parejalesbianasdonante

Deniegan a un donante la paternidad que solicitaba a una pareja de lesbianas ante los tribunales de Nueva York

Christopher conoció a Jessica y Nichole, una pareja de lesbianas casadas y con deseos de ser madres. Ellas le propusieron ser su donante y él aceptó, según los registros judiciales.

Sin asesoramiento legal, Christopher y las mujeres redactaron un contrato en el que él renunciaba a cualquier reclamo de paternidad, custodia o visitas, y ellas renunciaban a cualquier reclamación de manutención. Todo parecía correcto pero surgieron problemas, ya que Christopher quería tener acceso a ver a la niña que había nacido hacía unos meses. Nichole, en un momento de ira rompió el único contrato que había donde se especificaba los acuerdos a los que habían llegado y todo acabó en manos de los Tribunales neoyorkinos.

En abril de 2015, Christopher acudió a los tribunales para solicitar una prueba de paternidad y la custodia de la menor, nacida en agosto de 2014 y sobre la cual no sabía ni la fecha de nacimiento. Un tribunal de familia celebró una audiencia y ordenó las pruebas genéticas y esto llevó a la finalización del proceso cuando cinco jueces determinaron que el hombre no podía reclamar legalmente a la niña.

El juez Robert Mulvey dijo en su decisión que “la biología no es determinante en la determinación de paternidad de un tribunal“.

 

Jessica, una de las madres, solicitó al tribunal de apelación que desestimase el reclamo de Christopher por dos motivos. Primero, se presume que el hijo de un matrimonio es “legítimo” al haber sido concebido dentro del propio matrimonio, según la ley de Nueva York. El matrimonio entre personas del mismo sexo se legalizó en 2011, y las mujeres se casaron antes de que la niña naciera. En segundo lugar, Jessica dijo que la afirmación de Christopher debería ser bloqueada por la doctrina “estoppel”, lo que significa (según las Naciones Unidas) que si has prometido una cosa no puedes negarlo y exigir lo contrario. Ambos motivos tuvieron éxito, siendo el bien de la menor el factor clave.

“Sería una injusticia para la niña y su familia permitirle cambiar de opinión más tarde y romper los derechos de las madres”, concluyó el tribunal de apelación. Concederle una prueba de paternidad “efectivamente interrumpiría, si no destruiría, esta unidad familiar y anularía la relación establecida de la niña con la esposa (Nichole), su otra madre. Las pruebas en estas circunstancias exponen a los niños nacidos en matrimonios del mismo sexo a la inestabilidad sin ninguna razón justificable que no sea para proporcionar una figura paterna para los niños que ya tienen dos madres. Esto sería indefendible … “

Ignorar la presunción de legitimidad para los hijos de parejas casadas del mismo sexo violaría la ley de igualdad en el matrimonio de personas del mismo sexo en Nueva York, hallaron los jueces.

Nos alegramos de esta sentencia pero nos hace preguntarnos si las leyes que tenemos hasta ahora son suficientes, si hay que endurecerlas, si hay que eliminar cualquier posibilidad de que un hijo o hija legalmente reconocido por dos personas pueda ser sacado de su familia por una demanda judicial por una supuesta “paternidad” y si el interés superior del menor está ahora reconocido tal cual están las leyes actuales.




There are no comments

Add yours

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies