lesbianas famosas

Demasiado guapa como para ser lesbiana

Quizás alguna vez te ha tocado escuchar como referencia a ti o a otra persona una frase que parece tan inocente, hasta cómica. Pero detrás de esas letras, detrás de ese falso piropo se esconde una realidad cruda y áspera, que refleja como el agua cristalina lo que ha sido durante muchísimos años la imagen de la mujer lesbiana.

“Eres demasiado guapa como para ser lesbiana”. ¿Qué significa esto realmente? Nunca he escuchado: “Es demasiado guapo como para ser gay”. Más bien lo contrario. “Es tan guapo, se viste tan bien, es tan encantador que parece gay”.

Más allá de la aceptación social, situación política y legal del colectivo LGTB, durante muchos años se han atribuido determinadas características a cada cual: Bisexuales, indecisos o incapaces de aceptar su homosexualidad; gais, ricos y guapos; lesbianas feas, envidiosas de los hombres, masculinas.

Hace diez años salí del armario. Al igual que ahora, llevaba el pelo largo, vestidos, faldas, máscara de pestañas, lápiz negro de ojos y un toque de colorete. “¿En serio eres lesbiana? Pero si te planchas el pelo”, “Pero si te maquillas”, “Pero si eres femenina”. Todos los “peros” que escuché —del ambiente universitario y de mi familia— estaban relacionados con la incapacidad de entender el lesbianismo fuera del pequeño y gris espacio que el imaginario colectivo le tenía reservado desde hace décadas.

Demasiado guapa como para ser lesbiana. Al menos para ser una lesbiana de verdad. Porque las falsas lesbianas, las de la publicidad y el porno, las que están hechas para nutrir las fantasías masculinas, sí son guapas, sí son sensuales.

Estamos en un momento en el que diversas mujeres públicas del mundo del cine, la televisión, la moda, el espectáculo, esfera normalmente reservada para los cuerpos más estilizados y las caras más hermosas, reconocen abiertamente que desean, aman, se enamoran, se proyectan, se emparejan, se desenamoran, se pelean, y se vuelven a enamorar, de otras mujeres. O sea, son lesbianas o bisexuales.

Los estereotipos crueles y absurdos que han ridiculizado a las mujeres homosexuales se dan de golpe con ellas, las que son admiradas por su talento, por su físico, por su forma de ser: Jodie Foster, Ellen Page, Elena Anaya, Patricia Yurena, Sandra Barneda, Cara Delevinge, Angel Haze, Ireland Baldwing, Vicky Beeching, entre muchas.

¿Dónde estaba el límite del lesbianismo y la heterosexualidad? ¿En la curvatura de una nariz? ¿En la línea de unos pómulos o la de una cintura marcada? ¿Qué diferenciaba a unas mujeres de otras más que el sexo de la persona que escogían?

Ahora que en el campo público de la belleza se hace visible el lesbianismo y la bisexualidad, las fronteras se vuelven más imprecisas. Las mujeres homosexuales dejan de ser las feas, las raras, las amargadas, las que no se depilan, las que querían ser hombres, las que odian a las hombres, las traumatizadas, las que buscan chicas porque ningún chico las quiere.

La visibilidad de las famosas es fundamental para la comunidad lésbica. Aporta algo que ha tardado muchos años en llegar: la normalización. Cala como intensas gotas de agua en los estereotipos duros como piedras.

Seguimos en ello. Día a día derribando estereotipos. Las que estamos fuera de la televisión lo hacemos por la calle. Abrazando a nuestras chicas y robándoles besos en los escenarios más cotidianos: supermercado, metro, frutería, autobús, cafetería, oficina, universidad. Mostrando que somos una gama de colores y posibilidades. Morenas, negras, blancas, rubias, pelirrojas, católicas, agnósticas, islámicas, buditas, rapadas, medio rapadas, de melena y de pelo largo. Más o menos guapas, depende del ojo que nos juzgue. Armarizadas, libres, medio libres. Pero valientes. Cada una a su manera, eso sí. Pero valientes.




There are 14 comments

Add yours
  1. Estrella

    “lo que ha sido durante muchísimos años la imagen de la mujer lesbiana”…
    Efectivamente, esa ha sido la percepción que se ha tenido. Pero yo no lo llamaría un estereotipo cruel, simplemente una idea basada en lo que durante muchísimos años ha sido la parte más visible. No se puede culpar a la gente por tener esa imagen pues nosotras tenemos la culpa de que se la hayan creado. No hemos empezado a hacernos visibles hasta hace bien poco. Y las que más han dado la cara, las que menos se han cortado, han sido siempre las mujeres “menos femeninas”.
    Pero afortunadamente eso está cambiando y poco a poco iremos deshaciendo esos clichés. Sólo depende de nosotras.

  2. Nelly

    María Jesús Mendez…. Waoooo, que forma de escribir!!!
    Estoy tan sorprendida de ver plasmada en tus escritos tanta realidad, tanto sentimiento, tanta verdad….Tengo tanto tiempo leyendo tantas cosas que había perdido hasta el norte de lo que esperaba encontrar, aunque sigo en esta “eterna” lucha de querer dar sentido a lo que soy, lo que siento y lo que escogí para vivir. Tus palabras me han hecho vibrar, no se si de ¿emoción?, de ¿dentificación?, tal vez hasta de tristeza no lo sé?.
    Quiero felicitarte y decirte que me quedo con la imaginación a Mil!!!!. Ojalá pueda obtener una respuesta, un Saludo, o un simple “me Gusta, como en Facebook”. Sólo te deseo lo mejor como administradora de este Blog tan espectacular.

  3. ángelah33

    Visibilidad, ese es y ha sido el problema de las lesbianas. adjetivos como machorra, marimacho… era lo que la sociedad admitía públicamente, pero si se hacía en privado por ejemplo, ahí tenemos a la mujer del presidente de Estados Unidos Eleanor Roosvelt, tuvo siete hijos y mantuvo una relación durante mas de 30 años con una periodista de AP -hay mas de 3 mil cartas- y eso no le impidió ser considerada como la mujer mas influyente del Siglo XX. Cuantas personas saben que era lesbiana? Os imagináis la sociedad puritana e hipócrita americana a mediados del siglo pasado que la primera daba reconociera públicamente su lesbianismo? El tribadismo es una palabra compuesta griega, sí, lesbianas en la Historia hay muchas mas que Safo, pero en la intimidad. Gracias a tantas famosas y todas aquellas que luchan por la visibilidad en Lacalle, en el mercado, en la universidad o el instituto… y gracias a revistas como MIRALES y otras que nos muestran la realidad lésbica, que está ahí y nos la cuentan. Salud

  4. Eugenia

    Más claro imposible. Cuando ví por primera vez a mi actual pareja pensé que era hétero (y eso que sucedió en un boliche gay). Nuestros prejuicios nos boicotean. Admiro este sitio. Gracias a todas. Abrazo!

  5. Tamara

    Me llamo mucho la atención el titulo, alguna vez me habían dicho… (simplemente xq me maquillo, me plancho el pelo, uso vestidos y faldas… pero sin mas). Siempre me a parecido una frase inoportuna…. ¿Que le importa a nadie con quien me acuesto?
    A todo esto…. cuando decidí salir del armario lo hice con todas las consecuencias. Una de ellas fue que al mostrar el amor entre chicas en sociedad, hay personas que no están tan abiertas como la propia sociedad permite. Y poco a poco … muy lentamente, la sociedad nos va admiendo. Es una vergüenza que aun estemos así.
    Me pegaron una vez por darle un beso en los labios a una chica, en una cena, un día 2 de enero… en fin!! Eso me dolió horrores, y durante unos años no volví a mostrar mi amor abiertamente….
    Hoy en día supere esa barrera, y aprendí a callar cuando no vale la pena discutir. Callar aun me cuesta… que le importa a nadie a quien amemos!!
    Me siento feliz cada vez que veo dar un paso más en esta sociedad llena de etiquetas y prejuicios!!!
    Ole a todas!!
    Un artículo con mucha revolución!! Bravo 😉

  6. Gabby

    Cuando era pequeña, le pregunté a mi mamá “si a las mujeres les podían gustar otras mujeres”. Su respuesta fue exacta a las consabidas descripciones que han citado en este artículo: gente rara, de aspecto masculino, “que buscan chicas porque ningún chico las quiere”. En ese momento, no le di ninguna importancia. Me preocupaba mucho más el nuevo videojuego de mis primos y, hasta hace poco, no me había dado cuenta de que mis padres trataron de organizar mi vida para que dejara atrás cualquier indicio que rompiera con los esquemas que trazaban el comportamiento de una niña. Tuve clases de modelaje, música, etiqueta… Supongo que su objetivo, al final, dio resultado. Me volví una joven femenina. Y esto me llevó a cuestionarme cómo era posible que una persona como yo (que se maquilla, se arregla el cabello y le van los vestidos) pudiera sentir como sentía. Sí, es cierto, fue algo que me inculcaron desde mi infancia, pero es por eso que creo que es bueno que estereotipos como estos caigan. Hay jóvenes allá fuera que buscan referentes que puedan decirles un “keep calm, everything is ok” y, sin duda, las “guapas celebrities” son un bálsamo para todas las que empiezan a abrir sus ojos.

  7. Samantha

    ¡Hola, María Jesus Méndez! Me ha parecido despampanante tu dicción a la hora de tratar este tema. Vaya si es cierto que existen los estereotipos…
    Recuerdo que tanto mi novia como yo una vez que salimos del armario, nos comenzaron a llover esa clase de comentarios (porque ambas somos bastante femeninas).
    Me siento bastante identificada y la verdad, creo que para cambiar esa mentalidad, debemos de poner todas un granito para conformar nuestra igualdad (y no “lesbianas guapas” y “lesbianas feas”).
    Te dejo mi granito de arena:
    http://dolorcontraroma.blogspot.com

  8. sonieta

    En el mundo homosexual, como en el heterosexual hay de todo. Hay que quitar de la cabeza a la gente los estereotipos. Cada cual es cada cual y se viste y es como quiere y se siente bien. Tiene que haber de todo, y en eso consiste la “riqueza” humana. Los que viven anclados en el pasado, es difícil que evolucionen y cambien este tipo de conceptos tipo “marimacho”, así que enseñemos con nuestra visibilidad, con nuestra naturalidad, que hay de todo en este “colectivo”, al igual que en el resto. No me gusta la palabra colectivo, no me gustan las etiquetas. Somos personas y cada cual que haga lo que le dicte su interior. Vivamos y dejemos vivir y eduquemos a nuestros hijos de ese modo, que vean a todo el mundo por igual, y no juzguen a nadie por su aspecto exterior. Abrazos a todas


Post a new comment

Click to Hide Advanced Floating Content
 
Click to Hide Advanced Floating Content
 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies