ShizNat_by_scoobz

Yuri… ¿Yuri?… ¡Yuri! Amor entre mujeres en el manga y anime japonés

Que los japoneses están locos, que el sushi se ha puesto de moda y que la tecnología japonesa es la más puntera del mundo, son afirmaciones, interiorizadas por la generalidad de la sociedad occidental, que nos suelen servir para encasillar en nuestro ranking de categorías a este lejano país asiático. Pero, aún hay algo más por lo que Japón ha destacado en todo el mundo, con lo que ha generado cantidades gigantescas de ingresos anuales y lo que le ha valido para conquistar a millones de personas en el planeta entero. Eso es, sin duda, su famoso género de cómic, más conocido como manga, o su adaptación audiovisual denominada anime.

            La homosexualidad para la sociedad japonesa a través de la historia se ha diferenciado en su tratamiento para los hombres y las mujeres. Aunque las conductas o prácticas homosexuales no han sido, ni son prohibidas o  consideradas algo ajeno a la naturaleza humana, tampoco juzgadas “pecado” por ninguna de sus religiones (excepto la católica), la cultura japonesa entiende que la vida privada debe circunscribirse a la esfera más íntima del individuo, es decir de puertas para adentro; es mejor no saber y no preguntar. De modo que muchas de las personas homosexuales, aún hoy en día, no suelen salir públicamente del armario, o incluso deciden llevar una doble vida por miedo al rechazo social, aunque en Prefacturas como la de Tokio existen leyes que prohíben expresamente la discriminación por razones de orientación sexual. Si en el caso de las relaciones entre hombres existe documentación escrita desde el siglo XI, un ejemplo de ello seria la obra “Genji Monogatori”; las relaciones amorosas entre mujeres no han corrido la misma suerte. Las lesbianas, hasta hace muy poco, no han sido invisibles en  Japón, debido en gran parte al machismo predominante.

 Como siempre, en el caso de mujeres y además lesbianas, todo se complica, pero a pesar de este panorama la presencia del amor lésbico se  ha hecho palpable en novelas, relatos, y por supuesto en manga y anime; unas veces como argumento principal de la trama, otras con carácter secundario, en algunas ocasiones de forma explícita y en otras latente.

El anime, o en España lo que conocemos como tal, se fue introduciendo con series como Heidi, Marco y Mazinger Z a mediados de los años ‘70,  cada generación ha tenido su dosis, Comando G y Candy Candy en los ‘80, Sailor Moon, Saint Seiya (más conocida como Los Caballeros del Zodíaco), Chicho Terremoto, Campeones, Ranma 1/2, Dragon ball, Doraemon  y Pokémon en los ’90, de las últimas Naruto o Sin-chan. Pero éstos no son todos los ejemplos de manga o anime que existen, ni ello es solo cosa de críos, además de historias infantiles (y algunas nada infantiles que se venden como tales), hay diferentes tipos de manga y sus clasificaciones varían según la edad y sexo de las personas que lo consumen. En Japón leen manga en todas partes y a todas las edades, la venta de manga y anime supone una importante fuente de la economía japonesa.

El yuri, es la manifestación de relaciones amorosas entre mujeres o fuerte atracción entre ellas en cualquier formato (novela, relato, manga, anime, etc). Sí aclararemos que “yuri” no está relacionado con sexo explícito o pornografía, ese género de manga es denominado como “hentai”.

Fue en la década de 1970 cuando aparecieron los primeros manga con contenido lésbico, las historias de diversa índole solían tener un final trágico; en lo sucesivo y actualmente la trama de los mismos ha abandonado el estilo dramático y la mayoría de mangas o animes contienen historias con mucha sensibilidad y bastante sentido del humor, también como es habitual en este tipo de género, existen los de “magical girl” (chicas con poderes), “girls with guns” y mecha (chicas con robots).  Parte de las historias están ambientadas en institutos, aunque los personajes y sus relaciones son propios de personas más adultas, otras en el ámbito laboral, y algunas en entornos fantásticos, es por ello que este tipo de lectura o animación no está solo limitada a gente joven.  Algunos de los títulos más conocidos son: Manga-1971-Shiroi Heya no Futari (La pareja del cuarto blanco) de Yamagishi Ryoko; 1974-Onii-sama e (A mi hermano) de Ikeda Riyoko, del que también se hizo un anime;  1987-Paros no ken de Igarashi Yumiko, 1996- Love Vibes de Sakurazawa Erica; 2000-Pieta de Haruno Nanae; 2007-Sasameki koto de Ikeda Takashi del que actualmente se está emitiendo el anime. Anime– 1992- Sailor Moon de Takeuchi Naoko, las guerrero Urano y Neptuno mantenían una clara relación delante de nuestras infantiles y adolescentes narices (aunque en la versión occidental lo censuraron poniendo que eran primas); 1997- Shoujo Kakumei Utena (Utena, la chica revolucionaria) de Saito Chiho; 2004- Kannazuki No Miko realizada por el grupo Kaishaku; 2004-2009- Maria-sama ga miteru (La Virgen María nos mira) de Konno Oyuki. Éstos son solo unos ejemplos; pues el mundo del yuri actualmente es bastante amplio, y parece que no cesa de crecer año tras año, pues las editoriales y productoras japonesas estrenan varias series continuamente.

            Detrás de todo esto hay un número, ya incalculable, de webs o blogs de países de Europa, Latinoamérica, Estados Unidos y algunos asiáticos, dedicados en exclusiva a este género, donde se pueden encontrar  mangas o animes traducidos a diversos idiomas por aficionados, debido a la dificultad de poder conseguir dichos productos originales.

De manera que para que podáis disfrutar del yuri como la fantasía que es, os iremos recomendando series que se puedan encontrar en español e interesantes sitios web sobre el tema.




There is 1 comment

Add yours

Post a new comment

Click to Hide Advanced Floating Content
 
Click to Hide Advanced Floating Content
 

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de análisis. Al continuar navegando entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies.
Más información sobre cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies