Mi historia de amor

Mi historia de amor. “Ella: Un mundo entero”

Nuestra historia es la mejor historia que me hubiera podido imaginar nunca.

Compañeras de universidad, ella el típico pibón que juega con todos los chicos, la que siempre ligaba de nuestro grupo. ¿Yo? La niña buena que siempre había tenido novios y relaciones largas y con todo siempre planeado, de las de las cosas claras y el chocolate espeso.

Aunque no éramos las amigas más cercanas, teníamos siempre una conexión distinta, de conocernos al menos de hace un par de vidas. Ella siempre muy protectora conmigo, yo muy fiel a ella.

Os pongo en  situación: segundo curso de carrera, yo colgada de mi, por aquel entonces, ex novio de varios años; ella, liada (por mi lado celestino) con mi mejor amigo. De parejitas, todo muy típico. Mi relación había acabado hacía un par de meses pero mi ex novio volvió a decirme que no quería estar conmigo pero que sin mí tampoco, y a esa estúpida propuesta, yo acepté. Y como era de esperar yo sufría mucho, él jugaba conmigo y yo me dejaba cegada por cualquier falsa esperanza.

De cualquier modo todo seguía, mi vida en Madrid sin él continuaba. Una tarde de noviembre, me desperté sudando de una siesta. Había soñando que ella y yo éramos pareja, ella me despedía en el bus a mi ciudad natal con un tierno beso y un “¡Nos vemos el lunes!”

Esa misma tarde habíamos quedado y al llegar, se lo conté. Entre risas y carcajadas ella me confesó que había soñando conmigo en el mismo tono la semana anterior pero que no me había dicho nada para no asustarme, pero que menudas locuras tenían nuestros subconscientes…

En el momento de despedirnos, en ese exacto instante, al mirarla, de repente, un click sonó en mi cabeza, y sólo podía oír preguntas revoloteando en mi cabeza: “¿Y cómo me despido de ella ahora? ¿Cómo que cómo? ¡¡Pues como siempre!! ¿¡Qué me pasa!? ¿¡Por qué estoy poniéndome nerviosa?! Ay dios, que ella también está roja y tensa… Fue la despedida más rara y confusa del mundo.

Desde aquella tarde empezamos a quedar a solas, raro, ya que éramos parte un grupo grande de amigas y siempre solíamos avisar al resto. Haciamos miles de planes, aunque fuera a hacer la compra, pero solas. Una de esas tardes me invitó al Bernabéu y ya sí que no se podía negar. Todo era como en las películas: nuestras manos se chocaban al coincidir cogiendo de la bolsa de pipas y nos quedábamos mirando, en silencio en mitad de toda la grada del estadio que rompía en caos por algún gol al que no prestamos atención. En el camino de vuelta a casa en metro, el vagón lleno nos obligó a estar completamente pegadas a escasos centímetros, y yo sentía fuego auténtico corriéndome por el cuello, la tripa como si estuviera en caída libre, sudores fríos por la espalda… ¿Qué era aquello? Se lo dije: “Si esto sigue así, algo va a pasar sin que lo pueda controlar”. “Lo sé”, me contestó.

Lo de mi cuerpo era ya demasiado irreal, no podía controlarme ni en clase, su colonia me daba hambre, su piel me parecía como si nunca hubiera tocado a un humano antes, verla me doblaba las rodillas… Hasta que un día entre risas al final de clase, mi autocontrol me abandonó por completo y le mordí el cuello como jamás había hecho a nadie. Envuelta en furia, se levantó y se marchó de clase roja y resoplando. Esa tarde, bajo otra estupidísima excusa en mi habitación de la residencia, la besé.

Todo transcurría así, quedábamos y mentíamos a todo el mundo para poder seguir quedando a solas, y experimentábamos algo muy grande que nos absorbía y no podíamos parar. Los fines de semana, yo me volvía a mi ciudad, donde aunque ya no tenía relaciones físicas con mi ex seguía comportándome como su pareja. Me obligaba a mí misma a cuidar de él, a seguir sus instrucciones, acataba toda petición y orden que él daba. Me sentía obligada a hacer lo correcto, lo que todos esperaban. No podía pensar en imaginarme qué haría si asumía que él no era para mí, ¿acabar con una chica? ¡Já! Si claro…

Durante este tiempo la alejaba de mí los lunes por la mañana, y la llamaba los miércoles “para hablar como amigas”. La destrozaba en pedazos, le negaba que pasara algo entre las dos, le repetía que sólo era sexo y que yo seguía enamorada de mi ex. Ella se enamoró antes de que ninguna nos diéramos cuenta, y era su primera vez. Ella nunca se había enamorado, siempre había usado a los tíos, y los que se enamoraban de ella no volvían a verla. Pero aguantó, con fe, con lágrimas pero aguantó con y por amor.

Era una locura, era una montaña rusa, demasiado rusa, demasiado alta y demasiado interminable que duró casi un año más.

Llegó a su colmo cuando después de un verano de “te dejo, te llamo para hablar, pero te beso y nos acostamos”, decidí que como yo no tenía “fuerza de voluntad” de abandonar ese sexo inigualable (ya que me negaba a admitir ningún tipo de sentimiento o dependencia después de un año) que sólo ella podría ser capaz de acabar con todo. Así que una noche llamé al chico que todas sabemos que está disponible 24/7 y me lié con él (sin interés ninguno en el chico). La llamé de inmediato y le dije lo que acababa de hacer como prueba de que era completamente hetero y por consiguiente que se alejara de mí de una vez por todas.

Yo sabía que eso no lo iba a perdonar ni a soportar. Ella, llena de ira y furia contestó con dos fotos a los pocos días de dos chicos diferentes con los que salía besándose.

Aquellas dos fotos, me dejaron llorando por las esquinas y obligando a mentir a todos del motivo de mi llanto. No pude aguantarlo, la busqué hasta que no pudo evitarme más y le admití que ya no había vuelta atrás, ya jamás podría negarlo: sin ella, ya no era yo.

Todo se volvió oficial, todo era de repente fácil, de ensueño, de película, aunque a escondidas, fuimos saliendo poco a poco del armario, aunque nos queda largo camino por recorrer, porque nuestros armarios eran de fondo profundo.

No podía permitirme perderla de nuevo, ella era mi presente y todo el futuro que podía imaginar, no era con mi ex. Me enfrenté a todo, a todos y acabé con la farsa.

Ella era mi mundo.

Ella es mi mundo, mi nuevo mundo, el nuevo mundo que disfruto y amo.

Esta es mi manera de celebrar nuestro tercer aniversario. Tercer año que vivo mi nueva vida, la nuestra, y que mi verdadero yo hace que ahora todo cobre sentido. Todo va cambiando, ahora mi gente lo sabe, vivo abiertamente mi preciosa relación, a mi preciosa princesa la disfruto por la calle, sin miedos, sin límites. Berlín nos vio celebrar el segundo aniversario, y ahora vivimos juntas en Londres.

Mi mensaje: sed valientes, más que yo, no os hagáis sufrir, porque, ¿sabéis que? Que no había necesidad de sufrir. Esto es quien soy, ella es quien me enseñó y al igual que no me gusta el chocolate y adoro Madrid, y no existe una razón química o científica para ello, me gustan las chicas y estoy enamorada de la mejor de ellas. Que nadie os pida nunca una explicación, porque no la debéis y no existe. No la busquéis. Sé que no es fácil, ni corto, ni para débiles. Pero sólo tienes que escuchar esto: eres quien eres porque sí, sin más, y eres preciosa tal cual.

Mi vida, gracias por salvarme, por apostar por mí, por vencer miedos conmigo, por seguir luchando, por seguirme, por dejarte seguir. Feliz aniversario, Babe. Te quiero un mundo entero.




There are 34 comments

Add yours
  1. R

    Todo esto es muy bonito., de verdad…. Pero qué pasa con las que no tenemos la oportunidad de ser o no valientes porque por mucho que buscamos pasan los años y nunca encontramos la persona adecuada?

  2. Lorn

    Gualaaaa!!! He de reconocer que suelo leer las historias pero que esta me ha impactado de especial manera. OLE por tus palabras y … que gran verdad, “eres quien eres porque si”.

    R, no te desesperes porque todo llega y lo mejor/peor es que aparece cuando menos te lo esperas. Mucho animo!!!

    Un saludo!! =D

  3. Hola

    Debes ser valiente por ti misma, la persona adecuada es con quién compartirlo. No sé si habrás visto “Bajo el sol de la Toscana”, en un momento de la peli un personaje explica algo que espero que te anime: (no lo recuerdo textual exactamente) “un día fui a cazar mariposas, y no conseguía ninguna. Me dormí en el suelo, y al despertar tenía un montón de mariposas al mi alrededor”.

  4. sonieta

    Enhorabuena por esa bonita relación. Lo que merece la pena siempre cuesta, o al menos, es lo que me ha pasado a mí en la vida. Las mejores cosas, incluído el amor, han costado dolor. Pero merece la pena ese aprendizaje, luego sale el Sol y es maravilloso.
    Disfrutad la una de la otra… el escenario es lo de menos … Londres, Berlín, Madrid …. lo que importa es vivir juntas de la mano…
    Un abrazo a todas 🙂

  5. Nadia

    Mi vida fue una vida normal de mujer que nació en los años sesenta y pico… las chicas siempre hablando de chicos y corriendo detrás de ellos, yo siempre iba la última y nunca veía necesidad de salir corriendo detrás de ellos.
    Aunque siempre me gustó un vecino… y tenia sueños de estar siempre con él, tener una vida en común, ser su mujer… creo que lo que de verdad me gustaba de él, era que sabia escribir y pintar… años después supe que en realidad era esto lo que me atraía de él y no su sexualidad.
    A mis 15 años conocí en una guateque a un chico, este sí que me gustaba y me hacia cosquillas en el estómago, temblaban mis piernas al verle… pero tampoco pasó de eso…
    Con 17 años conocí a quien fue mi novio por 4 años, y después mi marido durante una veintena de años…y el padres de mis hijos.
    Siempre creí que estaba enamorada de él, que le amaba y que era el amor de mi vida… Aunque siempre supe en el fondo que no era como contaban en las novelas o películas esa relación
    Me divorcie… a petición propia…
    Años después conocí a una mujer, bastante más joven que yo… era una chica dinámica, con la que compartía gustos: lectura, creencia, escritura, gusto de viajar, ilusión, esperanza… Todo cuando nunca supe ver o encontrar en mi la única relación que tuve, y que fue la de mi ex.
    Casi dos años de charlas y encuentros dieron paso a sentir ahogo cuando marchaba, sentía que no podía ser…
    Una tarde la despedí en la puerta de su casa, ella estaba de copiloto y fui a darle un beso en la mejilla, mi boca beso la comisura de su boca y la humedad se transformó en fuego entre ambas… Al día siguiente las dos hablamos de qué fue lo que nos pasó… Una tarde mientras tomábamos café en mi casa, ella cogió mi mano y yo la bese en la boca…
    Fue el beso de película… las caricias descritas en las novelas… todo lo soñado e imaginado desde que tenia uso de razón… pero… pensé…
    ¡Mi edad, su edad! ¡Mi vida, su vida! ¡Mi familia, su familia!

    El amor pudo con todo esto, vino a vivir a mi casa y sin dar explicaciones algunas. Mis hijos eran mayores de edad, convivían conmigo, y como ellos no daban explicaciones de su vida amorosa y sexual, yo tampoco las daría… Así fue como empezó todo
    Ahora hace diez años que somos pareja… diez años que sé lo que es amor… diez años que ella me cuida y mima, diez años que yo la adoro y la cuido y mimo…
    Diez años de amor… merece toda una vida de espera…
    María es el amor del Cantar de los Cantares…
    Nadia

  6. jimena

    Me enamore.Que linda manera de conocerse.Yo hace años espero encontrarme tambien con alguien asi,especial,esa chispa divina,que encienda mi entuasiasmo otra vez=).Ojala sea pronto

  7. Monse

    Que lindo ! Es leer estas vivencias, aun no me a sucedido nada parecido pero espero encontrar en algún lugar a esa chica que me ilusione y me chiquee a alguien con quien compartir mi vida y recibir la suya las cosas se dan poco a poco y las que tiene a ese amor puro ! Que suertudotas chingao !! Saludos y que tenga una buena tarde.

  8. Araceli

    Maravilloso Escrito Que Nos Invita a luchar por nuestra esencia, sin tener que esconder nada, el amor no se esconde, El Amor es Luz, Donde esta Dios Hay Amor y Si Hay Amor, Lo Hay Todo.
    Esta historia se asemeja un poco a la mía, por muchos años tuve que esconder mi orientacion por miedo a la represión de la sociedad, por algunos años tuve que tener novio porque eso era lo normal y por apariencias, después a la Iglesia que acudía me querían obligar a casarme con un chico a sabiendas ellos que Yo soy lesbiana. Entonces un día me detuve a revisar mi vida y me di cuenta que ya no quería seguir con esta farza, Que No Hay Peor Enemigo Que El Miedo, Y El Miedo me había robado mi identidad. Ahora salí del closet, con mi familia y amigos y Tengo una Relación Maravillosa llena de bendiciones con mi novia Jin, Y aunque físicamente no estamos juntas, Hoy se Que Vale la pena Invertir Tiempo Esperando A La Persona Que Amas….Besos Chau

  9. Maria Isabella

    Wow, de verdad Excelente historia, me identifico con ella, pues estoy pasando lo mismo. Pero mi caso, estoy sufriendo mucho por ella, quien después de besarme volvió con su ex. ¿Podrías ayudarme? Déjame tu correo y te escribiré. Gracias.

  10. Pola

    Lo único que creo que cuando uno se enamora ..la pasiencia juega un rol muy importante en nuestro sentimientos por q si uno ama a alguien de verdad es capas de esperarla toda la vida si es necesario ..a pesar de las barrera q nos pones el destino las felicito a todas x sus historia don un ejemplo de vida ..

  11. March!

    Que linda historia… y qué difícil es vencer el miedo a veces!! Pero que razón tienes al decir que para que sufrir en vano…. Creo que al final se sufre más estando lejos de ella que enfrentando a todo el mundo por encima del miedo. Gracias por tan lindas palabras…. y felicidades!

  12. London

    Bonita historia y manera de revivir el camino de cada una de nosotras, yo tambien vivo en Londres con mi chica, y no lo cambio por nada. Enhorabuena por haber sido capaces de aguantar todo y estar donde están

  13. Ana Elisal

    Felicidades a ambas! Mi historia es muy similar y nosotras ya llevamos 10 años, no ha sido fácil pero aquí seguimos amándonos 🙂

  14. Jjr

    Todo muy bonito pero llegarà el día en que ella se enamore de otra persona o deje de amarte a tí, si esque alguna vez lo hizo de verdad, como tú sentiste por ella… Porque la realidad siempre es que sueñas con ese para siempre y tu mundo se vuelve perfecto y de un día para otro desaparece sin dejar rastro y demostrándote con cada acto de después que todo fue una mentira y que diste tu vida por alguien que nunca te quiso. Chicas , el amor es efímero.. Vivir lo bonito pero salir pronto d eso porque cuando llegue la despedida si no os habéis preparado no podréis salir d ella.

  15. unamás

    preciosa historia , no tiene porque enamorarse de otra persona mientras que tú sigas siendo la persona de la cual se enamoró , pero aún así si pasara , porque todo puede pasar en esta vida .., vive tu presente que el futuro ya está escrito , disfruta mientras seas feliz y no mires nada más , vive el momento que esa persona te da y disfruta cada día como si fuese el último .. CARPE DIEM !!

  16. carme

    Hola a todas,
    Mi historia es como la de Nadia pero con un final infeliz comol dice JIR. Supongo que sobran las palabras para comprender. Pero también añadiria que la esperanza en lo que realmente deseas es lo último que se pierde. Empezamos por escribirnos y creer en que no hay casualidades sino sincronias del destino. Mi nombre es Carme. Mi email es : nisgal366@hotmail.es
    Un abrazo y un beso de luz.

  17. macarena

    Algunas no tenemos esa suerte. Tengo 34 años una chica normal…deportista..llevo casi seis años sin pareja y mas de tres años sin estar absolutamente con nadie…yo ya he perdido la esperanza en el amor…
    Pero me alegro mucho x ellas

  18. A

    Mi historia…
    No se si sea realmente una historia, todo va tan bien, de dos personas que no pueden vivir la una sin la otra, de una química y acercamientos sutiles pero significativos a simplemente dos chicas más….
    Cada vez que todo va camino a la cumbre, si es que alguien más no se entromete en nuestros avances, es ella misma la que detona absolutamente todo….siempre implicando que es heterosexual o que desea a algún tipo, nunca realmente demostrándolo. He decidido no construir castillos en la arena, pues ya no quiero seguir siendo detonada. A pesar de todo lo palpable, dejaré mi idea a un lado, pues es un mundo y al final ella, la que se opone a que todo ésto pase realmente. Y yo, yo no tengo la valentía para expresarme claro y fuerte, soy una cobarde.


Post a new comment

Click to Hide Advanced Floating Content
 
Click to Hide Advanced Floating Content
 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies