Opresión a los derechos de las minorías sexuales

Mi nombre es Anna Komarova. Anna es un antiguo nombre judío de chico. Mi apariencia ha sido siempre andrógina desde mi infancia. Me he enamorado de mujeres desde los cinco años. Ahora tengo 37.

Siempre ha resultado difícil para mí realizarme en el sistema patriarcal que viene determinado por el sexo biológico y sus roles de género atribuidos. Este sistema sexista nunca ha encajado con mi patrón, algo por otra parte está muy arraigado en Rusia. Hace poco leí que el concepto de sexo todavía incluye cuatro características: la genética, la gonadal (los órganos que formaran los gametos masculinos o femeninos), la morfológica y el sexo cerebral, también decía el artículo que la división de las personas en dos sexos era algo que no tenía significado hoy en día por todas las posibles variaciones de sexo biológico. A esto, yo añadiría que el concepto de género y el de orientación sexual se convierte igualmente en insignificante. Problablemente yo me podría considerar como queer.

En la primavera de 2005, escuché hablar por primera vez del Día Internacional contra la Homofobia y la Transfobia de manos de Louis-George Tan. Vine yo sola con sesenta panfletos en contra de la homofobia y me planté en la calle Tverskaya, la calle principal de Moscú, era el 17 de mayo de 2005. Vine con mi vieja amiga Anna Gersimova y fuimos repartiendo esos panfletos entre la gente en diferentes puntos de la calle, bajando desde el metro hasta la Plaza Roja, separadas la una de la otra y en ese mismo momento tuve el extraño sentimiento que me decía que el tsunami internacional de opresión a los derechos de las minorías sexuales estaba terminando y que una nueva y potente ola vendría y lo arrastraría todo. Tenía razón.

En Rusia, Nikolay Alexeyev tomó la iniciativa para crear un orgullo gay en Moscú aquel mismo verano. Estaba segura que encontraría apoyo del colectivo pero Nikolay fue cruelmente atacado por los activistas gays conservadores del pasado. Entonces me di cuenta de que él necesitaba ayuda, estaba casi solo en ese momento así que le escribí y me contestó. En el otoño de 2005 vino el primer encuentro de activistas y a partir de ahí, Nikolay Bayev, Nikolay Alexeyev y yo, nos unimos y nos convertimos en los primeros participantes del conocido proyecto LBTB por los derechos humanos GayRussia.Ru

Más tarde, en la primavera de 2006, dejé mi trabajo en una gran empresa editorial donde durante ocho años ocupé un buen puesto para dedicarme en exclusiva a la fotografía. Al mismo tiempo quería ayudar a Nikolay a arrancar con GayRussia y sobre todo a organizar el primer orgullo Gay en Moscú impulsados por un la fuerza de nueva gente en el proyecto. A la vez formé parte de varias exhibiciones de fotografía en Moscú y en Oxford y aunque hoy no soy una artista lesbiana y rica sí soy absolutamente libre.

Mi intención es tomar parte en el orgullo de Minsk como miembro activo en mayo del año que viene y espero también colaborar en la exhibición de fotos de la Europride en Varsovia en el verano de 2010. Absolutamente todo el mundo conoce mi identidad: todos mis parientes, amigos, conocidos, conocidos de conocidos. Siempre llevo conmigo una chapa de dos chicas bajo un arcoíris donde se lee ‘love is not a crime’ y mi chapa del orgullo’06 de Moscú. Soy alguien poco común en medio de esta escasa apertura de Rusia. He sufrido mucha homofobia en mi vida, en mi lugar de trabajo y en mi entorno más cercano y el lejano, he llegado a sufrir agresiones por esta razón e incluso he tenido un pierna rota por el mismo motivo. He experimentado el rechazo pero también el apoyo de mi familia. Aún y así, continúo viviendo.




There are no comments

Add yours

Click to Hide Advanced Floating Content
 
Click to Hide Advanced Floating Content
 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies