa en el estudio de gemelos idénticos, univitelinos, que comparten el mismo código genético. Es decir, que si uno de ellos fuera gay el otro también lo sería.

    El primero de los estudios, elaborado por el doctor Neil Whitehead, un científico que trabaja para el Gobierno de Nueva Zelanda ante las Naciones Unidas y el Organismo Internacional de la Energía Atómica, se plantea precisamente esta cuestión: si la homosexualidad es causada por factores genéticos y dos de ellos se crían en idénticas condiciones, si uno es gay el otro también debería serlo.

    Pero, los resultados de su estudio revelan que “si uno de los dos gemelos muestra atracción por personas del mismo sexo, la posibilidad de que el otro gemelo lo haga son solo del 11% para los hombres y del 14% para las mujeres”.

    Así, dado que los gemelos univitelinos siempre son genéticamente idénticos, la homosexualidad no puede ser debida a factores genéticos, dice el informe de Whitehead. “Nadie nace gay”, asegura el científico.

    Lo que genera el comportamiento gay, por lo tanto, debe ser debido a factores posteriores al nacimiento, como las diferentes reacciones personales a eventos o circunstancias que tengan un impacto diferente en los gemelos, añade.

    Cabe recordar que el primer estudio en profundidad sobre gemelos idénticos se llevó a cabo en Australia en 1991, seguido de otro elaborado en los Estados Unidos en 1997.

    “Los ex gays superan en número a los gays”

    Posteriormente, en octubre de 2001, Peter S. Bearman, del Institute for Social and Economic Research and Policy de la Universidad de Columbia, y Hannah Brückner, del Department of Sociology de la Universidad de Yale, elaboraron otro amplio estudio que se publicó en 2002 y que llevaba por título Gemelos de distinta tendencia sexual y atracción del adolescente hacia el mismo sexo.

    El estudio se realizó sobre 5.552 pares de gemelos en Estados Unidos y venía a demostrar que la atracción hacia personas del mismo sexo era común entre ellos solo para el 7,7% en el caso de los hombres y para el 5,3% en el de las mujeres (ver documento adjunto sobre el estudio).

    Otro aspecto muy importante que señala este informe y que tiene que ver con el componente genético y con la supuesta irreversibilidad, o no, de la condición homosexual, es precisamente que viene a constatar la reversibilidad.

    Es decir, sí se dan cambios en la orientación sexual en este sentido. Los dos autores subrayan que la mayoría de estos cambios, de manera no terapéutica, ocurrieron de forma natural en la vida de muchas personas. Así, hasta un 3% de la población heterosexual afirma haber sido en el pasado bisexual o gay.

    Aunque a priori se trata de un porcentaje pequeño, es sin embargo muy significativo si tenemos en cuenta que la población homosexual se mueve, según diferentes fuentes y estudios, entre un 1,5% y un 4%, viniendo a coincidir muchos de ellos alrededor del 2,5%.

    Esto equivale a decir, como afirman los autores del estudio, que hay más heterosexuales que en el pasado fueron gays o bisexuales que homosexuales en la actualidad. Como señala el informe de Bearman y Brückner, “los ex gays superan en número a los gays actuales”.

    Así las cosas, ¿cuál es el origen de la homosexualidad? Según estos estudios puede ser claramente un comportamiento adquirido, y la única cuestión que se plantearía es si además debe haber un factor de naturaleza biológica o genética que por sí solo no es determinante pero que si es activado por el contexto da como resultado un comportamiento gay.

    Parece evidente que el entorno puede activar esa predisposición, como sucede en otros comportamientos de la vida. Y si ese factor externo no existe, la homosexualidad no aparece. Normalmente, la mayoría de comportamientos humanos tienden a darse por esta lógica, ni cien por cien genéticos ni cien por cien de conducta adquirida.

    Un testimonio, criado por dos lesbianas

    Por otra parte, el testimonio de
    alguien criado por dos lesbianas y publicado por The Witherspoon Institute viene a constatar los problemas que pueden llegar a derivarse de este tipo de situaciones.

    Se trata de Robert Oscar López, profesor de la Universidad del Estado de California. López fue criado por su madre y su pareja lesbiana y estas son algunas de las cuestiones que plantea:

    1. La ausencia de la figura masculina le ha creado dificultades para relacionarse de forma estable con las mujeres.

    2. Cuando fue a la universidad, a pesar de estar en un entorno gay, se sentía más bien incómodo con la situación. No se sentía homosexual a pesar de estar dentro de la comunidad gay.

    3. No encontró auxilio en el entorno gay en el que estaba para abordar las dificultades que tenía para reconocerse como gay, porque estaban mal vistos quienes cuestionaban su homosexualidad. Los padres o madres homosexuales suelen mostrar un rechazo hacia los heterosexuales, y ese rechazo es más acentuado si uno de los miembros procede de una separación en una relación heterosexual.

    4. La comunidad gay dentro de la cual pasó 40 años de su vida a menudo le transmite odio y recriminación por haberse hecho heterosexual.

  22. Rosa

    Hace unas semanas uno de nuestros lectores tuvo la delicadeza de compartirnos su historia con la intención de que esta pueda ayudar de alguna manera a muchos jóvenes. A modo de entrevista personal, nos hace llegar una parte muy importante e íntima de su vida y el camino que, de la mano de Dios, decidió seguir. Un camino contra la corriente, ciertamente difícil pero que en sus mismas palabras, vale la pena.

    ¿Cuántos años tienes y qué te
    Tengo 20 años y estoy estudiando una carrera en el campo de la educación. Me encanta trabajar con adolescentes, es una edad de suma importancia para la vida. Es la etapa en la que, sin mucha preparación ni experiencia, se toman muchas decisiones que pueden influir en el resto de la vida.

    ¿Qué nombre prefieres para tu “condición”?

    He caído en cuenta que no quiero que me denominen o denominarme de ninguna manera. Antes usaba las palabras homosexual, gay o marica, pero me di cuenta que estaba cometiendo un error. Yo no soy todo eso, solamente lo padezco y al llamarme de esa forma estaría limitándome y no sólo a mí, sino a todos los que pasamos por esto. Es encerrarme en una caja.

    Esas definiciones hacen que la gente nos califique como distintos, desiguales al resto. Considero que es una forma de victimización, de decir “porfavor tengan compasión de nosotros, que tan distintos somos de ustedes”. Pero en realidad, yo no soy distinto de nadie más. Todos los seres humanos, hombres y mujeres, tenemos la misma dignidad y por ende la misma igualdad. No necesito que la gente me tenga pena, que me vea distinto, que piensen que yo soy tan distinto a cualquier otro, porque como he dicho antes no lo soy.

    Por esa razón prefiero llamarla “mi condición” o AMS (atracción hacia el mismo sexo) eso es lo que es y prefiero usar esos términos para que la gente comprenda a que estoy haciendo referencia.

    Esa condición es un elemento más dentro de mi persona, no hace que sea lo más importante para mí, no me determina en nada. La persona es mucho más que su atracción, nunca se ha definido a la persona por su sexualidad. La persona está compuesta por cuerpo y alma, no hay como desligar los dos. No deberíamos centrarnos exclusivamente en una atracción. Gran parte de mi vida se ha centrado en eso y es una pérdida total de tiempo, pero sobre todo de energía.

    ¿Qué opiniones tienes acerca de la cultura LGBTI?
    Nos encontramos con una definición que intenta catalogar a un grupo de gente reduciéndolo exclusivamente a su preferencia sexual. Por esa razón no me considero parte de los LGBTI, ya que no comparto sus ideales o sus puntos de vista. Para que seas capaz, aunque sea por solo un momento, de ponerte en los pies de una persona con AMS, hagamos una actividad de empatía, pero hazla de verdad.

    Piensa que estás en tu pubertad, tienes alrededor de 13 años, te llevas muy bien con tus amigos, tienes muchos temas de conversación, te ríes, juegas… Pero llega un día en el que ellos, siguiendo su desarrollo evolutivo, empiezan a llevarse con mujeres, salir a fiestas, vacilar… tú te das cuenta que no eres capaz de sentir lo mismo que ellos. Intentas seguirles la corriente, pero en tu interior sabes que no puedes hacerlo. No te identificas. Para poder seguir permaneciendo en el grupo debes intentar actuar como el resto, que todos te vean como un igual, cuando tú simplemente no lo eres.

    En un intento desesperado buscas información, a alguien que te guie y que te diga qué es lo que te está pasando, qué podrías hacer, y desilusionantemente no encuentras a nadie. De repente, encuentras toda la información de la cultura gay que te dice que tu atracción es natural, que tienes que salir del closet y que la sociedad debería aceptarte como eres, que deberías salir con otros de tu mismo sexo, coquetear, bailar, enamorarte, casarte y si quieres adoptar hijos, porque eso es lo que todo el resto hace. Te hacen creer que si haces todo eso, además de ser un proceso extremadamente doloroso para la persona, serás finalmente feliz.

    Digo que es doloroso porque he visto cantidad de videos en youtube en la que muchas personas te cuentan su experiencia, que en la mayoría de los casos fue llena de sufrimiento, para luego decirte que todo va a mejorar. Forman parte de una campaña llamada “it gets better”.

    ¿Qué haces? ¿Sigues buscando la verdad o te contentas con el camino que te llevará a la “felicidad”? ¿¡Qué harías tú!? Sigue pensando, he intentado ponerte en los pies de un gay, te prometo que no es fácil. Por esta misma razón al momento que alguien sigue su tendencia y busca el camino, el único camino que sabe que existe, de tener una pareja del mismo sexo y mantener una relación, yo no puedo opinar, me quedo sin palabras; solamente puedo sentir pena y compasión. No me siento capaz de decir nada porque en varias ocasiones yo mismo me vi envuelto en esos pensamientos.

    Sin embargo, a aquellas personas que tienen conocimiento de las otras vías y deciden seguir en la mentira por ser un camino fácil sí tendría algo que decirles: en la vida no tenemos que perseguir la felicidad momentánea, el placer instantáneo, placer por placer. Debemos buscar un significado más profundo. Una vez que veamos la verdad debemos hacer todo lo posible por intentar alcanzarla, cueste lo que cueste. Si nos rendimos a medio camino, habremos fracasado. La meta más difícil es siempre la más satisfactoria y esa meta solamente la alcanzan las personas que han perseverado en el largo caminar que todos tenemos. Dejemos de mentirnos tan descaradamente en nuestras propias caras, a pesar de toda la satisfacción que esos engaños puedan causarnos, y empecemos la travesía por un camino que, a pesar de ser mucho más complicado, traerá a la larga mucha más alegría de la que podamos imaginarnos.

    Con esto no pretendo decir que yo he logrado alcanzar la meta, tampoco que no existe la posibilidad de perderme en el camino. Pero lo que sí sé es que si me pierdo en el camino tendré varios amigos que intentarán guiarme y corregirme, yo haría lo mismo por ellos

    He tenido la oportunidad de conversar con algunas personas que tienen mi misma condición. Voy a contar sus experiencias solamente para que veas lo fácil que puede ser caer en el engaño o en una búsqueda desesperada por el placer.

    El primer chico se llama Francisco, lo conocí en internet, 4 años mayor que yo, mantuvimos siempre nuestra relación virtual. Conversé con él durante mucho tiempo. Apenas pudimos mantener una conversación seguida porque siempre terminábamos en pelea sobre religión y homosexualidad. Su historia es muy sencilla, de pequeño cursó el catecismo en su parroquia; realizó la primera comunión, la confirmación y perteneció al grupo juvenil. Tenía siempre presente su atracción hacia el mismo sexo. Sin embargo, llego el día en el que dejó todo, su fe, su credo, la Iglesia… y acomodó su fe a lo que él quería. Empezó a salir con otros chicos, enamorarse, tener novios, relaciones sexuales, preocuparse excesivamente por sus músculos y su apariencia física, ingerir drogas… todo eso después de dejar a Dios.

    Cuando conversábamos me contó todo eso. Cuando yo hablaba de castidad, de seguir a la Iglesia, de la propuesta del Catecismo, siempre se opuso fuertemente. Su preparación catequética era vaga, superficial, no dominaba muchos temas, no tenía idea a pesar de haber estudiado varios años en el catecismo. Creo firmemente que ese fue su problema, no entendió la propuesta de la Iglesia y al probar una vida llena de placer, sin gota de renuncia, se abandonó en el placer.

    El segundo chico se llama José, tiene 14 años. Conversé cara a cara con él. Gran parte de la conversación giró en torno a las opciones que tiene una persona con AMS. José no sabía que yo tenía mayor experiencia en el tema que él. Al conversar José atacó gravemente a la sociedad, la Iglesia y a Dios. Lo único que pude hacer por él fue explicarle los errores que tiene la cultura LGBTI, la postura de la Iglesia y además que es posible superar la AMS. José, como era la primera vez que escuchaba algo contrario a lo que había escuchado el resto de su vida, se mantuvo reacio. Tenía un gran desconocimiento del tema.

    Tal vez mi aproximación a las dos personas no fue la mejor, las personas que tenemos AMS muchas veces lo que queremos es ser escuchadas, contar lo que hemos vivido y que alguien nos comprenda. Antes de llegar con la doctrina y las enseñanzas de Jesucristo deberíamos escuchar, comprender y dar mucho amor. De mis equivocaciones espero mejorar en el futuro.

    En mi experiencia, una vez que me fui a confesar el sacerdote con el que hablé no sabía cómo acercarse a mí, no sabía qué consejos darme. Me sentí empujado de la Iglesia, lo que quería era confesarme como cualquier otro, pero en realidad sentí distancia e incomprensión. En ese momento logré comprender que muchas personas de la Iglesia, sin querer, han empujado a los que tenemos AMS. Sin embargo, nuestro amor a Jesucristo y a la Iglesia debe ser mayor. Hay muchos sitios en los cuales apoyarnos, muchos católicos que comprenden la situación y sobre todo que entienden las enseñanzas del catecismo.

    Estoy completamente convencido que el problema fundamental con la AMS es la falta de información que se tiene. Existe mucha información, muchos sitios web, videos, documentales. Sin embargo, no estamos interesados en investigar porque lo tomamos como fanatismo y represión.  Muchas veces he pensado que sería más feliz cuanto más ignorante fuera. La ignorancia te libra de culpa y puedes ser muy feliz sin comprender bien las cosas. Sin embargo, ahora considero que es más importante el intentar alcanzar la verdad. La verdad nos compromete a vivir de acuerdo a ella, si no la seguimos tenemos la culpa de nuestros actos. Por eso es necesario salir de nuestra ignorancia y si es posible transmitirla al resto de personas. La verdad nos hace libres.

    A mí personalmente me ha servido mucho la filosofía y la antropología que me muestran la esencia del hombre y me han llevado a comprender, entre muchas otras cosas, que las relaciones entre personas del mismo sexo no son naturales.

    ¿Cuándo fue el momento en el que te diste cuenta de que tenías esta atracción?
    Cuando entré a primer semestre en la universidad, tenía 18 años. Fue a partir de ese día, del cual no logro recordar la fecha exacta, que mi vida cambió radicalmente. Puedo decir sin miedo que ese es uno de los días más importantes de mi vida. Sin embargo, cuando estaba en el colegio ya sabía perfectamente que tenía una atracción hacia mí mismo sexo, hay rasgos que son muy notorios y delatadores. Considero que hay dos niveles por los cuales hay que pasar. El primero es el conocimiento de que se tiene esa atracción y el segundo es la aceptación de dicha atracción.

    Yo he pasado ya por los dos niveles, el primero cuando estaba en el colegio y sabía que tenía esa atracción, y el segundo cuando entré a la universidad y acepté tenerla. En el segundo aceptas tu condición y empiezas a buscar respuestas o alternativas para vivir con ella. Es como decir: “Ahora que sé que tengo esto, ¿qué es lo que puedo hacer?”

    Antes de proseguir hay una aclaración muy importante. En el desarrollo psicosexual de una persona es común que un chico encuentre cierta admiración por otro, que puede llegar hasta una atracción física. Sin embargo,esa atracción es simplemente pasajera y se irá con el tiempo. En ese caso no debería haber o existir ninguna aceptación porque no existe nada que requiera hacerlo.

    Es importante que se dé esta aceptación ya que desde ahí se empieza a ver las cosas con mayor claridad: empezar un nuevo estilo de vida, búsqueda del camino que se quiere seguir, mirar al futuro… Si se necesita hay que buscar mucha ayuda en gente que podamos confiar.

    A mí me ha tomado alrededor de tres años comprender el camino que quiero seguir y estoy seguro que durante el resto de mi vida seguiré aprendiendo mucho.

    ¿O sea que tú en algún momento de tu vida estabas interesado en seguir el camino propuesto por la cultura gay?
    La cultura gay ofrece un camino que en apariencia es hermoso, lleno de felicidad, placer y alegría. Se miente a los jóvenes con todas las premisas de la cultura gay.

    Cuando empecé la universidad, en esas primeras semanas, inmediatamente después de haber aceptado interiormente que tengo dicha atracción empezó a existir un dilema muy fuerte en mi interior. Los meses que le siguieron a ese día fueron muy fuertes. No lograba entender la razón de por qué tenía esa atracción, qué había hecho mal o que había dejado de hacer… luego, sin embargo, cuando empecé a investigar con datos objetivos del tema, me di cuenta de que muchas de las premisas de las que parte la cultura gay están mal. Al estar equivocadas sus fundamentos todo el resto necesariamente está mal.

    Hay que estudiar, repasar el tema, leer bastante, investigar… Hay algunos psicólogos que se han encargado casi específicamente a esta temática. Es así como se puede avanzar y comprender lo que la AMS es de verdad. Al igual que hay una diferencia enorme entre saber que se tiene una atracción hacia el mismo sexo y aceptar que se la tiene, también hay una más grande entre aceptar y comprender lo que en verdad es, teniendo una visión objetiva del asunto.

    Cuando leía documentos de Nicolosi, Alquilino Polaino, Joquin de Irala… psicólogos que hablan del tema, no quería aceptar lo que decían. Estaba convencido de las premisas de la cultura gay. Sin embargo, continué investigando el tema y abrí mi postura, algo bien difícil para alguien tan mentalmente rígido como yo.

    A lo largo de mi vida, he tenido puntos altos y puntos bajos, y es sobre todo en los puntos bajos, en los que más me he victimizado y más soledad he sentido. En ese conjunto de emociones negativas vienen todo tipo de pensamientos y afloran especialmente aquellos que te prometen felicidad y placer al instante. Es justamente en esos momentos cuando he pensado dejarlo todo, “salir del closet” y empezar el estilo de vida de la cultura gay, despreocupándome de todo.

    Después de todos esos sentimientos de soledad, todo vuelve a la normalidad y vuelvo a estar tranquilo. Estos puntos bajos, dentro de los más de dos años desde que acepté mi AMS, no han sido muchos, pero son muy peligrosos ya que se pueden tomar muy malas decisiones que pueden perjudicar toda una vida.

    La propuesta de la cultura gay promete mucha felicidad; sin embargo, al estar tan alejada de la verdad no puede brindar más que sentimientos pasajeros. Estoy convencido que alguien con AMS que vive de acuerdo a la verdad está más tranquilo y feliz que alguien que ha decidido vivir de acuerdo a la cultura gay.

    El conocimiento de la verdad exige mucha responsabilidad. En primer lugar, vivir de acuerdo a ella. En segundo lugar, transmitirla al resto que no la conoce. Sin embargo, al ser este un tema del cual todavía se desconoce mucho siempre hay que seguir investigando y actualizándose con cuidado de no caer en el engaño de la cultura gay.

    Para poder triunfar necesitamos perseverancia, ser capaces de continuar en nuestro caminar, dando un paso pequeño cada día, para que al final de nuestra vida hayamos recorrido varios miles de kilómetros, pero siempre teniendo conciencia de que es un pequeño paso. No pretendas cambiar tu vida de la noche a la mañana, es imposible. El cambio viene en gotitas, en lo que hacemos y dejamos de hacer en nuestro día a día.

    A medida que he ido comprendiendo la AMS me despreocupo más de seguir ese camino, al darme cuenta verdaderamente de lo que ofrece me doy cuenta que nada podría llenarme.

    “Respondióle el gran Héctor de tremolante casco: Ayax Telamonio de jovial linaje (…) no me tientes cual si fuera un débil niño o una mujer que no conoce las cosas de la guerra. Versado estoy en los combates (…) sé mover a diestro y siniestro a seca piel de buey que llevo para luchar denodadamente, sé lanzarme a la pelea cuando en prestos carros se batalla.”[1]

    Una lectura que me ha servido mucho en los momentos difíciles es la del catecismo acerca de la castidad, en la que habla también de la homosexualidad. Les comparto para que, de paso, conozcan la propuesta de la Iglesia:

    Castidad y homosexualidad:

    2357 La homosexualidad designa las relaciones entre hombres o mujeres que experimentan una atracción sexual, exclusiva o predominante, hacia personas del mismo sexo. Reviste formas muy variadas a través de los siglos y las culturas. Su origen psíquico permanece en gran medida inexplicado. Apoyándose en la Sagrada Escritura que los presenta como depravaciones graves (cf Gn 19, 1-29; Rm 1, 24-27; 1 Co 6, 10; 1 Tm 1, 10), la Tradición ha declarado siempre que “los actos homosexuales son intrínsecamente desordenados” (Congregación para la Doctrina de la Fe, Decl. Persona humana, 8). Son contrarios a la ley natural. Cierran el acto sexual al don de la vida. No proceden de una verdadera complementariedad afectiva y sexual. No pueden recibir aprobación en ningún caso.

    2358 Un número apreciable de hombres y mujeres presentan tendencias homosexuales profundamente arraigadas. Esta inclinación, objetivamente desordenada, constituye para la mayoría de ellos una auténtica prueba. Deben ser acogidos con respeto, compasión y delicadeza. Se evitará, respecto a ellos, todo signo de discriminación injusta. Estas personas están llamadas a realizar la voluntad de Dios en su vida, y, si son cristianas, a unir al sacrificio de la cruz del Señor las dificultades que pueden encontrar a causa de su condición.

    2359 Las personas homosexuales están llamadas a la castidad. Mediante virtudes de dominio de sí mismo que eduquen la libertad interior, y a veces mediante el apoyo de una amistad desinteresada, de la oración y la gracia sacramental, pueden y deben acercarse gradual y resueltamente a la perfección cristiana.

    ¿Consideras que esos sentimientos deben ser compartidos con alguien más? ¿Alguien más sabe acerca de tu condició
    Durante mucho tiempo decidí quedármelo, siempre tuve mucho miedo a que alguien más se enterara de mi secreto. Recuerdo, por ejemplo, que cuando estaba en segundo de secundaria prometí que nunca tomaría alcohol por miedo a emborracharme y decir algo acerca de mi condición. Desde mi adolescencia consideré que ese secreto tenía que irse a la tumba conmigo. Pasaron varios años y seguí pensando lo mismo, incluso cuando empecé la universidad. Sin embargo, en mi interior quería que alguien más lo supiera y fue en ese momento cuando decidí abrirme.

    Cuando intentamos guardarnos todo ese sufrimiento y luchar solos, la carga se vuelve muy pesada.Sería sencillo y parecería buena alternativa rendirse, porque se está lidiando con mucho. Con todo, muchos intentamos asumir todo eso solitos.

    El dolor cuando es compartido no se reparte a quien se lo comparte, no esperes eso, pero se hace menos pesado y el camino se vuelve menos agobiante.

    Cuando tuve la valentía suficiente y le conté a una amiga aquello que, en ese entonces, era tan profundo para mí, lloré. Mis lágrimas fueron liberadoras, de las más sinceras de mi vida. A pesar de que ella no encontraba las palabras prudentes que decirme en ese momento, su sola presencia fue lo más importante. Sus abrazos los más acogedores. Su mirada la más profunda. Finalmente, después de pensarlo me dijo: “Eres la persona más valiente que conozco, en serio lo digo”, a lo que respondí con más lágrimas.

    En este momento lo conocen solamente cuatro personas y por el momento no tengo pensado decírselo a nadie más.

    Para hacer esto se necesita, en primer lugar, prudencia y sencillez para saber a quién, cómo y cuándo contarle. En segundo lugar, confianza para saber que esa persona a la que le cuentas será capaz de guardarlo y no difundirlo, un chisme de estos se difunde a velocidades increíbles. En tercer lugar, una verdadera amistad, una amistad que te lleve al bien, que te haga mejor persona, una amistad en la que tú también puedas ayudar. No esperes ayuda solamente, tampoco que te den para darla porque la amistad va más allá de la reciprocidad, se fundamenta en el amor. Si tu amigo te ama, aunque su relación esté en prueba ten por seguro que no te traicionará.  

    ¿Alguna vez te has enamorad
    Sí. Sí me he enamorado y fue con un chico que tenía todas las cualidades que a mí faltaban: socialmente aceptado, líder, amiguero, chistoso, alegre, agradable para pasar el rato, de los mejores estudiantes, deportivo, admirado por todos… un amor completamente idealizado. Al idealizar a una persona uno no es capaz de ver ningún defecto en el otro. Esta idealización es muy común que se dé en la primera vez que alguien se enamora. Por esa razón, si le preguntas a un adolescente algo sobre su primera pareja te dirá que es perfecta, que no tiene ningún defecto. Sin embargo, de seguro, al igual que todos, tendrá muchos defectos.

    El enamoramiento fue una etapa muy difícil y complicada para mí. En primer lugar, porque no acepté estar enamorado de él sino cuando ya me había graduado del colegio. En su momento no estaba consciente de todos esos afectos que tenía hacia él. En segundo lugar, porque todo eso que yo sentía por él no hubiera podido ser nunca correspondido, porque no tiene AMS.

    Es curioso darse cuenta de que en el enamoramiento la razón y la voluntad tienen poco que hacer. Por otro lado, la voluntad y la razón si tienen un rol fundamental en el amor. Para amar a alguien hay que hacerlo libremente. No es lo mismo el enamoramiento que el amor, ya que el enamoramiento es algo más físico y el amor es personal. El amor es una decisión, y una muy fuerte, que debe ser tomada todos los días. El enamoramiento, al ser más corpóreo, es efímero y puede tender a desaparecer; en cambio el amor, al ser una decisión, puede perdurar en el tiempo.

    Yo estaba enamorado de un chico que no podía corresponderme. Sin embargo, yo no lo amaba, porque ese ya es un acto de la voluntad. Me parece fundamental aprender a distinguir entre el amor y el enamoramiento para tomar decisiones.

    Creo que no existe el amor conyugal entre personas del mismo sexo. Yo no considero que lo amaba, solamente tenía una respuesta biológica y psíquica que no podía controlar. No puede existir amor de la misma manera que no puede existir complementariedad, por mayor esfuerzo que se quiera. Esa ha sido mi postura durante mucho tiempo y he sido capaz de vivir felizmente con ella.

    No hay que vivir con el miedo de que nos vayamos a enamorar de alguien. Nosotros somos mucho más que esa atracción. Sí puede existir la amistad y de hecho es fundamental para combatir la soledad, aunque con prudencia. Sí, me enamoré y fueron unos de los momentos más duros por los que he pasado. Por el hecho de que al darte cuenta que no hay posible unión entre dos hombres, la soledad te envuelve, ves a tus amigos que están saliendo y han tenido muchas novias y que tú no lo haces. Aparecen las típicas frases: “¿Y tú cuándo te amarras?” “Tranquilo, ya aparecerá alguien para ti”, a lo que generalmente respondo: “¿Quién sabe?”

    Has hablado mucho de la soledad. ¿Qué podrías decir al respecto?
    Hace pocos meses sentí mucha soledad. Deseaba abandonarlo todo, empezar una nueva vida, tenía mucho interés en salir con alguien, saber lo que era tener pareja, un beso, un baile… me sentía muy solo, aislado de la sociedad, quería poder ser igual al resto. Pasarme la vida buscando el amor perfecto, mi media naranja, mi complemento. Quería un lugar donde me aceptaran y no me juzgaran si decidía seguir la ideología gay, empezar una vida feliz. Casarme con alguien como yo, salir a bailar, tener relaciones, convivir… Ese semestre fue el más difícil que he tenido que enfrentar. Ahora que escribo esto siento mucha soledad igualmente, revivo todos estos sentimientos.

    La soledad, la maldita soledad: un gran misterio. Tiene garras muy poderosas que te atrapan y por más que luches no te dejan ir. Intenta aislarte, literalmente, del resto de la sociedad y si no lo logra es capaz de hacerte sentir solo a pesar de estar acompañado por grandes multitudes, en la que inclusive están tus mejores amigos. Sentirte solo cuando estas acompañado. Muy pocas veces he sentido eso y han sido las peores de mi vida. Sentirte solo cuando estás acompañado es como sentir que todo el resto está pintado de colores y tú estás a blanco y negro. Como si todos hablaran español y tú un idioma raro que nadie puede entender. Cuando sientes eso lo único que quieres es que alguien te comprenda, pero como te sientes solo no buscas a alguien que te ayude, sino que te sigues refugiando y aislando del resto. Lastimosamente esta es una emoción que la sentimos muy seguido quienes tenemos AMS.

    «Llegó a la plaza del mercado. Estaba llena de gente. Le molestaba codearse con aquella multitud, sí, le molestaba profundamente, pero no por eso dejaba de dirigirse a los lugares donde la muchedumbre era más compacta. Habría dado cualquier cosa por estar solo, pero, al mismo tiempo, se daba cuenta de que no podría soportar la soledad un solo instante» [2]

    La soledad no se arregla viendo la felicidad del resto de personas. Me ha pasado que entro a un lugar, estando yo muy bajoneado, y pienso que todos lo están pasando mejor que yo, mirando al resto como yo quisiera estar y no como están en realidad. Lo mismo me ha pasado cuando estoy de muy buen humor, pienso que todos están alegres y motivados como yo lo estoy. Debemos aprender que nunca se sabe lo que los otros están sintiendo, sus complicaciones, sus problemas… No te compares con el resto, eso solamente hará que te sientas más triste y solo.

    Muchas veces he cometido el error de ver Facebook cuando me sentía solo y lo único que ves es que el resto se divierte, las fotos de todos sonriendo, quiénes se están amarrando, las amistades que tienen todos… Debemos romper esa fantasía y comprender que las redes sociales muestran la cara que cada uno quisiera tener mas no la que cada uno en realidad tiene. Todos podemos ser perfectos en nuestro perfil.

    En esos momentos debemos identificar nuestras emociones, intentar ponerles nombre y apellido, pensar cuál fue su origen y seguir adelante. Aunque sientas que el tiempo no pasa, aunque veas los días como interminables, debes seguir adelante, teniendo confianza que las cosas mejorarán. ¿Cómo sé que mejorarán si todo apunta lo contrario? Esa es la parte hermosa. No puedes saberlo, no en ese momento. Pero lo que a mí me ha ayudado a levantarme es saber que las cosas mejorarán. Lo que no me ha servido es dejarme llevar por esas emociones porque cuando lo he hecho me victimizo tremendamente y eso no me ayuda a salir, más bien solamente a hundirme más. La esperanza. Saber que todo tiene un sentido y que todo va a mejorar.

    Cuando te sientas solo, busca una escapatoria, no te hundas en tus pensamientos ni tampoco en tu pesimismo. Has algo que te guste y que sepas que te hará crecer como persona[3]. En este momento para mí es escribir. Escribir algo que no sé si alguien más vaya a leer alguna vez. Escribir con estos sentimientos me ayuda a enfrentarlos, además, me permite despejar un poco mi cabeza y a recordarme que tengo que seguir adelante. Esto no significa que nunca más voy a volver a sentir la soledad. Estoy seguro que la volveré a sentir. Pero tengo que estar preparado para aceptarla con los brazos abiertos. Decirle: “¡Ven!, aquí te espero. No te tengo miedo”, verle a los ojos y seguir adelante porque cuando venga estaré preparado.

    Un lado positivo que he encontrado al momento de sentirme solo es que muchas veces me indica que estoy haciendo algo mal. Por ejemplo, me ha indicado que me siento así por varios días que he sido perezoso y no he hecho lo que tenía que hacer. Hay que aprender a identificar qué cosas hemos hecho para sentirnos de esa manera, para que en el futuro seamos capaces de evitarlo. Lo único bueno de un error es el aprendizaje que viene a continuación. Si no aprendiste nada, ha sido una caída inútil.

    La soledad puede ser muy potente, y provocar las lágrimas. Yo te aconsejo que las sientas, siente cómo caen, esas gotas saladas, por tus mejillas, deslizándose suavemente. Las lágrimas permiten el desahogo y aunque no lo parezca ayudan a la situación. Un proceso tan natural como llorar lo debemos hacer tanto hombres como mujeres. Rompamos esa costumbre de decir a los hombres que no lloren, les impiden un gran desfogue emocional que a la larga necesitan. Lloremos cuando tengamos que llorar, sin importar lo que el resto piense de nosotros. «Bienaventurados los que lloran, porque ellos serán consolados». [4] No te pongas bravo, no caigas, al tener emociones negativas sigues la corriente de la soledad, hundiéndote más. Debes intentar racionalizar esas emociones negativas y te darás cuenta de que no son más que tonteras. Encontrarás muchas respuestas, pero la principal será que los otros son felices y no están solos, y que tú no estás feliz y además estás solo. Todos los males se pueden superar una vez que sabes que los padeces. Una gran compañía en esos momentos es Dios. Piensa que cuando estés con Él tendrás mucha más felicidad que la que podrías conseguir en la faz de la tierra.

    Algo que te puedo decir es que la soledad nunca va a desaparecer con la pornografía. No importa cuántas horas pases delante del computador fantaseando, la soledad no se va a ir, llegará con mayor intensidad. Busca otros medios, aléjate si es posible de la tecnología. Siéntate a pensar, sal a dar un paseo y despeja tu mente. De primera mano te digo que se vuelve una búsqueda desesperada de la carne. En algún momento de mi vida empecé a chatear con otros hombres. Esas aplicaciones son una verdadera carnicería. Lo único que quiere la mayoría de esa gente es sexo, placer y fotos de ti. No sé por qué, pero las personas con AMS tenemos una fuerte debilidad con estas cuestiones, buscamos fuertemente la satisfacción carnal. Esa nunca va a ser la solución a nuestro problema. La AMS solo se puede agravar con esas cosas. Solamente tienes unos pocos momentos de placer, lo que viene a continuación es una gran miseria.

    Si has caído no te sientas la peor miseria del mundo. Lo que demuestra una caída, por más voluntaria que haya sido, es que eres humano. Sin embargo, siempre, después de una gran caída, tiene que venir una gran levantada. Para poder levantarnos necesitamos un fuerte sustento y convicción que nos impulse a seguir adelante, puede ser por tu familia, amigos, por Dios, por ti mismo… Si no hay un motivo, ¿para qué nos levantamos entonces?

    Una buena forma de romper la soledad, el egocentrismo y el egoísmo, muchas veces característicos en nosotros, es a través de la ayuda a otras personas. Poder darnos cuenta que no somos los únicos que sufrimos. Debemos salir de nosotros mismos e intentar ayudar al resto. Creo firmemente que ese es el camino, no solo para nosotros, sino para todas las personas. Ayudar a los otros, caer en cuenta de su dolor y si es posible intentar abarcar en nosotros el dolor que tienen ellos. Como diría una canción: “Que nuestro cansancio a otros descanse”.

    ¿Cómo estás viviendo la AMS? 

    Este no ha sido ni es un camino fácil. Está lleno de incertidumbre, peleas y contradicciones, sobre todo por intentar comprender la razón de la AMS o por qué razón, de tantas personas, tenía que ser yo el que la tuviera. En este caminar me he encontrado con muchas ideas, posiciones, opiniones. Muchos amigos opinan que los gays sí deberían casarse, adoptar hijos… Típicas preguntas como: ¿Qué harías si tus hijos fueran gais? Con relación a las opiniones de los primeros solamente guardo silencio, y si es necesario opino que yo no estoy de acuerdo con que adopten, usando como principal argumento que los niños tienen derecho a tener un papá y una mamá, fueron hechos a partir de esos dos sexos. Ese derecho debe primar sobre el derecho de dos hombres que quieren tener hijos, y como no pueden hacerlo naturalmente, porque es imposible, desean hacerlo de otras maneras. Con relación a esta pregunta que, increíblemente, me han preguntado muchas veces, respondo que no sabría exactamente qué decir, pero lo que sería seguro es que le enseñaría todas las opciones que tiene. Aparte de eso depende mucho de su libertad, de sus prioridades, su visión de la vida, las ganas de trascendencia que tenga…

    En mi caso concreto, una vez que pude ver todo el panorama completo opté por seguir a Jesús, las enseñanzas de la Iglesia. Ese camino, estoy convencido, es el más duro ya que propone una vida de castidad, control de las pasiones, domino de uno mismo. Bueno, la Iglesia pide eso a todos los católicos. La excepción está en que para alguien con AMS la castidad es permanecer solteros.

    Es un camino complicado porque involucra lucha diaria. Vuelvo a especificar que esa lucha también debe tenerla cualquier católico, seguir a Jesús involucra renuncia, sacrificio, lucha, sufrimiento, desprendimiento… pero también mucho amor, sin el cual no se podría seguir Son muchas las veces que he caído, muchos los días en los que quiero abandonar todo, muchas las tentaciones que he seguido, muchas las horas que he perdido en impurezas. Soy débil, me reconozco así. De cada caída me levanto, algunas veces con más ánimo que otras. De mis errores aprendo, los analizo y comprendo en qué me equivoqué.

    Conclusión:

    Tengo mucho más que desearía poder contarles acerca de mi experiencia, pero ahora te queda el camino a ti. Tú debes ser el que siga ese caminar. No es un camino fácil pero vale la pena recorrerlo. Actualmente me encuentro en terapia, estoy solucionando varios problemas que tuve en mi infancia. Voy unos ocho meses y siento que me ha ayudado muchísimo. Espero firmemente poder superar esta atracción, pero si no lo hago no hay mucha presión.

    Te recomiendo que aprendas mucho de tu condición, es un terreno desconocido pero es el lugar exacto donde Dios ha querido que estés. Yo por mi parte sigo buscando respuestas.

    [3] No hago referencia a las escapatorias adictivas que llevan a vicios: alcohol, drogas, pornografía. Sino actividades que te ayuden a distraer un poco la mente y no encerrarte fuertemente en pensamientos negativos.


Post a new comment

Click to Hide Advanced Floating Content
 
Click to Hide Advanced Floating Content
 

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de análisis. Al continuar navegando entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies.
Más información sobre cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies