salir armario trabajo

Beneficios de salir del armario en el trabajo

Hay quien considera que cuando mentamos el trabajo a ciertas persoans estamos hablando de palabras mayores. Quien considera que ser visible en el trabajo es un suicidio. Estas personas suelen ser las que aún están en el armario en su empresa.

Lo cierto es que la mayoría de las personas que han salido del armario en el trabajo dicen todo lo contrario. Es más, muchas de ellas afirman que les ha sido productivo. Que les han felicitado, que han conocido a alguien o que sus compañeros son mucho más cercanos desde entonces.

Algunas de estas personas nos cuentan que “ocultar información” a sus compañeros les alejaba más de ellos que su posterior salida del armario. Entre compañeros, en los ratos libres, se suele hablar del fin de semana, de los “ligoteos” en caso de estar solteros, de los niños, etcétera, etcétera. Es un código no escrito, entre personas que ocupan un mismo puesto. Muchas de las personas entrevistadas que han salido del armario en el trabajo nos cuentan que les producía mucho estrés ocultar selectivamente información de su vida a sus compañeros, y que su salida del armario, aunque fue comentada, les generó un estrés que duró días, después del cual vino la verdadera “tranquilidad”, el sentirse una misma por fin, y la integración total en el grupo.

Vayamos por partes. Diseccionemos las cosas que nos decimos para no salir del armario en el trabajo:

F1

“Es que prefiero evitar habladurías”

Esta frase típica cae por sí sola, porque las habladurías, los rumores, llegan siempre, hagas lo que hagas. Son otro nexo entre compañeros que parece inevitable. Que una de las compañeras sea lesbiana da mucho juego para el arte de chismear en el desayuno, pero no lo suficiente para que dure eternamente. Dos meses después de que hayas salido del armario nadie tratará del tema de tu sexualidad. La chispa de la curiosidad se habrá extinguido, y serás una más. Todos somos objeto de habladurías. Y todos las hacemos. En realidad no tienen especial potencial dañino. Mostrarse positiva y natural acaba rápidamente con ellas.

“No quiero que me estereotipen”

Precisamente, cuando salgas del armario, serás para muchos la primera lesbiana que conozcan. Eso destruirá de un plumazo sus ideas preconcebidas sobre lo que es ser lesbiana. Los estereotipos nos limitan sólo cuando nos escondemos. Es ahí donde alimentamos el estereotipo, lo avivamos. Cuando nos mostramos, cae el estereotipo y aparece la persona. Nadie  puede mantener un prejuicio durante mucho tiempo si interactúa diariamente con la persona afectada por ese prejuicio.

“Seguro que alguien hay que no lo acepta”

No suele ser el caso, pero puede ser. Sin embargo, si tienes en cuenta que en la sociedad mundial, está mas perseguida la homosexualidad que el abuso infantil, entenderás que no es una sociedad perfecta. Que mucha gente juzga y condena al otro porque es es mujer, homosexual, extranjero, negro o chino. Esa porción de la población no puede decidir el futuro del resto. No podemos dejar en sus manos la potestad de señalarnos y obligarnos a escondernos y “no molestar”. Tanto en la especie humana como en todas las demás, la homosexualidad existe. Es algo que el ser humano tiene que aceptar. Así que este problema no es tuyo, corre de su cuenta.

“A mis compañeros sí, a mi jefe no”

Este es un tema que da para un largo debate. Conozco casos donde un gran profesional ha sido expulsado de una empresa por no ir a misa, por no estar casado y, aunque no lo conozca, seguro que por ser homosexual. Lo mismo que entre compañeros es común hablar de la vida personal, entre jefe y empleado no lo es tanto. Así que será la relación que tengas con tu jefe o jefa la que determine que expongas tu orientación. Si se trata de una persona que te da lugar a confianza, te animamos a ser visible. Aunque exista la pequeña posibilidad de que no lo reciba bien, es probable que un buen jefe te agradezca el haber depositado tu confianza en él y este hecho supongo un acercamiento. Por supuesto, si por tu orientación, o cualquier otra condición de tu vida personal, sufrieras acoso o despido, usa la ruta legal, porque tienes todas las de ganar.

“No tengo por qué ir uno por uno diciendo ‘Soy homosexual'”

Estamos de acuerdo. Sin duda, salir del armario no es esperar a la hora punta y gritar a viva voz en la cafetería del trabajo “¡Soy lesbiana!”. Más bien es dejarte fluir en las conversaciones que se den con espontaneidad, sin filtrar la información ni evitar conversaciones sobre sexualidad o relaciones. La visibilidad no implica hacer una performance para mostrarnos, es más fácil que eso. Implica simplemente ser naturales. Eres tú la primera que tiene que darse cuenta de que no hay diferencia entre heterosexuales, bisexuales u homosexuales.

Rocío Carballo. Psicóloga.




There are 15 comments

Add yours
  1. Construyendo a María

    Olé. Sí señorita. Me parece un consejo muy útil.. ciertamente es difícil en ciertas profesiones, pero en otras es imposible expresarse y sentirse plenamente integrado sin salir del armario en el trabajo. Es curioso: las personas con las que colaboro más íntimamente en mi trabajo lo saben. Porque no puedo pasar tanto tiempo construyendo a a su lado sin que me conozcan plenamente. Las personas que no me importan, no.

  2. cyber

    Bueno… No siempre es positivo salir del armario. Por mi profesión me muevo en un ambiente con gente muy abierta, o eso es lo que se supone. En mi ultimo trabajo, mi jefa me valoraba y éramos uña y carne hasta que se enteró de que soy lesbiana. A partir de entonces lo único que recibía de ella eran broncas, y de todo teníamos culpa mi otra compañera (también lesbiana) y yo. No me ha vuelto a llamar para otros trabajos.

  3. sonieta

    Me gusta el artículo y estoy totalmente de acuerdo. Donde yo trabajo aún hay gente que me dice “tu hermana” cuando se refieren a mí mujer, y viene casi cada día, y le doy un beso al llegar o un abrazo.
    Entiendo a cyber también..cuando en tu trabajo hay gente homofóbica, la verdad que no es muy buena la idea. Es muy triste tener que ocultar algo que forma parte de tí, lo que tú eres, que nada importa para desempeñar tu trabajo mejor o peor…
    Lo mejor e ideal sería actuar de manera natural y que nadie nos mirara raro, o se comportara de manera distinta con nosotras, por no ser heterosexuales.
    os mando un abrazo a todas

  4. Isabel Marcos

    Totalmente de acuerdo con este artículo. En mi caso tener a mi hijo me dio el impulso definitivo. Cambié de trabajo y desde el principio lo dejé todo bien claro. Supone un gran estrés tener que filtrar la información y medir todas tus palabras en cada conversación con tus compañeros.

  5. Isa

    Yo cuando salí del armario fué con todas las consecuencia primero en saberlo fué mi familia familia me refiero yo mi madre , mi padre y hermanos … luego me apunte en una asociación y ya me hice visible del todo saliendo en un medio de comunicación y por ahí se entero amigos y gente del trabajo , cual fue mi sorpresa pues la siguiente, me felicitaron en el trabajo los compis y hoy en día lo llevo muy bien , lo que no lleve yo muy bien que lo que creía que eran mis amigos me dieron la espalda y la espalda también me la dieron gente del ambiente , ya que de donde yo soy es una ciudad pequeña y claro las que no han salido todavía del armario pues si voy con esta que ha salido en un medio sabra la gente que soy lesbiana , asi que camino sola en mi adversidad y soy feliz a mi manera , la gente hoy en día siguen juzgando sin conocerte, que es lo que me paso a mi . En la actualidad sigo sola solo conozco a gente del ambiente por este medio y gracias a estas pagina pues una sale adelante… que ayudais mas de lo que pensáis . Hoy en día he salido de una ansiedad muy grande que hizo que cogiera fobia social y un trastorno alimenticio , pero yo sigo adelante y como yo me quiero y me acepto no me va acepta nadie y que no tenga miedo nadie en salir del armario que hay que luchar y vivir la vida eso lo he aprendido yo …Ademas los armario dan claustrofobia y te comen las polillas

  6. Yo opino

    En mi caso pude sentir el rechazo de un par de miembros de mi equipo pero la verdad se siente bien. Una loca hasta dijo que me gustaba porque le llamé la atención un par de veces (típico, buscó como justificar su incompetencia). Tuve más compañeros que no dejaron de tratarme como siempre, incluido el jefe

  7. Poty

    Bueno , yo no veo la necesidad de comentar mi orientación sexual a mis compañeros de trabajo, al igual que ellos no andan diciendo que son heteros

  8. Ayala

    En mi trabajo lo saben, y mi jefa es lesbiana (bastante visible para quien quiera verlo) pero ella va de incognito, una vez le hice una alusion y me contestó: si, claro, en eso estaba yo pensando… Soy la peor de sus trabajadoras, siempre que puede me invita a irme.

  9. Yo opino

    Hey Poty, yo no lo anduve comentando tampoco. Es solo que al hablar sobre gustos, puede salir igual el tema, o caminando por la calle, o comentando una película.

  10. Isabel

    Poty, no se trata de ir proclamando a los cuatro vientos tu orientación, sino de que nadie se extrañe si tu mujer y tu hijo van a buscarte un día al trabajo o de poder por ej. enseñar las fotos de las vacaciones. Visibilidad y normalidad, nada más

  11. Raquel B

    Hay algunas profesiones donde esto es casi imposible, mejor dicho sectores, y por citar alguno en el sector social, centros de dia,residencias,comedores sociales o similares,centros ocupacionales etc.


Post a new comment

Click to Hide Advanced Floating Content
 
Click to Hide Advanced Floating Content
 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies