María Jesús Méndez

Y tú, ¿cuánto vales?

Se dice que todas tenemos un precio. Que podemos aceptar un trabajo que no nos gusta por el sueldo que nos pagan. Que podemos llegar a transar nuestros principios por alguien y por algo. Cecil Chao vale 50 millones de euros. El precio lo puso su padre, un magnate de Hong Kong, y pretende pagarlo al macho valiente y decidido que conquiste el corazón de su hija lesbiana.

www.mirales.es

Directora Revista MíraLES

El señor Chao pone precio a la orientación sexual de su hija como si se tratara de una mercancía más. Me pregunto si le haría tanta gracia que su hija pusiera a la venta su propia heterosexualidad, ofreciendo 50 millones (aunque muchos se prestarían sólo por uno) al varón que pueda conquistar el corazón de su padre.

¿Cuánto vale tu propio lesbianismo? ¿Se puede poner precio a un cúmulo de sensaciones que ahora mismo, y sin que influya mi incompetencia con los números, me resulta difícil cuantificar? A quedarse mirando a una mujer fijamente, a estremecerse. A estremecerla. A sentir su cuerpo por las noches, a sorprenderla. A echarla de menos, abrazarla en la calle, presentarla, pasar el tiempo, imaginar el futuro.

En un mundo donde las mujeres se compran y se venden, se intercambian, se esconden, se queman, se apedrean, se esclavizan, se reprimen, se matan, se les priva del cuerpo, de la educación, de su sexualidad, de su decisión, de sus clítoris. En un mundo donde las mujeres son una de las partes más vulnerable de la sociedad, ¿cuál es tu precio?, ¿cuánto vale tu inclinación a amar y desear a otra mujer?

Yo conozco muchas que se venden por menos de 50 millones. Muchas que intercambian su libertad y sus derechos por una mirada recelosa. Una mala palabra. Por el intangible miedo al rechazo.

“Iros de aquí, no queremos verlo”. Gritó un grupo de adolescentes a dos chicas lesbianas en el parque de El Retiro cuando se besaban, a fines de septiembre. Las chicas se cogieron de la mano, se acercaron a ellos y repitieron el beso, esta vez a unos centímetros de sus caras. “No dejaremos de besarnos. Si no queréis verlo, no miréis”, respondieron las chicas, incapaces de poner precio a su opción de querer ser ellas mismas en los espacios públicos.

50 millones, quejas de los padres, rechazo de los desconocidos, inseguridades, incomprensión de los amigos. La moneda cambia en cada situación. Pero en cada caso tiene un mismo destino. Comprar el lesbianismo. Su visibilidad, su libertad, su expresión.

Dicen que todas tenemos un precio. ¿Cuál es el tuyo?, ¿cuántas veces te has vendido?




There are 28 comments

Add yours
  1. Marta

    Yo personalmente no me he vendido nunca. Lo hepasado lo que se dice mal, pero negar mi propia naturaleza nunca, no podría ser yo, y si no soy yo, no soy nada.
    Un saludo.

  2. Almu

    Genial el artículo, y sí, soy mu abierta y todo mi entorno sabe perfectamente quien soy, pero sí que me he vendido (que mal suena..) en el trabajo, a la hora del estás casada? tienes novio? y soltar un no no.. nada, el precio: el posible rechazo. Con tiempo quizás si que lo aclarara todo, pero no estamos pa’ jugar con el trabajo.

    • revistamirales

      Es cierto Almu, no están los tiempos para jugar con el trabajo. Pero también cierto que como dice la poeta Ajo: no hay tanto peligro para tanto miedo que tenemos… 🙂

  3. Ara

    jo había leído la noticia de Cecil Chao y el inútil de su padre pero no se me había ocurrido pensar que yo también me he vendido tantas veces… Gracias por la reflexión MJ, y por darme ganas para comprarme a mí misma, CUESTE LO QUE CUESTE!

  4. Solodeseodevueltaamimujer

    Como a alguien por quien sentimos amor (refiriendome al familiar) puede poner precio a la felicidad de su hija??!! Es por eso que tanntas temen contar su verdad a quienes amamos. Que facil seria saber la respuesta o la reaccion de todos los que nos rodean, seria mucho más fácil para ti y la novia. Ahora solo quiero a mi mujer de vuelta 🙁

  5. La Cris

    Ahora sólo necesitamos un puñado de voluntarias para besos en el parque, abrir empresas donde sólo puedan trabajar las lesbianas (a ver qué tal les sentaría eso) y muchos retos, no para comprarnos a nosostras mismas, sino para ganarnos y conquistar poquito a poquito nuestra propia voluntad de nuevo.
    Voluntarias???

  6. ladykaos

    mi venta es un poko peculiar, ya que para autolesionarme, busque dos hombres al azar y me acoste con ellos. consegui hacerme daño, mucho, y unas cuantas marcas en el brazo, pero a dia de hoy soy consciente de que lo supere, y no tengo telarañas en el armario esta bien ventilado o yo bien fuera, y feliz de superar errores.


Post a new comment

Click to Hide Advanced Floating Content
 
Click to Hide Advanced Floating Content
 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies