relaciones mirales pareja lesbianas

Volver, dejarlo, volver, dejarlo… 7 Consejos para saber cuándo parar

¿Cuándo se acaba una pareja?

Si tu pareja y tu sois incompatibles pero imprescindibles la una para la otra, y dejarlo y volver ya no es una situación excepcional, sino la orden del día, ¿cómo saber cuándo tirar la toalla?

Es difícil saberlo con rotundidad, pero si hay cierta claridad al respecto que conviene tener en cuenta:

1. Decir un día “el momento es ahora” es una quimera, porque una pareja no se acaba de un momento a otro. No deja de funcionar de repente. Mas bien se establece una erosión, una distorsión y una desintegración progresiva de los sentimientos, el vínculo y el proyecto común. Observa en qué momento estáis.

Two sad girls sorry for each other

2. Debido al punto anterior, en muchas ocasiones, cuando te empoderas y lo dejas de forma definitiva, la pareja ya estaba acabada hacía meses. Es por eso que lo ves tan claro de repente: Estas frente a las ruinas de la relación. Pero ese no ha sido un tiempo perdido, sino el tiempo que ha necesitado tu emocionalidad para prepararse para poder decir adiós de forma consciente, así que no te tortures con la urgencia de tomar ya mismo una decisión. 

3. Conflictos constantes pueden significar dos cosas: Crecimiento y adaptación de la una a la otra o estancamiento y pérdida de energía. ¿Hacia dónde sientes que os llevan vuestras peleas, hacia un lado o hacia el otro?

4. Nuestra pareja se ha convertido también en nuestra compañera. Incluso establecida una interacción demasiado dolorosa, demasiado dependiente, cargada de rencor, de celos o de chantaje emocional, la pareja puede seguir porque se ha convertido en nuestra zona de confort: Ese lugar donde la inercia nos lleva. Donde me puedo sentir insatisfecha, pero me siento “en casa”, cómoda. Esto puede ser un hogar o una trampa, porque en caso de que la pareja no funcione, nos dificulta inmensamente la ruptura, así que, como decíamos antes, no te tortures por decidir algo ya, pero estate muy alerta de no dejarte llevar indefinidamente por la inercia de la situación.

io5. No puedes esperar acabar la relación sin sufrir. Acepta que cualquier cambio implica un duelo. Sigas o no enamorada. Por eso, si sientes muy a menudo una insatisfacción punzante y reincide en tu cerebro la idea de ponerle fin a la relación, te recomiendo que pruebes a decir adiós de nuevo, pero esta vez poniendo el tiempo y espacio suficientes entre ambas para pasar el “mono”. Si no prevés y enfrentas el duelo, lo probable es que te sobrevenga un deseo incontrolable de volver, emergido de la necesidad de desquitarte de ese doloroso y angustiante “síndrome de abstinencia” que produce la pérdida.

6. A veces la experiencia de haberlo dejado en el pasado y haberlo pasado mal nos bloquea y nos crea cierta fobia a volver a plantear la ruptura. Pero tal vez no os disteis el suficiente tiempo para proyectar vuestra vida independientemente la una de la otra, y la ruptura solo sirvió para intensificar la rigidez de vuestra zona de confort y alimentar la dependencia.

7. Escribe un texto sobre lo que buscas en una pareja. (Intenta ser sincera contigo misma).

tumblr_nc3u45TPhY1rz5l2go1_500En el texto detalla qué es imprescindible para ti en pareja:

¿La confianza? ¿El respeto? ¿La pasión? ¿El deseo? ¿La intimidad? ¿Tener un proyecto de familia en común? Pueden ser una o varias, ordenadas por orden de preferencia.

Ahora contesta: ¿Tu pareja las cumple?

Si es que sí, al menos a día de hoy, esta pareja te sigue compensando.

Pero responde también a la siguiente pregunta: ¿Esa persona saca lo mejor o lo peor de ti? ¿Te hace crecer o te estanca? ¿Potencia o compromete tu autoestima?

En el caso de que la respuesta sea negativa, tal vez estas en una relación tóxica. Aunque se cumplan tus expectativas de pareja, no parece que a la larga esta relación te compense: Prueba a rediseñar tus expectativas, introduciendo en ellas valores imprescindibles para una buena salud emocional, como el respeto y la admiración (Ver Por qué funcionan las parejas que funcionan)

Cada persona tiene unas expectativas de lo que es una pareja, así que no puedo decirte cuando debes luchar y cuando partir, pero si que es una pista importantísima que haya semejanza entre tu idea de pareja y tu pareja real, así como que esa persona potencie tu evolución y tu crecimiento. En caso negativo, tal vez esa persona esta destinada a acompañarte de otra manera tarde o temprano: Como recuerdo, como amistad, como ex…

Rocío Carballo

Psicóloga psicoterapeuta

www.rociocarballo.com




There are 5 comments

Add yours
  1. Carla

    Muy buen analisis sobre el “dejar y volver” tantas veces con una misma pareja. Yo estuve en una situacion dificil x casi dos anos, mi novia y yo eramos como el agua y el aceite,teniamos tantas diferencias q aun no entiendo como estuvimos todo ese tiempo juntas. Las veces q la dejaba,ella lloraba y me rogaba q vuelva con ella,y con la eterna promesa de cambiar sus actitudes,ni hablar de las veces q amenazaba con suicidarse. Hace unas semanas q termine con ella,y la verdad q fue horrible,ella me dijo las peores cosas,y aun asi sigo extranandola,pero la verdad q esta vez si di un punto final y no quiero volver con ella,x mas q aun sienta mucho x ella y me duela esta situacion,se q es lo mejor.

  2. Safo

    Interesante post. Acabo de salir de una relación bastante, rara. Nunca llegué a amar a mi novia, pero me costaba distanciarme; creo que, viendo en retrospectiva, me había erigido como su salvadora porque quería, ante su amargura permanente, mostrarle que el mundo no es tan malo como ella lo percibe. Me cansé de contenerla, de gastar energía, de sacrificar tiempo valioso durante el cual hubiéramos podido hacer cosas interesantes. Seguimos hablando pero le he dejado claro que no hay marcha atrás, que nuestra ruptura es definitiva. Y extraño su compañía, pero mi salud mental es más importante. Deseo que su próxima novia sea mas paciente que yo y la haga feliz. Saludos desde Ecuador!

  3. VIBRADORES

    Yo tuve SÓLO una relación así. Digo SÓLO porque no consentí pasar por lo mismo otra vez, que pereza… Hay que plantar cara a la realidad y cuando algo no va, no va. No hay que forzar las cosas, el efecto rebote puede ser lo peor para una relación de pareja…
    Desde luego, os digo una cosa, donde estén mis vibradores…! Jajajaja Sssht! Cochina!
    Besis.


Post a new comment

Click to Hide Advanced Floating Content
 
Click to Hide Advanced Floating Content
 

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de análisis. Al continuar navegando entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies.
Más información sobre cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies