Tel Aviv nombrada capital gay de Oriente Medio

Israel sorprende por ser uno de los dos países de Oriente Medio con una mayor tolerancia de la homosexualidad y cada vez son más las ciudades de ese país que acogen festivales del orgullo gay. La ciudad que cuenta con una mayor comunidad LGTB es Tel-Aviv y, por tanto, la oferta de establecimientos y negocios dirigidos a gays y lesbianas es mayor. Tanto es así, que también cuenta con una playa abiertamente gay y un parque, el Park Haatzmaut.

Quizá por ello, Tel Aviv ha sido nombrada la capital gay de Oriente Medio, y mientras siguen adelante los preparativos de la Gay Pride Parade que se celebrará el próximo 11 de junio, no hay que perder la oportunidad de visitar algunos de los locales gays más emblemáticos de la ciudad. Entre ellos el Evita, famoso por sus fiestas temáticas, o el Freezone 13, que además apuesta por un diseño de lo más sofisticado. En esta ciudad, también hay lugar para los locales para lesbianas, como el Meshugaat (loca en español), una cafetería que también ofrece buena comida, o el Minerva, local con música dedicado principalmente a chicas homosexuales pero que acoge a todo tipo de público.

Además de estos locales donde disfrutar de una copa en un ambiente más relajado, hay otros sitios donde la realidad es mucho más dura. Para ello existe una asociación como Aswat, surgida en 2002 cuando un grupo de mujeres crearon un foro en internet para mujeres lesbianas palestinas. Poco a poco se convirtió en una de las más sólidas organizaciones de lucha contra la discriminación por razón de orientación sexual y un elemento de ayuda para mujeres lesbianas, bisexuales o transexuales en un ambiente tan hostil como el de la comunidad palestina.

Cuando pensamos en los países de Oriente Medio y su comportamiento ante la homosexualidad no podemos evitar pensar en represión, prohibición y abusos. Y es cierto, salvo en dos casos, uno de ellos el país que presentamos hoy en “Lesbianas por el mundo”: Israel.

En Israel, a diferencia de lo que ocurre en la mayoría de los países de Oriente Medio, la homosexualidad goza de una aceptación política y hasta cierto punto social. Algunos de los derechos que las comunidades LGTB de otros países envidian, en Israel están reconocidos desde hace años. De hecho, Israel fue el primer país del mundo en reconocer matrimonios gays contraídos en el extranjero cuando en 2006, el Tribunal Supremo ordenó al Ministerio de Interior inscribir en el Registro Civil cinco matrimonios gays realizados en el extranjero, de manera que quedaron equiparados a los matrimonios heterosexuales israelíes.

A pesar del reconocimiento del matrimonio gay en el extranjero, todavía no se ofician matrimonios del mismo sexo en Israel. Por el contrario, sí se reconocen las parejas de hecho y es permitida la adopción. Además, la garantía de no discriminación del colectivo LGTB en el ámbito laboral está presente desde hace años, mientras que en los países vecinos la homosexualidad es ilegal y está perseguida.

Una de las razones más importantes de esta diferencia entre Israel y sus países vecinos en cuanto al tratamiento de la homosexualidad es que desde la independencia del país hebreo en 1948, éste cuenta con una democracia de corte europeo y su población es originaria, en su mayoría, del viejo continente. Esto ha ayudado a fomentar un ambiente de convivencia y una apertura a la comunidad gay que organiza anualmente festivales del orgullo gay en ciudades como Tel-Aviv, Jerusalén y Eliat desde hace más de 10 años. También por esto, numerosos homosexuales palestinos intentan instalarse en la zona judía para escapar de la intolerancia de su entorno.

A pesar de esta tolerancia, todavía se llevan a cabo acciones brutales contra la comunidad gay. Israel es un importante centro religioso para fes como el judaísmo, cristianismo e islam, y la homosexualidad no es aceptada en ninguna de ellas. Por eso, aún se producen abusos incomprensibles, como el ataque sufrido en un local gay de Tel-Aviv el pasado agosto de 2009, cuando un individuo disparó contra un grupo de personas y acabó con la vida de dos jóvenes homosexuales.

Sin tener en cuenta estas acciones aisladas, aunque no por ello menos graves, Israel es un claro ejemplo de apertura y tolerancia hacia la comunidad LGTB y un referente para el resto de países de Oriente Medio.




There are no comments

Add yours

Click to Hide Advanced Floating Content
 
Click to Hide Advanced Floating Content
 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies