“Algo que compartir” y “huele a Douwe Egberts aquí” es lo poco que tiene que decir una marca de café