Lesbian Couple Standing Face To Face

Las lesbianas brasileñas están sufriendo más agresiones desde la victoria de Bolsonaro

Más que difícil resulta doloroso creer. Doloroso creer que casi 50 millones de personas en Brasil fueron el domingo pasado a votar y eligieron a la persona que representa el odio, la intolerancia, la misoginia, la homofobia, la lesbofobia y el racismo: Bolsonaro.

El candidato de ultra derecha, que dice frases como “prefiero un hijo muerto que homosexual”, “mis hijos nunca saldrían con una negra porque están bien educados”, “las mujeres deben ganar menos porque se quedan embarazadas”, aunque no consiguió la presidencia y ahora debe enfrentar una segunda vuelta, hizo historia con sus 50 millones de votos. 

Tuvo la mayoría de los votos, y eso fue suficiente para que sus votantes se envalentonaran y decidieran sacar sus impulsos más horrendos y actuar sabiendo que no tendrían ningún tipo de represalia. ¿Cómo iban a tenerlas, si después de todo lo único que hacían era seguir las directrices de quien quizás se convierta en el próximo presidente de Brasil. 

Desde el domingo la comunidad LGTB es víctima de una inusual ola de violencia. ¿Os acordáis de que hace algunas semanas os contamos que en Brasil han aumentado un 237% los asesinatos contra mujeres lesbianas? Pues sí, hay un precedente de lesbofobia, pero la situación con la posible victoria de Bolsonaro no ha hecho más que empeorar.

¿Os acordáis de Marielle Franco? Esa maravillosa mujer activista lesbiana que fue asesinada en una favela? Resulta que su hermana paseaba hace dos días con su hija de dos años en un centro comercial. Se le acercaron dos hombres, uno de ellos llevaba una camiseta de Bolsonaro. “Sal de aquí, puta de izquierdas. Sal de aquí, feminista”, comenzaron a increparla y a gritarle. Sí, tal como leéis, a una mujer con una bebé en los brazos. 

Una chica lesbiana, que esperaba el metro para ir a la universidad, fue empujada a las vías por un lesbófobo partidario de Bolsonaro, en un intento de asesinarla. Afortunadamente lograron rescatarla antes de que pasara el tren. Otra pareja de chicas también denunció acoso y violencia; y una pintada de “Tortilleras vais a morir” apareció en un colegio donde estudian chicas que viven libremente su orientación sexual. 

Además del acoso a mujeres lesbianas, los gays también están padeciendo. Incluso la app Grinder avisaba a sus usuarios de palizas y actos violentos que se están registrando estos últimos días. Una mujer transexual fue asesinada a golpes. 

Los votantes de izquierda son también parte del foco de violencia y odio, y han sido atacados hasta con armas blancas.

Si Bolsonaro se hace con la presidencia de Brasil, la comunidad LGTB estará en grave peligro. Pero eso no es solo algo que sucede en Brasil, los discursos que alientan el odio y la gente que reacciona favorablemente a éstos están en todas partes, en todas las ciudades y países. Por eso nunca debemos descansar en lo que a la defensa de nuestros derechos y nuestras libertades se refiere.  

 




There are 2 comments

Add yours

Post a new comment

Click to Hide Advanced Floating Content
 
Click to Hide Advanced Floating Content
 

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de análisis. Al continuar navegando entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies.
Más información sobre cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies