Diario de una adolescente: Mi primera vez

Tienes doce o trece años, quizá catorce. Todo el mundo habla de cómo querría que fuera su primer beso, su primera vez, su primer amor. Ves películas y series utópicas en las que todo es tan escandalosamente romántico y perfecto…  Oyes a tus amigas y conocidas algo mayores que tú hablar de lo insulsas y decepcionantes que fueron sus primeras experiencias, o quizá escuchas lo maravillosas que fueron y cómo las llenaron por dentro. En todo caso, tienes unos trece años y nunca has besado, ni mantenido relaciones, ni te has enamorado. Todo un mundo delante de ti por conocer y del que no sabes qué esperar.

Escuchas por todas partes que la primera vez debe ser con alguien especial, porque la recordarás para toda la vida. Imaginas, gracias a todos los medios de comunicación y la cultura, que el sexo es, aparte de algo envuelto en un gran secretismo, una especie de burbuja en la que se para el tiempo.

www.mirales.esEn mi caso, ése era mi concepto. Las películas me hicieron creer que sería algo tan importante y que me marcaría tanto que lo primero que pensé al hacerlo fue: “¿Ya está? ¿Eso es todo? Pues no es para tanto…” También cabe remarcar que mi primera vez fue con un chico.

Pero sí, luego caí en el romance estereotipado y cursi tras enamorarme de mi primera chica, con la que tuve, obviando a este chico anterior, mi primer beso, mi primera relación sentimental y sexual, mi primer enamoramiento… En fin, mi primer todo. Después de ese primer encuentro sexual, no exagero diciendo que comprendí un poco a qué se referían los medios, a que se refería el romanticismo, esos dolores de tripa, ese sentir que no pasa el tiempo. Porque en ese momento recuerdo que hasta pensé que brillábamos de lo enamoradas que estábamos.

Recuerdo que la primera vez que nos besamos pensé: “¿Qué estás haciendo? ¡Estás besando a una chica!”.  Había pasado sólo una semana desde que me di cuenta de que me gustaba, no me había dado tiempo ni a hacerme a la idea. Y no, no hubo cohetes, ni vi las estrellas, como en los libros y películas, pero fue bonito y especial.

Y recuerdo también que, gracias a los fantásticos tópicos románticos, siempre había deseado perder la virginidad con alguien que también fuera virgen, pero aunque no fue así, mi primera vez con una chica fue también su primera con otra chica, por lo que consideré mi deseo cumplido. ¿Por qué nos importarán tanto esas cosas?

En la adolescencia todo el mundo habla de una primera vez. A todos les importa. Y a algunos puede parecer extraño cuando esto ocurre con una persona de tu mismo sexo. Creo que cada una debe tener relaciones con quién le apetezca en ese momento de su vida, y no dejarse llevar por los estereotipos románticos, los prejuicios y comentarios.  Simplemente vive lo que te apetezca vivir.

13 comentarios

  1. Ainos dice:

    Aunque me paso los días autoconvenciéndome de que arrepentirse no sirve más que para hacerse daño a una misma por el pasado, sí que hubiera preferido que mi primera vez fuera de otra manera, con otra persona, en otras circunstancias… Pero en fin, soy de las que piensan que la vida se vive por los buenos momentos y los malos están para vivir y disfrutar los mejores.
    Aunque, como en todo, hay de todo.

  2. Helen dice:

    Pues yo aún sigo enamorada de esa primera vez, que fue con una chica, porque fue aún mejor y más romántico de lo que me había imaginado nunca. De hecho, aún no he vuelto a sentir algo parecido con el resto de chicas con las que he estado, y de esto ya hace 7 años!!
    Supongo que cada persona entiende el amor y el sexo de forma muy distinta, y el truco está en encontrar a esa persona que piense y sienta al respecto como tú.

  3. ladykaos dice:

    Mi primer amor fue una mujer, luego vinieron los …tienes perdida de identidad sexual, y fue un error que cometi.
    Era verano, el 28 de febrero habia dejado atras siete años de celibato, y empezaba una nueva vida con mi lokura particular. Fuimos al pueblo de mi madre, la socorrista era lesbiana, pero yo creo que no sabia lo que era eso. Siempre me kedaba sola leyendo en la piscina despues de hacer mil perrerias con mis sobrinos. Un dia estaba con una chica, su novia, y me llamaron. Se pensaban k yo entendia. Nada mas lejos. Tube una crisis y me volvi a mi tierra donde estuve una semana ingresada. Al volver termine de hacerme muy buena amiga de la socorrista, y un dia que nos quedamos solas, sin quererlo ni beberlo le dije k me iba a duchar, con el bañador, y k seguro que no se atrevia a venir,jo k no. cuando me di la vuelta alli estaba plantada. me acerque a ella y sucedio. Yo no hacia ni cinco meses que habia dejado mi vocacion a Dios por enfermedad y me estaba liando con una chica, pero nada de eso me vino a la cabeza, ni k era una chica, ni k k estaba haciendo, ni las consecuencias que tendria.
    eso se acabo ese verano, y las mujeres en mi vida tambien hasta tres años despues.
    Cuando sucedio akello en el pueblo tenia 22 años.

  4. María Fernández dice:

    Mi primer beso me lo dio a los trece años un chico al que quería mucho. Fue un pico robado y yo pensé que lo que pasaba era que no había apuntado bien, hasta que vi que se marchaba corriendo. Mi “segundo” primer beso fue por tanto a los dieciséis, a mi “novio formal”, el día de San Valentín, cuando me regaló una rosa roja que no recuerdo cómo llevé escondida a casa.

    Pero el primer beso que me hizo temblar de pies a cabeza ha sido hace muy poquitos meses, con treinta y pico años. Tuvo algo de pérdida de virginidad, de revelación, de encuentro erótico, de locura y tanto miedo como un beso adolescente. También algo de decepción: ella descubrió con ese beso que no, que chicas no. Pero en mi caso, fue una afirmación total: ·sí, me gustan las mujeres, no es un espejismo, sino una enorme verdad de mi vida”.

    Ahora lo único que espero encontrar a una chica que desee descubrirme el mundo con sus besos..

  5. Ali dice:

    Yo si me auerdo de mi primer beso pero no lo voy a contar que es muy larga la historia jajajajaj.

  6. Dika dice:

    Son cosas que no se olvidan pero pues ya a estas alturas meeh.. Jajaja

  7. MJ dice:

    Primer beso con 4 años, pero era un chico! Pasaron muuuuuchos años antes del primero con una chica

  8. Aroa dice:

    Mi primer beso fue un desastre(fue con un chico también) ni mariposas ni fuegos artificiales, poco después, a los 13 años fue mi primer beso con una chica(no fue tan desastre pero tampoco hubo violines en mi cabeza jeje) mucho mas tarde y después de besar sin éxito a otros hombres…me enamoré locamente y a primera vista de una mujer y el día que nos besamos por primera y, seguidamente, nos acostamos…pfff sentí descargas eléctricas, mariposas en el estómago, fuegos artificiales y de todo!!

  9. Luisa dice:

    Fué muy parecido a mi primer beso con un chico, solo que muuucho más excitante dado que existía el “factor aventura”. Por lo demás, el mismo estómago encogido, la misma taquicardia… aunque lo que siguió fué mucho más bonito y me llenó mucho más. De hecho, no cambio a mi chica por el mejor de los chicos

  10. Laura dice:

    Mi primera vez fue la mejor de todas mis veces, no la cambio por ninguna. Y es que hay cosas… Que nunca se olvidan

  11. Johana dice:

    Jejeje. Mi primer beso fue una experiencia tan desastrosa que ha sido muy oportunamente desterrada de mi memoria (chico)

  12. Elena dice:

    Desde los 6 años supe que me gustaban las mujeres, pero el miedo al rechazo fué más fuerte. Mi primer beso, inolvidable, con la chica a quien más he amado hasta día de hoy. Tuve suerte. Con 19 años. En mi primera vez en la cama con otra mujer, 29 años, estaba tán nerviosa que no pude disfrutar todo cuanto hubiese querido. Tiempo más tarde descubro que era heterocuriosa y solo quería experimentar.

  13. Nimueh dice:

    Mi primer beso (con un tío) fue un auténtico desastre… Tenía 15 años ya, pero aún así era bastante inocentona… No fue hasta los 18 que besé a la primera chica y ni punto de comparación. Aún así, no estuve con nadie hasta un años despues, con mi primera novia de verdad. Todo hay que decirlo, esa primera vez fue un auténtico desastre… Pero no se puede juntar a dos personas completamente vírgenes y esperar que sea perfecto. Desastre o no, fue nuestro. Y oye, es cuestión de práctica.

Dejar un comentario