oh mami blue lesbianas

Jana, Vero y Álex: una historia de amor, visibilidad y maternidad compartida

<<Mamá, va a venir una chica que tiene el pelo rosa pero te va a encantar>>, le dijo Verónica (33 años) a su madre la tarde en que Jana (30) fue a su casa por primera vez.

Y no se equivocó. Porque al poco tiempo Jana, la chica del pelo rosa, fue como otra hija para la madre de Verónica, y una más en la familia.

Así salió del armario Verónica. Llevando a Jana a casa tantas veces que ya resultó evidente para todos. A diferencia de Jana, que nada más conocer a Verónica soltó con mucho entusiasmo a sus padres y amigos: <<me gustan las chicas. Y una en especial>>.

Todo había comenzado la noche de San Juan de 2006, cuando una amiga en común las presentó. <<La primera sensación al conocernos fue por ambas partes de mucha curiosidad, éramos algo diferente a lo que quizás estábamos acostumbradas a conocer antes, nos acribillamos a preguntas sobre música, viajes, piropos hacía nuestra ropa y hablar de la familia desde el minuto cero. Nos dimos el Messenger. Yo me fui al pueblo donde vivía, Albacete, y ella se quedó en el suyo, La Manga del Mar Menor>>, relata Verónica.

Las protagonistas de esta historia tenían entonces 19 y 23 años. <<Hablábamos por Messenger, de planes, sueños, ideas… pero un día, en concreto un viernes de una noche de verano, me quedé en casa, cosa rara para alguien de esa edad, y me puse a ver los cortos de la 2. Después de ver uno que me dejó flasheada, “Medianeras”, me metí en el Messenger y ahí estaba ella. Le pregunté qué hacía y me dijo que estaba viendo los cortos de la 2, y yo alucinando, ¿en serio hay alguien más como yo?, le pregunté si había visto el último corto, y sí. Era esa sensación tan bonita del amor, que se trataba en el corto, la que quizás nos había llevado a buscarnos. Eso hizo que el corazón se activase, el de las dos, y empezasen las ganas de volver a vernos en persona>>.

Quizás esta historia tan especial explica la complicidad que transmiten sus fotos. Alejandra Victoria (Jana), y Verónica Sánchez son activistas modernas, a través de sus redes sociales son grandes referentes de visibilidad lésbica. Con un nutrido grupo de seguidores en Instagram, en su blog y canal de youtube, han compartido su historia de amor, su boda, su proceso de embarazo, el nacimiento de su hijo Álex. La belleza, simplicidad y normalidad de la cotidiana vida familiar.

Desde hace siete años viven en Valencia. Jana es profesora de Educación Física y tutora de 2º de la ESO, Verónica es chef. Tal como lo describe ella, le gusta la cocina “sin postureos pero bonita”. El 18 de julio de 2016 nació Álex a través del Método Ropa (Recepción de Ovocitos de la Pareja), un tratamiento de reproducción asistida cuya demanda se ha incrementado en los últimos años, elegido por más del 40% de las parejas de mujeres que buscan tener hijos. Solo pueden acceder a él en clínicas privadas lesbianas casadas, una de ellas dona los óvulos y la otra gesta al bebé.

Comenzaron el proceso de inseminación y escogieron un donante de Cryos, un banco de semen danés. “Desde un principio quisimos hacer este método porque nos hacía especial ilusión poder compartir la maternidad, me daba mucha tranquilidad pensar que una parte de Jana iba a crecer dentro de mí, y así ha sido, Jana quería ser madre pero no ha sentido la necesidad de gestarlo, en cambio yo si, por lo que este método era perfecto para nosotras”, explica Verónica, que nos cuenta más de su familia.

Tenéis mucha visibilidad en las redes sociales.  ¿Cómo creéis que influye en el mundo en general?

Pues sobre todo a normalizar un tipo de familia, me gusta mezclar la educación en la diversidad con lo que es mi profesión, aportando recetas saludables y rápidas junto con nuestro estilo de vida, con el fin sobre todo de ayudar, de aportar.

Odiamos las injusticias, las faltas de tolerancia y respeto, no podemos con ellas, así que a través de nuestra plataforma intentamos llegar cada vez a más gente para hacer visible que somos igual que cualquier otra familia, solo que todavía tenemos que enfrentarnos a muchas preguntas, y dar explicaciones que en otras familias ni se cuestionan.

¿Y cómo pensáis que vuestra visibilidad aporta en el mundo lésbico?

Lo que nos pone muy contentas es que muchas chicas dicen que nuestra visibilidad en las redes les ha ayudado mucho con sus familias, que gracias a nosotras sus madres se ven abuelas, y ven que es posible, que solo se necesita amor para que las cosas sucedan, me encantan cuando me mandan fotos de presentaciones familiares de sus novias, o me piden consejo de cómo hacerlo, yo no soy psicóloga, pero he pasado por ahí y puedo entender.

En las redes hemos conocido muchas familias LGBT, nos seguimos y aprendemos, nos ayudamos y hacemos una gran familia en la red.

Vero, Jana y el pequeño Álex

Contadnos del blog “Oh mami Blue”

En un principio no lo consideré proyecto. Oh Mami Blue era mi cuenta personal, donde empecé a contar nuestro embarazo, y fue creciendo gradualmente como lo iba haciendo mi barriga. El despegue de seguidores lo hizo cuando nació Alex, ahora la utilizo para mantenerme en activo, dar forma a sueños que por trabajos anteriores tenía apartados, y ayudar, o al menos intertarlo, a muchas mujeres lesbianas y no, que están pasando o decidiendo pasar por un proceso de fertilidad.

Recibimos muchos mail agradeciéndonos la visibilidad, la información, la normalización y el esfuerzo por educar en la diversidad, pero lo cierto es que estamos muy agradecidas a todas esas personas que nos siguen y nos demuestran tanto amor hacía nuestra familia.

¿Cómo os ha cambiado la vida la maternidad? ¿Cómo es un día cualquiera en vuestra casa?

Pues entre semana, Jana se levanta a las 6:30 se ducha y baja a Kaki y Triki, nuestros hijos perrunos, y se va al cole a trabajar, los martes y jueves hasta las 18:30 no vuelve porque después es profesora de de patinaje y el resto de días a las 17:30, y mientras yo pues me dedico a Alex, a los perretes, a cocinar, a la casa. Cuando Jana vuelve del cole la casa se vuelve una fiesta, ya todos estamos cansados de vernos las caras, y es un soplo de aire fresco, ella coge a Bebé y nos vamos la familia de paseo, aunque antes merendamos, en esta casa somos todos muy comilones, ¡no perdonamos una!

Preciosas escenas cotidianas que esta familia comparte con el mundo

Terminamos el día con duchas, cena y cada semana algo nuevo, ahora con Alex los ritmos son tan cambiantes que estamos reinventándonos constantemente. Si tengo que pedir algo, es que todo siga igual, que el amor no cambie y que sigamos mirando siempre a la misma dirección.

Puedes seguir a esta preciosa y mediática familia en:

ohmamiblue.com
Instagram: Oh.mamiblue
Youtube: ohmamiblue Valencia.

Este artículo se ha publicado en nuestra edición en papel de Oveja Rosa, aquí puedes ver la galería de fotos




Post a new comment

Click to Hide Advanced Floating Content
 
Click to Hide Advanced Floating Content
 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies