SONY DSC

Soy “la otra”

Las lesbianas estamos genéticamente programadas para meternos en líos raros. Incluso las que no quieren, las que dicen pasar de historias y rollos extraños, acaban con la lesbian agua hasta el cuello. A día de hoy mí lío es el siguiente: soy la otra. La ilegítima, la que es apodada con nombres de animales en formato femenino: zorra, perra…

La que no va a las comidas familiares, la que no sale en las fotografías, ni es etiquetada en Facebook. Pero soy la que tiene sexo apasionado (una de las ventajas de ser “la otra”).

En caso de cuernos, ¿quién es la “mala y pérfida” de la historia? ¿La que engaña a su novia? ¿Yo que me meto en una relación? ¿La pánfila que no se entera de nada? Vale, me he pasado, esta última no tiene culpa pero es que es inevitable, en mi situación, no cogerle manía.

¿Cómo una mujer tan razonable como yo se metió en este berenjenal? Me lo pregunto frecuentemente esta última semana. ¿Mi respuesta? Nunca fui razonable. Siempre he sido una kamikaze con espasmos de racionalidad.

Ella, el objeto de mi deseo, se llama Inés. Y cuando la vi hace un mes y medio en un bar me quedé atontada. Había algo en su forma de mirar y sonreír que condicionaba mis propios ojos y boca. Mi amigo Marc, con el que tomaba una cerveza, la miró y me dijo: “Anda, pero si es Inés, de mi gimnasio”.

Se sentó con nosotros y yo no tardé mucho en decir, sin venir a cuento, que soy lesbiana. Desde que estoy soltera es mi estrategia de conquista. Pues si la susodicha que tengo enfrente también lo es, digamos que se lo pongo fácil y no perdemos tiempo en especulaciones. Y si no lo es, también bien, puesto que este año se ha disparado la tasa de mujeres que se definen como heterosexuales pero fantasean con la idea de tener sexo con otra mujer.

Resultó que Inés era bollera y tenía novia desde hace 3 años. Es el tipo de mujer guapa, que busca jugar, provocar, pero en el fondo no sabe jugar. Pierde con facilidad y cae en las trampas de su oponente. Estuvimos un par de semanas intercambiando mensajes, yo sentía que no tenía nada que perder. Ella pensaba que podría controlar. No pudo.

Las primeras tres semanas fueron intensas. Divertidas. El buscarnos y el desentendernos, tenernos la una a la otra en la cabeza, en el cuerpo. Condensar todo lo que teníamos que decirnos con las manos y con la boca, en las pocas horas libres que ella podía justificar ante su novia.

Pero ya sabéis, estamos genéticamente diseñadas para meternos en líos. Y astrológicamente determinadas para complicarnos la vida innecesariamente. Las tres primeras semanas fueron geniales. Al comienzo de la cuarta empecé a molestarme sutilmente por los planes de vacaciones que tiene con su novia. Empiezo a irritarme porque en lugar de cenar conmigo el jueves, irá al cine con ella. Porque tienen una canción, tienen una historia en la que yo me muevo como el personaje invitado en una sitcom de humor absurdo.

Me gusta, le gusto. La quiere. Se quieren. Y llega el punto donde todas son preguntas y nada es respuesta. ¿Quién ganará y quién perderá? ¿Cuál es el límite previo al derramamiento de sangre?




There are 44 comments

Add yours
  1. Mar

    Juas, juas!!
    ¿Hace un mes y medio?, ¡estás a tiempo de salir por patas de ahí!

    No obstante, te queda la posibilidad de que sois tres mujeres, y no un hombre supermachohetero…, y es que siempre va a ser más fácil dejar a una lesbiana que a un marido que si siquiera se percata de que no eres un juguetito nuevo. En tu caso, las tres cabezas funcionan en la misma onda…

    Te doy la razón en una cosa, que supongo se acabará cuando seamos capaces de ponernos en nuestro sitio a todos los niveles: las lesbianas tenemos una capacidad asombrosa para meternos en líos.

    Y te pregunto: ¿eso es lo que quieres para tu vida? ¿Sexo apasionado que te enganche para que luego te dejen plantada? Mal camino has tomado… De toda la vida “las amantes” han sido las que se quedan en la cuneta, salvo raras excepciones…

    Suerte!! Y corta de raíz si no quieres relamerte las heridas dentro de poco…

    Saludos
    Mar

  2. Dar Roberts

    Me pasó lo mismo, solo que no medí lo HDP era la mujer que me llevo a cometer tamaña estupidez. Te podría dar el consejo que te darían muchas…sal corriendo de esa seudo relación, pero se que es algo complicado cuando la pasas tan bien! Aunque te lastime esos detalles de saber que por estar con su novia no puede estar contigo…en fin…meditalo…tarde o temprano, todo se sabe.

  3. Mar

    Y por favor, no…, no estamos genéticamente diseñadas para meternos en líos. Hemos estado socialmente “disminuídas”, sin derechos y maltratadas, lo que provoca que no nos valoremos lo suficiente… Hasta que nos cansemos de que nos sangren, y más ahora, que como dices, salen de debajo de las piedras las hetero con ganas de nuevas sensaciones.
    Que enciendan todas las alarmas!

  4. Aroa

    Qué interesante este artículo, yo nunca he sido la otra para poder opinar y tampoco se puede decir nunca de este agua no beberé pero si puedo decir que una buena amiga que tengo fue la otra…tanto fue la otra que poco tardo en enamorarse y lo fue durante 7 años…Sólo puedo aconsejar que cortes esa relación a tiempo. Mi amiga acabó destrozada y con la vida del revés mientras el objeto de su amor, ahora convertida en el de su obsesión está feliz con su novia esperando su primer hijo

  5. Sarita

    En mi caso fui “la otra” en el plano emocional durante un tiempo que no fue nada fácil, no llegó a a ser físico hasta que dejó a “la oficial” para poco después volver con ella, olvidarse de mí y dejarme hecha una mierda como nunca me había sentido.

    Aunque creo que cada caso es diferente y cada persona es un mundo, al meterte en una historia con alguien que ya está con otra persona quien más papeletas de salir perdiendo, como ha dicho Mar, eres tú. Claro que yo he estado en esa situación y si te pillas de esa persona por mucho que no seas la oficial, si te hace caso hay que tener mucha fuerza de voluntad para decir que no. Pero tienes que saber que esa persona ya tiene un enganche emocional con otra y que si tú no te respetas ella sabe que te puede tener ahí todo lo que quiera y más, en algún momento tienes que poner un límite, tienes que quererte más a ti.

    En fin, mucho ánimo y que todo salga bien. Y si no una experiencia más en la vida, que será dura pero te ayudará a crecer…

  6. G.

    Yo era de las que pensaba que jamas me metería en un follón así. Que necesidad! Pues de cabeza que me metí hace ya mas de medio año.
    Pensaba que era la primera, la única, durante las dos primeras semanas, hasta que me enteré de que hacia poco que había empezado algo con otra, pero nada serio. En ese momento la verdad es que no me importó porque solo nos estábamos conociendo, y no me planteaba nada con ella mas allá de cuatro frases tontas y un par de cenas…
    Pero la cosa ha avanzado en el tiempo, y ahora soy la otra, pero solo emocionalmente, porque claro, ella no hará nada teniendo novia… Como si no fuera mucho peor estar conectado emocionalmente con alguien… Eso si que son cuernos y no echar un polvo!
    La verdad es que no se como acabara esto, me empieza a costar mucho saber que no existo en su vida. Seria la típica amante que va al entierro y se queda a 100 metros, porque claro, nadie sabia de su existencia…
    Supongo que tarde o temprano tendré que cortar de raíz con esto, porque no es nada sano, al menos para mi. Para ella es perfecto, su novia le da el mejor sexo del mundo (no era necesario que me diera esa información) y yo la lleno emocionalmente porque le encanto como persona… Zorra!
    Me va a costar horrores, me encanta, demasiado… Pero lo conseguiré, me quiero demasiado como para ser la otra eternamente…

    Sinceramente, corta con esto que puede que aun estés a tiempo, cuando lleves mas de medio año estarás totalmente perdida…

  7. Mar

    Una cosita que añadir…, cuida tu dignidad…
    Como ha dicho “Sarita”, una ruptura siempre duele, un final siempre es lamentable y doloroso, pero cuando encima ha quedado dañada tu dignidad, cuesta mucho recuperarse, nada te deja “hecha más mierda”… Tu amor propio, tu autorespeto, tu valor, valen más que miles de polvos, y que miles de ilusiones. Consentir ser un postre es dañarte en lo más hondo de tu ser.

  8. María Fernández

    G. ¡¡¡TEN CUIDADO!!!

    Esa chica está jugando contigo. Yo tengo a una chica haciendo exactamente ese mismo juego conmigo. Al menos ahora soy consciente y estoy abriendo ventanas y dejando correr el aire cuando sube demasiado la temperatura.

    Yo solamente he sido “la otra” en una relación con un tío. Lógicamente, yo me llevaba el sexo con pasión y todos los dolores de cabeza del “dónde estás” cada vez que le sonaba el móvil y “la legítima” indagaba un poco mosqueada -pensando con cierta inocencia que su querido esposo trabajaba demasiado-. Pero fui una “otra” bastante consciente de que “la legítima” debía estar por delante de mí, nunca quise estar en su lugar y solamente esperé demasiado antes de ser fuerte y decidirme a romper esa situación absurda con una persona a la que amaba con locura, pero que no era en absoluto para mí. Por supuesto, ambos siguen juntos, no sé con ayuda de cuántas crías inconscientes como yo (que tenía de aquella demasiados pocos años). Por supuesto, estuve cerca de la depresión, por supuesto, dejé de quererme, destrocé mi autoestima.. Por supuesto, dejarle me acarreó la mayor cantidad de chantaje sentimental que he vivido en mi vida.. bueno.. en mi vida hetero, que en mi escasa experiencia emocional como bollera he acabado por ver que somos más sutiles y apretamos mejor las tuercas nosotras.

    Pero por supuesto y sin duda, soy mucho más feliz siendo yo, sincera con quien quiera algo conmigo, con las cartas sobre la mesa, sin dobles juegos. La época de pensar que se puede sufrir todo simplemente porque es amor… en fin, no. Amor sincero, compartido, que solo nos duela la vida, que ya es de por sí bastante complicada..

    • G.

      Eso estoy intentando hacer yo, abrir ventanas y dejar que corra el aire.
      Estoy muy cansada de sus cambios, de pasar de un: ooh, me encantas y me muero de ganas de verte!! a un: paso de ti durante una semana porque si…
      El otro día le pregunté si en caso de que le pasara algo me enteraría… Vamos, que si hay alguien en su vida (amigos, hermana) que sabe de mi existencia, y la respuesta fue que no lo sabría… Genial…

      Voy a concentrarme en mi vida, que ya de por si es complicada. Por que como tu dices, eso de que no pasa nada por sufrir porque es amor… no.

      No entiendo a la gente como ella, en serio… Puedo entender que no quieras una relación a distancia (yo tampoco), y que por eso no quieras avanzar mas. Lo entiendo, totalmente. Pero entonces córtalo de raíz, si no estas dispuesta a echarme de menos, quédate con tu novia y ya esta! Total, no nos encontraremos por la calle, ni en una cena de amigos, ni en el bar de la esquina de siempre, porque no tenemos nada de eso en común…

      Pues eso, que estoy trabajando en esto de dejar entrar aire nuevo y sacar el que esta ya muy cargado…

      • Dani

        Hola G., me gustó mucho el relato. Pero es duro que al final te sientas así, me da pena que te hayas metido de cabeza en esa situación – aunque no te conozca – porque sé lo que se siente, y que al final la cosa haya tomado ese rumbo. Pero… cuando empezasteis tú ya sabias que ella tenia novia ¿no? Y que era una aventura que podría convertirse en un riesgo caso te engancharas. Pues ahí está! La chica tiene una relación, seguramente estarán pasando un malo momento y de alguna manera le hiciste volver a sentirse “viva”. ¿Te llegó a decir algo sobre dejar a su novia e irse contigo, o te estás enamorando y ya necesitas un poco más? Yo tengo novia, no me gustaría la idea de estar en la piel de ninguna de las dos (Inés o su novia) y creo que en tu piel sí, pero sólo si estuviera segura de que no quiero nada más que lo que habéis tenido hasta ahora. Es necesario mucha inteligencia emocional para no caer en esos marrones. Te deseo suerte, que mejores pronto, y que seas muy valiente para desistir si es el caso, o expresar lo que de verdad quieres y pedirle la atención que la requieres. Si te la deniega, pues “pista!”; borrón y cuenta nueva! Saludos!

  9. Gigante azul

    Mi enhorabuena, doctora.
    Soy de las que piensan que sólo con cicatrices se logra dar verdadera forma y color al alma. Quizás por ello anhelo tanto volver a experimentar la intensidad de una guerra, con metralla en forma de piel que me electrifica y bombas que estallan al besar una boca. Y aunque con el silbido de los primeros disparos corra a refugiarme a la seguridad de mi trinchera, de la que conozco hasta el último rincón y donde se que jamás me alcanzarán las balas, no logro esquivar mi deseo. Por muy a salvo que ponga mi cuerpo, el fuego de la batalla me sorprende de noche, prendiendo irremediablemente mis sueños.

    • Mar

      Mientras solo seas tú quien te hieras…, porque al abandonar tu refugio seguro e ir en busca de intensidades puedes dejar otras heridas por el camino…

  10. Mar

    La segunda parte del artículo puede ser así:
    Unos meses después: la irritación ha pasado a descomponerte la dignidad, y vas y preguntas directamente, y en ese preguntar enfrentas una realidad que nadie quiere ver salvo tú, y quien juega a dos bandas se altera: “pero cómo te atreves…”, “no me tenses la cuerda…”. Y tú, que quieres tanto, y a ti, que te quieren tanto, solo se te ocurre que es mejor esperar, que este asunto tan lleno de apasionado amor es tan veraz que no puede acabar mal…

    Se te va instalando en el pecho un dolor casi perpetuo, que solo desaparece ante las muestras de que tu historia tiene sentido, que es cuando te regalan algún tiempo, alguna muestra de que importas realmente frente a “lo oficial”, y como una droga dura este juego destructivo se va apoderando de ti, hasta que un día, con la cabeza fuera de lugar, te salen todos los dolores de golpe, y quien te quiere tanto y te abandona tantas veces te mira pensando que te has vuelto loca y que no mereces su amor…

    Entonces tratas de recomponerte, y como quieres tanto, recapacitas…., y hasta ayudas y pones de tu parte en este laberinto ciego que no lleva a ninguna parte. Y un día, una simple llamada de teléfono puede provocar un terremoto, y ya no recuerdas casi ni cómo te llamas… Y las preguntas inocentes del principio sobre tu ubicación en este enredo se convierten en reproches, pues la mentira y el engaño, el autoengaño y la locura ha campado a sus anchas.

    Ahora ya corre la sangre en forma de lágrimas que no paran…

    Estás al fondo y con el barro hasta las cejas. Sal y empieza de nuevo, pero tómate tu tiempo, porque vas a tener agujetas hasta en el carné de identidad…

    Indentidad, preciosa palabra, no hay que perderla nunca.

    Saludos, chicas… Y nunca permitáis ser “la otra”…

    • espe

      Qué buena descripción… podría firmar cada una de tus palabras.

      Aunque con el tiempo te recompones, y vuelves a prepararte para amar. El deseo nunca será el mismo, el deseo de lo prohibido no tiene límites, y se vuelve un referente en adelante de escala máxima. Pero deja de ser prioritario, al final aprendes a amar y ser amada de forma sana, sin perderte a ti misma, y compensa. Vaya si compensa!!

      Ay el deseo, qué tirano es.

  11. C.

    He sido la otra, y he sido la persona que tiene a alguien más…. Ninguna de las situaciones es buena y en tu caso, diría lo que ya han idhco varias aquí.. huye, cuanto ante mejor… menos partes de ti tendrás que recoger después…
    Es cierto que a veces las cosas terminan bien, pero no parece ser este el caso… Suerte.

  12. La perra strikes back

    Lo peor es ser la otra… y enterarte al cabo de unos meses. Yo, por si acaso, nada más conocer a una pava, le pido el DNI, expediente clínico completo (leyendo con especial énfasis la parte de salud psicológica) y, por qué no, una nómina XD

    Fuera coñas: no estamos predestinadas a los laberintos sentimentales. No eres una hija de puta por estar con una chica con pareja (ni aunque te excuses tú con lo de “la soltera soy yo”), ni tampoco por liarte con cualquiera teniendo pareja. Somos simplemente humanas.

    Y poco coherentes. Muchas no saben lo que quieren, y eso “molesta” a las que tienen las cosas tan claras (como yo). No comprendo por qué, teniendo pareja, te buscas algo fuera y por qué algunas no se aplican lo de “no le hagas no que no te gustaría que te hicieran a ti”.

    Otro problema es que nos resulta tan difícil separar tres conceptos: amistad, amor y sexo. Y cuando todo se mezcla… chungo.

    Yo, por mi parte, saldría corriendo, porque como te enamores, será mucho peor y te costará más trabajo separarte de ella. Y no vale la pena llorar por alguien que, por mucho que le gustes, tú serás siempre la segunda opción. El segundo plato, vaya.

    La perra (no tan revuelta, pero cañera)

  13. wolverine

    jajajajaa Mar ,me ha encantado tu frase, corta pero concisa : Mover cielo y tierra esta bien, arrastrarse por cielo y tierra….ya es otro cantar jajajajaa
    A ver, aquí pensamos que somos únicas ? que los heteros no tienen esos problemones? los tienen y a manos llenas!!! asi es que vamos a dejar de pensar ya que es un problema de género…evidentemente no lo es.Es un problema de naturaleza humana,seas lesbiana, hetero,bisexual ,transgender, y dios mio! estos artículos terminan siendo tan predecibles…. Esta entretenido y no le quito mérito a tu disertación intelectual,comedia aventurera,pero ….de verdad,es tan difícil cambiarlo?

  14. Ash

    Yo he estado a punto, a punto de caer, recientemente. Pero por suerte, o por cabeza, o por suerte de tener cabeza, me he librado.

    La conocí hará un mes. Alta, guapa, tipazo, ojos azules, pelo castaño, un aire a Angelina Jolie (en serio) y una sonrisa para morirse. Me la presentaron una noche, de ésto que quedas con una amiga, que ha quedado con unos amigos. Un grupo enorme, de unos 15, gays-heteros-lebianas todo junto y revuelto. Me fue presentando y cuando fuimos a pedir a la barra me dijo “Esas dos que te he presentado entienden”. Y yo le dije “Ah. ¿Y están juntas?” Porque lo que es juntas, en el espacio de la discoteca, estaban. “¿Juntas? Pero qué dices, ¿tu crees que esa chica podría estar con un bombón como ése?” Cosa que me molestó un poco que dijera, porque no veo por qué no. Pero todavía estaba procesando que semejante pivón jugase para nuestro equipo.

    Total, que la noche siguió y puse en práctica mi estrategia infalible con las chicas: cuanto más me gusta una chica en un grupo, menos hago por hablar con ella, menos la miro y más me alejo. Infalible, como digo, en hacerme sentir como una gilipollas adolescente, entre estupidez y frustración. No puedo evitarlo, es directamente proporcional mi timidez con mi atracción hacia ella. Pero sin comerlo ni beberlo, no sé cómo, terminamos una en frente de la otra. Que si mirada por aquí, que si comentario por allá, historia contada al oído porque no se oye… Y yo tan a gusto. La verdad es que me había relajado (como tiende a pasar con el alcohol) y la chica me estaba cayendo muy bien. Era lista, inteligente, hacía reír, había vivido en EEUU, hablaba inglés. Por éso me dio bajón cuando se fue, no demasiado pronto, pero tampoco eran las 5 de la mañana.

    Y cuando vuelvo con mi amiga, me dice que la chica se ha recogido “pronto” porque su novia la está esperando en casa. Y yo con la mandíbula por el suelo. Mi amiga, descojonada, me dice que era mejor así. Que como amiga era un encanto, pero que como pareja era bastante HDP. Así que tomé nota. Al día siguiente me pudo la curiosidad y la busqué en el fb. No le hice petición de amistad, pero sí cotilleé las fotos, pensé “pero mira que es guapa la cabrona” y punto pelota. Página cerrada.

    Como suele pasar, amigos de amigos suelen volver a coincidir al salir. Y ya me han dejado caer “Ven esta noche, anda, que ¿sabes? va a venir también esa chica que conociste el otro día…” Pero, por suerte, al final no nos hemos vuelto a ver. Y por cabeza tengo claro que por muy (muy, muy, muy) fuerte que sea el aire que se dé a Angelina Jolie, no merece la pena. Ni joder una pareja. Ni joderte tú, por acabar jodida o por sentirte mal de haber jodido a una pareja. Que no vale la excusa de “si ha terminado contigo, es que ellas no iban a durar”. Pues si no van a durar, ya terminarán cuando tengan que acabar. Y si nos tenemos que cruzar, nos volveremos a cruzar. Pero buscarlo, ni de coña. Lo mío es no hacer a los demás lo que no me gustaría que me hiciesen a mi. No es la primera vez, ni será la última, que me atrae una chica con pareja. Me río del dicho “Si un chico está bueno, o es gay o está casado”. Se le puede dar la vuelta a la tortilla y decir “Si una chica está buena, o es hetero o tiene pareja”. Las chicas que tienen pareja las clasifico en mi cabeza como heteros. Me pueden atraer, pero son inalcanzables (¡las heterocuriosas no cuentan!). Y, hasta la fecha (toco madera), he resistido.

    • R

      Bonita historia! Pienso lo mismo que tú, ASH, no podría hacer por romper concienzudamente una pareja. Me pasa lo mismo, cuanto más me gusta una chica, menos la miro y menos hablo con ella, es inevitable. Además, o son hetero o tienen pareja! O hablas mucho tiempo con alguien y luego suelta como si tal cosa que tiene pareja y te quedas con una cara de tonta… Así es la vida.

  15. meztli

    Nole hagas al cuento. Ya comiste. Ya te fuiste. Cuando entras de invitada sólo debes disfrutar del turismo y es por eso q lo recomendable es hacer turismo no por maw de 15 dias. Luego de ese tiempo querras la residencia y es triate decirte que no vuelve a ser lo mismo ni lo mejor. Huyeee mientras puedas recordar esto como un muy buena experiencia de sexo apasionante.

  16. SimentalG

    Mira yo pase por una situacion similar en mi caso las dos pa queriamos mucho y nos seguimos queriendo, tambien pasamos por el sexo apasionado y esas cosas, pero entre las dos siempre hubo una gran conexion cuando la conoci yo tenia novia ella tambien, empezamos a hablar y eb cuestion de dos semanas o menos la chica ya estaba sobre mi cama…
    Mira aqui el punto no es si eres o no la otra en mi caso yo fui la otra y ella tambien fue una culpa compartida, pero aqui lo verdaderamente importante es el como te sientas tu con ella, es verdad la situacion puede terminar mal, pero te pudes dar cuenta que si ella te ama estara contigo aunque tenga 3 p 10 años con su novia, te lo digo como una experiencia que yo he vivido
    Y pues nada vive hasta el ultimo esa relacion que al final las buenas experiencias y los buenos recuerdos son los que alimentan tu alma.
    Suerte!!

  17. Juliette

    Pues yo lo vivi durante dos años y medio me enamore perdidamente de una chica que tenia novia aunque yo no lo supe hasta meses después, aun así me meti en ese bollodrama y ahora que ha pasado el tiempo y visto con cabeza fria me doy cuenta de que fue la peor decisión que tome en mi vida…Acabe destrozada y con la autoestima por los suelos!!! Pero da igual lo que yo o cualquiera de nosotras te diga, una siempre sigue ahi porque en lo más profundo de tu corazón aunque te repitas mil veces que no, crees k las cosas cambiaran, que ella dejara a su novia y se ira contigo, y lamento ser a zorra k te diga esto pero eso muy pocas veces pasa!!

  18. A.O.

    Te voy a dar otra visión radicalmente diferente y probablente inesperada. Aunque no es una opción que todo el mundo es capaz de llevar a la práctica…

    ¿Conoces el poliamor? Ep! No os escandaliceis (aún jejeje). Si lo miramos fríamente, en la práctica ya tenéis una relacion poliamorosa. Más de dos personas implicadas no es monogamia lo miréis por dónde lo miréis. La única diferencia es que no es muy sana en el sentido de que o es conocida y consentida por todos sus miembros (¿o miembras?). Échale un ojo a Lealtad versus Fidelidad aquí: http://www.mirales.es/sexualidad_drama/parejas-abiertas-en-mentes-abiertas/

    Las parejas abiertas no son para todo el mundo. Es muy bonito e ideal decir lo contrario, pero no es así. Por mucho que la monogamia pueda ser algo cultural, la cultura la tenemos taaaan integrada en nosotras que es imposible quitarla. Todo es muy bonito hasta que aparecen los celos (Sabéis que hay talleres para gestionar los celos? Y no necesariamente dirigidos solo a relaciones abiertas. Suscribiros al facebook de Golfxs con Principios)
    Lo que cada una individualmente tiene que plantearse (a nivel emocional) es: ¿que quiero de una relación/relaciones? ¿qué espero? ¿qué estoy dispuesta a dar? ¿qué estoy dispuesta a recibir? ¿a qué estoy dispuesta a ceder? ¿quién/quienes puede/pueden proporcionarme lo que necesito? ¿quién/quienes quiere/n recibir lo que estoy dispuesta (o soy capaz) de dar? La respuesta va a ser inevitablemente diferente en cada persona. Lo que hay que ver es si la persona o perronas con las que compartes relaciones (y esto tanto para parejas como para amistades o la relación que sea) es si coinciden las respuestas a las preguntas y se ponen de acuerdo. O incluso si están dispuestas a trabajar esa relación para llegar a esos acuerdos.
    Mira. A mi me ha ayudado mucho leer el libro Ética Promiscua (Dossie Easton y Janet W. Hardy). Y lo más sorprendente: me ha ayudado mucho con mi relación (a día de hoy) monógama. También me ha ayudado leer mucho sobre poliamor o escuchar podcasts para desmitificar lo que mal llamamos infidelidad y las relaciones poliamorosas/parejas abiertas. Confieso que tenia una concepción de este tipo de relaciones que relacionaban la ideas sexo duro, promiscuidad, secretos, engaños, tabú, ansiedad, etc con las relaciones abiertas. Y no. He aprendido que no tiene nada que ver necesariamente con esto. Y que cada una elige la manera de gestionar sus relaciones, que no hay un estándar para todos y que lo que para unas es poliamor para otras no (vamos, que en realidad todo lo que implica a más de dos personas lo es).

    • A.O.

      Ep!! Que no estoy diciendo que si estas a disgusto con el tipo de relación no debas huir. OJO. Solo digo que te plantees realmente que es lo que te incomoda de la relación que mantienens: te disgusta el hecho de que nadie sepa que eres su pareja por que eso hace que sientas que ‘eres menos’ que la otra? Te disgusta la idea de que comparta sexo o cualquier otra cosa con su otra novia? Las dos estáis dispuestas a que la otra novia sepa de tu existencia? Es imprescindible para cualquiera de las tres estar al corriente de todas las relaciones de la otra o para alguna no lo es? (hay parejas que llegan a pactos de ‘ojos que no ven corazón que no siente’ y eso es válido también como pacto…) Y sobretodo: Como podéis solucionarlo? Si no podéis solucionarlo, huye. Sin duda. Lo importante es no hacer nada a disgusto y tú debes mirar lo que tú necesitas en estos momentos.

      Ah! Otra cosa importante: lo que ella haga en su relación con la otra chica no es tu responsabilidad. Nunca. Pero tú sí puedes valorar si lo que le hace a la otra te parece ético o no y actuar en consecuencia. Una vez más, cualquier decisión es válida y la puedes cambiar en el futuro si deja de serte útil.

  19. Loira

    Yo me encuentro ahora en una situación similar, o, a mi entender peor, ya que no es deseo, no solo eso, es el problema de haberme enamorado de alquien con pareja, que la parte fisica ha existido y que no cambiaría sus besos y sus caricias por las de nadie pero, lo más importante de esta historia de unos meses es en el plano sentimental. En lo que yo siento por ella y en lo que sé ella siente por mí… esta montaña rusa de emociones y sentimientos, este tira y afloja de acciones, este amor imposible.

    Nos hemos intentado alejar, las dos, hemos tratado de hacernos enfadar una a la otra y así no tener que ser una misma la que de ese paso porque, por alguna razón… no somo capaces de hacerlo. Hemos hablado con el corazón y con la razón, cada día, durante horas, y aunque decidamos seguir a lo que, en este momento, la razón nos dice… acaba ganando el corazón y nunca nos da tiempo ni de realmente mirar en otra dirección.

    Le pienso y me piensa, nos hacemos reir y lloramos a solas, imaginamos unas circustancias distintas, imaginamos huir y creamos historias juntas, hablamos de reencontrarnos en el futuro cuando ni tan siquiera somos capaces de cortar el presente. Y hacemos balanza de ello con el miedo a lo que podría pasar y al dolor de este momento. Maldecimos el presente y las incongruencias del amor.

    Lo que más me duele es haberle mirado a los ojos y haber escuchado, visto y sentido lo que hay entre nosotras. Saber que no es solo por mi parte, que las dos sabemos que es real y aún así… por circunstancias, miedos y qué no, que lo acabemos dejando pasar.

    Imagino que por ello nos cuesta tanto dejarnos ir.

    Me gustaría no estar en estar en esta situación y como consejo, seguiré diciendo que es mejor correr en la dirección opuesta. Pero en el fondo, sé, que lo volvería hacer. Que seguiré aprovechando cada segundo de esta historia y que, aunque a veces duela, aunque a veces me sienta como corriendo contra una pared, no cambiaría el como me siento por nada.

    Bueno, cambiaría la imposibilidad del momento, eso sí lo cambiaría.

  20. R

    Pues yo jamás me metería por medio en una relación… Las cosas no se hacen así… A mí tampoco me gustaría que alguien intentara meterse por medio. O estás con una o estás con otra, y si esa chica que supuestamente te gusta decide estar con las dos, ya te ha demostrado el tipo de persona que es y por tanto, ¿qué sentido tiene que te guste? A mí me dejaría de gustar directamente.

  21. Marieta

    Suerte amiga, pero tienes las de perder.
    Como se pase un poco la pasión se queda con lo conocido. La quiere y no hay que montar otra relación que da pereza. Que quitas las explicaciones a familia y amigos. Y sabe que la convivencia funciona.

  22. Aurora

    Vaya que interesante leer tu escrito y al mismo tiempo las experiencias de los comentarios. Yo pase por esto hace unos meses atrás y todo termino el primero de diciembre del año pasado. Fui la otra de una mujer que tiene pareja de varios años, y salí decepcionada, destrozada y por la puerta de atrás, como tu dices las primeras semanas son hermosas pero luego cuando se aburren del juego no les importa botarte como lata de refresco vacía.

    Lo que más me duele es que yo no la busque a ella, ella me busco a mi y me sedujo D: y pues a veces la carne es débil 🙁 el problema es que a muchas mujeres nos pasa que cuando empezamos a tener sexo con otra inevitablemente se le termina tomando cariño, cuando para la mujer con pareja solo somos un pasatiempo y una forma de salir de la monotonía de su relación de pareja.

    Mi consejo por experiencia personal: NUNCA sean la otra, porque siempre van a salir utilizadas y con el corazón roto, la persona que es capaz de engañar a su pareja así frescamente y sin remordimiento es también capaz de hacerte el corazón carne molida y no tener ni el más mínimo cargo de conciencia. Si se cagan en su pareja de varios años ¿qué les hace pensar que van a tener consideración por alguien que apenas esta llegando a su vida?

  23. Marga

    Hola, a mí me tocó ser la ‘cornuda’, me enteré de su relación con otra chava, 10 años menor que yo; me lo negó al inicio y al final lo aceptó, pidió perdon y volvió a caer con la misma. Su idilio duró unos meses (creo yo), aunque la incertidumbre te queda un buen tiempo.

    Yo creo que la responsabilidad es de las 2, porque si tienes pareja y te interesa alguien más, lo menos que merece tu pareja es que seas honesta y se lo digas, no jugar con ella. Esas situaciones se intuyen, y creo es peor cuando lo descubres.

    Afortunada o desafortunadamente seguimos juntas, la relación va para seis años y hace apenas un año de eso. Difícil de superar porqué te queda la desconfianza, el coraje y el resentimiento a veces más hacia la otra que a tu pareja.

  24. sol

    Jeje esto es cierto? Yo se qie si pasa. Pero pensándolo bien… Fríamente quien quiere estar con una hipócrita que engaña a su novia pero “la quiere” y no la va a dejar… Que esperas que la deje? Para qué? Para ser tú la oficial y que se consiga una nueva otra? Las personas que engañan mantienen dos relaciones no sólo engañan sino también mienten y mucho y eso las convierte en malas personas que hacen de sus parejas unas víctimas… Quien podría querer algo así para su vida? Quien quisiera estar viviendo como si una persona fuese más valiosa que la otra?

  25. Lesbianilandia

    Mi ex, quien fue mi primer gran e inolvidable amor, me engañó con otra. Lo descubrí cuando me contó que había salido a una fiesta, y que una chica había coqueteado con ella, y procurando mostrarse perturbada por la situación, me decía “pero no sé qué derechos se tomaba ella para preguntarme sobre mi vida”. Yo la escuché un rato, y cuando ella me contó que aquella mujer la había sacado a bailar, yo la interrumpí, y dije “y fui ahí cuando se besaron”. Ella se echó a llorar, y me repetía que ella no quería, pero que la situación fue inesperada. Finalmente me contó que le había dado su número de teléfono.
    Le pregunté para qué quería el número de teléfono de ella, pero no hubo respuesta.
    Una semana después, recuerdo haberla llamado incansablemente, pero ella no respondió el teléfono, y entonces supe que estaba con ella.
    A la mañana siguiente conversamos, y ella tenía esa voz compungida que usaba cuando trataba de ocultar algo, así que de frente le dije que sabía lo que había pasado. Ella volvió a llorar, y me dijo que se sentía sola.
    La relación se terminó unas semanas después, y en unos días ella empezó una relación con la otra. Lo supe porque un día de fiesta, borrachera y recuerdos la llamé para pedirle que lo intentáramos, de nuevo, y al fondo de la habitación escuché que una voz le preguntó “¿quién es?”.
    El tiempo pasó, y yo empecé a salir con otra mujer, quien por cierto no me gustaba absolutamente nada, pero que había suplicado hasta el cansancio que le diera una oportunidad, así que cuando esta misma mujer enfermó, acepté tener una relación con ella por lástima y por olvidarme de la anterior.
    Mi ex apareció nuevamente, me pidió disculpas, y los coqueteos empezaron a llegar. Yo la adoraba, hubiese sido capaz de olvidarlo todo, y empezar nuevamente.
    Comenzaron a surgir los “te extrañé”, luego los “te quiero”, y finalmente los “te amo”.
    Ahora ella estaba con la mujer con la que me había engañado, y la relación se estaba yendo a pique porque la que había sido la amante, y ahora era la novia, no había logrado que mi ex se olvidara de mí. Mi presencia se hizo cada vez más fuerte en la vida de ellas. Mi ex ya no podía ocultarlo, pero yo no podía romper la promesa que le había hecho a mi novia actual: estar con ella debido a su enfermedad.
    Finalmente, un día le dije a mi ex que lo volviéramos a intentar, ella me respondió “tengo una vida jodida, pero tengo una vida, y no pienso cambiarla por una fantasía”. Ese día corté contacto con ella, e darme una oportunidad con mi novia actual. Un tiempo después – años después – supe que mi novia no estaba enferma, al menos no físicamente…descubrí que era psicópata, y que había usurpado mi personalidad, y era por ello que me mantenía lejos de sus amigos y tenía tanto interés en que yo permaneciera en su vida: robo muchos textos míos que fueron presentados a concursos, leídos en la radio y usados para terminar su carrera de psicología.
    Conclusión: mantenerme lejos de las infidelidades, personas inestables y madurar.
    De eso ya hace algunos años, ahora ya estoy felizmente casada, y por suerte, sin dramas como éstos.

  26. LESLY

    ya lo viví fui la otra” al final ellas terminaron y la chica quiso hacer algo bien conmigo -pero- mi vida si se lo hiciste a la oficial quien me garantiza que no me lo harías a mi 😉

  27. lucia

    Pues yo tengo pareja pero también tengo una enfermedad que dependiendo de la etapa del año despierta mi hipersexualidad… Tengo relaciones con más mujeres pero siendo sincera con mi pareja, se que le duele pero no lo puedo evitar.


Post a new comment

Click to Hide Advanced Floating Content
 
Click to Hide Advanced Floating Content
 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies