two lovely happy brides

¿Realmente funciona una inseminación casera?

¿Realmente funciona una inseminación casera? Fue lo primero que me salió por la boca cuando mis mejores amigas me contaron que querían ser mamás y que este era el procedimiento que habían escogido.

Siempre he sido la más suspicaz de mis amigas, por lo que creo ser la persona correcta para responder a esta pregunta.

Mi cuñada y mi hermano tardaron bastante tiempo en darme un sobrino. Por la “vía natural” no lo consiguieron, así que recurrieron a una clínica de fertilidad. Después de tres intentos por fin lograron tener un bebé.

Por lo que según mi experiencia, tener un hijo no es tan fácil, mucho menos cuando eres una mujer emparejada con otra mujer, y no puedes embarazarte ni por casualidad ni por tener relaciones sexuales cada mes.

Por eso la idea de mis amigas de embarazarse en casa, después de encargar el semen por internet, tan fácil como cuando te compras una camiseta, me parecía insólito. No, no podía ser tan fácil, así que decidí acompañarlas en el proceso.

La selección de donantes del banco de semen Cryos International es tan completa, tan amplia y tan atractiva, que ni siquiera Zara te ofrece tanta variedad cuando vas a comprar ropa en su página web. Eliges las características físicas que se parecen a ti, o las que menos se te parecen, lo que desees, ya que en Cryos hay donantes daneses la mayoría –el banco es de Dinamarca- pero también de varios países europeos, africanos, asiáticos y latinoamericanos. Para gustos los colores.

Para orientarnos vimos varios vídeos que te aconsejaban cómo escoger al donante y en qué debes fijarte. Mis amigas se enamoraron de un donante islandés, acróbata y deportista, de vivaces ojos azules y pelo castaño. No sabemos cómo es el donante actualmente y tampoco podemos saber su nombre, pero sí pudimos ver una foto de cuando tenía 3 o 4 años, escuchar su voz y leer acerca de sus intereses, estudios, situación familiar,  y sus características actuales. 

Cuando le llegó la regla a mi amiga, la que se iba a embarazar, calcularon cual sería más o menos el día fértil. Como los meses anteriores habían estado controlando esto con test que venden en la farmacia, ya sabían que era entre el 13 o 14 después de la regla.

Hicieron el pedido a Cryos. Tres pajuelas de motilidad 10. Habíamos leído que con 2 era suficiente pero decidieron asegurarse. El envío llegó muy puntual en un tanque de nitrógeno especialmente diseñado para el envío de este tipo de células. 

Junto al semen recibieron un kit de inseminación. El día D, el día 13, se prepararon muy románticamente. Era el día que iban a procrear. Pidieron una cena tailandesa a casa, bebieron cerveza sin alcohol y después de cenar se pusieron a preparar la inseminación.  Habíamos leído mucho de las inseminaciones caseras, para no cometer ningún error. Mi amiga se relajó y su novia, tras lavarse las manos y descongelar el semen –basta con sacarlo del tanque entre 15 y 20 minutos antes de inseminar- se puso manos a la obra. Llenó la jeringuilla que trae el kit con el semen e introdujo éste por la vagina de su novia, tal como si fuera una relación sexual.

Buscaron ayuda de la fuerza de gravedad, así que tras la inseminación mi amiga se quedó acostada con las piernas arriba. ¡Casi una hora!

¿Funciona una inseminación casera? No sé si para todo el mundo, yo sólo puedo hablar del caso que conozco, el de mis amigas. Y sí, a ellas sí les funcionó. Hace dos días vimos a la pequeña en su ecografía de los seis meses. Nuestra pequeña niña mezcla española islandesa. ¡Qué ganas de verle ya la carita!




There are no comments

Add yours

Click to Hide Advanced Floating Content
 
Click to Hide Advanced Floating Content
 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies