¿Yo bifóbica? Nunca

El pasado 17 de mayo se celebró el Día Internacional contra la homofobia, la bifobia y la transfobia, un día que nos hizo recordar que todavía vivimos en una sociedad con problemas de odio hacia las personas por su sexualidad. Pero, aunque muchos hemos oído hablar de ella ¿qué es exactamente la bifobia?

La verdad es que a simple vista, y si nos limitamos a la etimología de la palabra, el significado tendría que ser “doble fobia”, ya que el prefijo “bi” por si sólo no tiene nada de sexual y únicamente hace referencia a “dos” o “dos veces”. Sin embargo, la palabra bifobia se viene utilizando desde hace años para hablar sobre ladiscriminación o el odio hacia personas bisexuales.

Aún así, su significado etimológico de “doble fobia” no está tan desencaminado ya que los bisexuales sufren una doble discriminación. Por un lado, la de los heterosexuales, que lo viven como una moda o fase de transición; y por otro lado, la de la propia comunidad de gays y lesbianas que no pueden entender que alguien se sienta atraído indistintamente por un sexo u otro.

Este rechazo hacia las personas bisexuales, o por la bisexualidad en general, viene precedido por la creencia de que un individuo sólo puede sentirse atraído por un único sexo. No importa si el sexo es el mismo o el opuesto, pero lo importante es que se mantenga fiel a esa elección.

Algo muy común en las personas bifóbicas es afirmar que la bisexualidad está ligada a la promiscuidad, creencias que, por otro lado, ya desmentí hace tiempo en mi artículoDerribando mitos.

También alegan que los bisexuales son unos indecisos, que son lesbianas u homosexuales reprimidos que se encuentran en una fase de transición y que no son capaces de reconocer su verdadera orientación; o bien que se trata de heterosexuales a los que les gusta flirtear con la llamada “otra acera”, bien porque lo consideran una moda o bien porque les atrae la curiosidad.

Otra acusación bifóbica muy habitual es decir que los bisexuales son los encargados de propagar las enfermedades sexuales debido, según ellos, a su gran promiscuidad. Algo que no merece la pena ni desmentir, puesto que es completamente absurdo. Desgraciadamente, y como bien es sabido, dichas enfermedades se propagan más bien por la ignorancia y el desconocimiento de las infecciones de transmisión sexual.

La verdad es que la intransigencia e incomprensión de unos hacia otros es la que provoca situaciones como la bifobia. Si aprendiésemos a ser más tolerantes los unos con los otros y perdiésemos ese miedo a lo que desconocemos y nos sintiésemos capaces de aceptar a las personas tal y como son sin cuestionar su sexualidad ni sus gustos habríamos dado un gran paso hacia delante en esta gran lucha que, en el fondo, es de todos nosotros.




There are no comments

Add yours

Click to Hide Advanced Floating Content
 
Click to Hide Advanced Floating Content
 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies