Yo quiero a una lesbiana

Yo quiero a una lesbiana

Querer a una lesbiana es querer a una mujer. Una mujer puede quererse en distintos momentos de su vida y con distintas intensidades.

Directora Revista MíraLES

Una mujer puede quererse cuando se lleva dentro, cuando se sienten sus movimientos. Cuando se le compra ropa, se le pinta una habitación y se le habla incluso antes de conocerla.

Una mujer puede quererse cuando es un bebé. Cuando investiga el mundo con dos ojos muy abiertos. Cuando dice sus primeras palabras, cuando comienza a caminar.

Una mujer puede quererse cuando la llevas al colegio, cuando la ayudas con las matemáticas, cuándo la ves apagar las velas de su tarta con emoción.

Una mujer puede quererse cuando se duerme en tus brazos. Cuando se acurruca a tu cuerpo porque te necesita, porque confía en ti. Porque es pequeña. Porque tiene miedo. O te abraza en sueños porque te ha elegido, porque eres su pareja, su proyecto, su amor.

Una mujer puede quererse cuando es la que te escucha. Cuando te vas de compras con ella, cuando quedas a tomar un café, cuando te hace reír, cuando te coge la mano. Cuando simplemente se queda.

Una mujer puede quererse en distintos momentos de su vida y con diferentes intensidades. ¿A cuántas mujeres has querido?, ¿cuántas te han querido a ti?

En abril celebramos el mes de la visibilidad lésbica. Celebramos e impulsamos que una mujer se quiera tanto a sí misma que pueda ser libre, que tenga el valor de ser ella en cualquier espacio y contexto. Cuando luchas por la visibilidad, por el respeto, estás queriendo a una mujer.

Querer a una mujer es querer a una hija, una madre, una hermana, una tía, una prima, una amiga, una novia. Es darle la oportunidad de expresarse, de mirar, de dejarse ver. Querer a una mujer es despojarla de los miedos y las inseguridades, es mostrarle sus propias armas, es hacerla sentir poderosa, fuerte, única. Querer a una mujer es querer una sociedad más justa y unas leyes igualitarias. Es combatir la ignorancia y los prejuicios. Es educar otra vez.

Yo quiero a una mujer. Yo quiero a una lesbiana y me quiero a mí.

Querer a una mujer es quererla visible, libre. Es quererla feliz.

 





There is 1 comment

Add yours
  1. Paloma GB

    Buenas noches!

    Me gustaría, en primer lugar, daros la enhorabuena por todo lo que significa, apoya y consigue MíraLES con cada artículo de esta página.

    Y por su puesto me gustaría felicitarte a tí, María Jesús, por hacer tangible una visibilidad que tanto ha costado y que aún sigue resistiéndose en algunas situaciones.

    Vuestros artículos me han reír; me hacen llorar; hacen que cuando salga a la calle tenga que reprimir el hacerlo con un cartel que diga: SOY LESBIANA Y ESTOY ORGULLOSA (hay algunos días que de verdad lo haría); hacen que bese a mi novia con alegría, recordando que con una mujer es con quien soy verdaderamente feliz; y sobre todo, y es una de las cosas que más me gusta, me recuerdan que soy una mujer libre y decidida, una mujer que se conoce y conoce sus derechos y lucha por ellos.

    Sois verdaderamente increíbles!


Post a new comment

Click to Hide Advanced Floating Content
 
Click to Hide Advanced Floating Content
 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies