Sophia Parnok, la safo rusa

Rusa, hija de una física, lesbiana, con una madrastra difícil y un padre que no entendía ni aceptaba su lesbianismo. La escritura fue un bálsamo para ella, y la medicina de todos sus males.

El 11 de agosto de 1885, Taganrog acogió entre sus habitantes a una criatura especial: Sofía, una niña que se quedaría huérfana de madre a la corta edad de seis años y que pasaría a tener, muy poco tiempo después de esa lamentable pérdida, una madrastra con quien tendría una complicada relación. La madre de Sofía había sido física y una mujer muy competente, culta y luchadora para la época en que le tocó vivir. La siguiente esposa de su padre, sin embargo, no supo llegar al corazón de Sofía, ni ganarse su confianza. Por si esto fuera poco, su padre, apenas descubrió la homosexualidad de su hija, la desaprobó tajantemente, marcando su juventud y dejando una huella con la que muchas nos sentimos identificadas.

A la asombrosa edad de seis años, coincidiendo con el fallecimiento de su madre, halló refugio en la escritura. Esa iniciación temprana explica que con 16 primaveras escribiera largo y extenso sobre su sexualidad y sus primeros amores lésbicos.

En 1905, a la edad de 20 años, se fugó de su casa con una amante actriz con quien emprendió un corto periplo por Europa que se vio interrumpido por la falta de dinero, viéndose obligada a regresar a la casa familiar. En el siguiente intento para independizarse optó por obtener matrimonio con un amigo poeta cercano con quien compartiría tan solo un par de años de su vida.

Valiente, independiente, luchadora, lesbiana, mujer, periodista, amante, libretista de ópera, creativa, traductora, apasionada, poeta. La vida no pudo con ella, y cual ave fénix supo salir a flote de los momentos difíciles.

Abandonó a su marido justo a tiempo de salvar su vida personal, y se estableció en Moscú. En 1914, justo antes de la Primera Guerra Mundial, conoció a Marina Tsvetaieva, una poeta, cronista y corresponsal con quien mantuvo una relación apasionada y dolorosa. Fruto de esta relación nacieron poemas y obras de ambas. Marina dedicó a Sofía su ciclo “Amiga”, así como el  ensayo Mon frère feminine (“Mi hermano femenino”). A finales de 1915 realizaron juntas un viaje a Petrofrado que Marina inmortalizaría dos décadas después en su novela Una tarde de otro mundo. El viaje fue una extensión de sus vidas cotidianas: los reproches y las escenas dramáticas fueron una constante. Sin embargo, el amor entre ellas era tan fuerte que no conseguían romper los lazos. Tsvetaieva escribiría en su diario:Ella podía rechazarme, volverse de piedra, aplastarme bajo sus pies, pero me amaba”.

Poemas (1917), La viña (1923), Música (1926) y A media voz (1928), fueron algunos de sus principales trabajos. La censura soviética truncó muy pronto su carrera poética, tachándola de ilícita, y Sofía, forzada a no publicar, se dedicó entonces a traducir poemas de Baudelaire y novelas de Proust y Rolland, entre otros.

Tuvo fama de donjuanesca entre el círculo artístico de la época; y para qué vamos a negar que Sofía Parnok sentía una gran atracción por su mismo género. En 1923 conoció a Olga Tsuberbiller, una matemática con quien viviría hasta su último día. Ello no impidió que se sintiera atraída por otras mujeres. Su último amor, Nina Vedeneyeva,  fue física, como su madre biológica, y la fuente de inspiración que la llevaría a publicar sus últimos dos ciclos de poesía lésbica: Ursa Major y Useless Goods.

El 26 de agosto de 1933, con los 48 años recién cumplidos, un ataque al corazón pone fin a la vida de una mujer apasionada, amante de las mujeres y gran poeta.

Hoy no te quiero.
Que tu lengua enmudezca.
Memoria, celestina vana,
no me unas a nadie.

No me atraigas hacia los senderos oscuros,
hacia los lugares abandonados
hacia estos malhablados, estos cohibidos
labios besados.

Con inspiración de los sacrílegos
cavé el corazón hasta el fondo.
De mi santoral de amor
arranco los nombres.




There are 2 comments

Add yours
  1. Natalia

    Conocía de nombre tanto a Sophia como a Marina Tsvetaieva,y sabía de la relación de ambas, pero no conocía otros entresijos de la vida de Sophia. Hasta ahora no he podido leer nada de ninguna de las dos, pero buscaré esos versos y las obras en prosa.


Post a new comment

Click to Hide Advanced Floating Content
 
Click to Hide Advanced Floating Content
 

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de análisis. Al continuar navegando entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies.
Más información sobre cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies